FIAT BRAVO - Prueba coche – Regreso al futuro

Por sa , 10/09/2010

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Fiat
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona BRAVO
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

FIAT BRAVO - Prueba coche – Regreso al futuro
Después de que el FIAT Stilo sólo funcionase comercialmente en España y en Italia, FIAT opta por volver a su origen, al Bravo, más redondeado y fiel a la casa italiana, para recuperarse en el segmento C. ¿El FIAT Bravo triunfará? Test del 1.4 T-Jet.
 



A los mandos del FIAT BRAVO para este test, he de reconocer que a mí el Stilo me gustaba. El 3 puertas, se entiende. Tanto es así que me compré un JTD 115 CV que me ha dado muchas satisfacciones. Por eso la prueba de este Bravo la afronto desde un punto de vista más personal si cabe, y con bastantes referencias muy presentes del modelo anterior. Cierto es que el Stilo tenía un corte más alemán, en un volantazo de 180 grados a la filosofía de la casa. Quizá muchos pensaron que para comprarse un coche que parecía alemán preferían, obviamente, un coche alemán, y quizá en Europa la aventura italiana no tuvo éxito. Por eso quizá se puede decir, sin temor a equivocarnos, que el Bravo, recogiendo la base mecánica y electrónica del Stilo, es la evolución estética del Bravo/Brava de finales de mediados/finales de los 90, recogiendo el testigo del diseño redondeado y la identidad propia de la marca transalpina.
 
Habiendo situado en este preámbulo el modelo en cuestión, he de decir que, sin duda, el mejor acicate para hacerse con este FIAT Bravo es la cantidad de ofertas y promociones que existen en el mercado. Actualmente, mientras escribo este texto, el descuento es de nada menos que 4.5 euros, con lo que de cara a la competencia está muy bien situado, incluso frente a marcas generalistas coreanas. No es menos cierto que este Bravo tiene que verse las caras nada más y nada menos que con los señores Focus, Mégane, Astra, C4, Golf, 308, i30, Cee’d y un largo etcétera. Ante rivales de este nivelazo, precio y diseño son los apartados en los que mejor puede hacer frente a esta auténtica jauría de lobos dispuestos a cepillarse cualquier corderito que tengan a tiro.
 
Para empezar, este modelo es 13 centímetros más grande que el anterior Stilo, con lo que las cotas de habitabilidad crecen en todos los sentidos. Las plazas traseras son algo más espaciosas pero, sobre todo, es en el maletero donde más se nota este cambio, ya que pasamos de los angostos 315 litros a los 4 que cubica el de un Bravo al que las formas redondeadas, en este sentido, le han venido de maravilla, así como la batalla más grande y su estabilidad muy mejorada con respecto al Stilo, que en bastantes ocasiones parecía un flan fruto de unas suspensiones excesivamente blandas.
 
La línea exterior retorna al clasicismo italiano. La parrilla delantera está dividida por el paragolpes, y a ambos lados, dos a dos, los faros, más rasgados de lo habitual, y debajo los antiniebla y las luces direccionales. La verdad es que el ADN del país transalpino está ahí, y aún quitando la insignia del frontal reconoceríamos que es un coche salido de la fábrica turinesa. El perfil cambia muy poco con respecto al Bravo de hace más de una década, aunque el vehículo se ha estirado considerablemente en longitud. La parte de atrás, abombada, le viene de perlas al vano del maletero. Las amplias superficies acristaladas también le dotan de una visibilidad envidiable.
 
Foto detalle del interior del Fiat BravoPor dentro no encontramos nada que desentone. Se ha rediseñado salpicadero, esferas y asientos pero se seguirá reconociendo su estirpe allá donde vaya. El cuadro de mandos se sigue iluminando en naranja y el ordenador de a bordo sigue estando muy programado, con toda la información importante. Lo que pasa es que, los que hemos hechos varios cientos de miles de kilómetros al Stilo sabemos que la evolución no es mucha, ya que equipo de audio, climatización y demás elementos son exactamente los mismos que en la generación anterior, por mucho que se hayan rediseñado los botones y algunos mandos. Al menos, el aire del salpicadero con la imitación de carbono gana en calidad visual y los asientos, para mi gusto, siguen siendo los más cómodos del mercado, ‘premiums’ incluidos. No sé cuál es el secreto, pero ya con un FIAT Tipo que manejé cuatro años me pareció de los más confortables del mundo. Un último detalle del panel de instrumentación: las esferas grandes del panel, el velocímetro (izquierda) y cuentarrevoluciones (derecha), están tan separadas, que la izquierda se va un poco de la vertical y si no regulas a la perfección el volante, te perderás parte de la numeración por culpa del mismo.
 
Las cinco puertas desahogan mucho al coche, que goza de suficiente espacio para cinco adultos. La regulación y la sujeción de las plazas delanteras son óptimas, aunque en el acabado Dynamic de la unidad probada la regulación lumbar es opcional. El tacto del volante sigue siendo bueno, aunque los botones situados en el mismo, integrados de manera que no sobresalgan ni resalten de su base, estando en curva y algo hacia atrás, no son demasiado cómodos. Huecos para dejar cosas hay, aunque no cuente de serie con el apoyabrazos central. Sin embargo los huecos de las puertas son capaces y la guantera es casi un pozo sin fondo.
 
Esta vez sí trae ESP de serie, aunque no se puede desconectar a voluntad. La conexión USB se agradece una barbaridad y aunque trae la opción de conectar vía bluetooth el teléfono móvil, incluso por comandos vocales, la verdad que no es nada fácil y se debería facilitar mucho más este recurso. Toda la información de los paneles es legible a más no poder y de un vistazo tendrás todo bajo control. Aunque cuidada, la impresión general está lejos del lujo y de lo fashion.
 
A nivel dinámico, el Bravo ha corregido en buen grado los defectillos de su predecesor, aunque sigue siendo un pelín más blando que la dura competencia a la que se enfrenta, filtrando y absorbiendo mucho mejor los baches del asfalto pero siendo en la misma medida menos efectivo en curvas. A pesar de todo nuestra unidad se comportaba de maravilla, ya que calzaba las llantas opcionales Emotion de 17 pulgadas, preciosas. También hay que alabar el cambio manual de seis velocidades, que se ha comportado de manera impecable y no ha fallado ni uno solo.
 
El motor que animaba nuestra unidad de prensa es el T-jet 1.4 de 16 válvulas y 120 caballos de potencia. Aceleraciones y recuperaciones nos han dejado muy buen sabor de boca, con unas prestaciones más que sobradas para las necesidades del día a día. La entrega de potencia es bastante uniforme durante bastantes vueltas, cosa que no te obliga a estar constantemente echando mano del cambio. Tan sólo el consumo, en torno a los 8,5 litros, nos ha chirriado un poco, sobre todo cuando la competencia alinea sus mejores trabajos tecnológicos en este segmento. Seguramente no pasará mucho tiempo antes de que este propulsor pase a mejor vida dejando paso a los multiair que hasta ahora casi acaparan en exclusiva sus primos de Alfa.
 
La oferta de motores es bastante equilibrada. En gasolina tienes dos opciones de 90 y 120 caballos, mientras que en diesel tienes de 105 y 120. En ambos casos las mecánicas más potentes pueden contar con cambio automático MTA. Los consumos de los propulsores de gasoil son de los más ant/contenidos del mercado gracias a la tecnología multijet. Los gasolina 150 y diesel 165 no aparecían estos días en la página web oficial de FIAT España.
 
En definitiva, creo que FIAT, intentando avanzar volviendo los pasos atrás, ha creado un coche quizá algo soso y anodino al que le falta algo de chispa, algún detalle o elemento que termine de enganchar a la clientela a un vehículo muy completo, un conjunto bastante bien terminado, al que le han colgado un precio casi d’e Factory’ como excusa final perfecta, casi inexcusable, para hacerte con un auténtico FIAT. El modelo probado está disponible desde 18.750 euros precio oficial, aunque a esta cantidad le tienes que restar la promoción especial de 4.5 euros de descuento. El acabado Dynamic, que es el segundo de los tres que puedes equipar –Active, Dynamic y Emotion-, viene con Cruise Control de Serie, además del ESP, mandos en el volante, airbags frontales, laterales, de cortina y de rodilla para conductor, además de los antiniebla. Como se puede comprobar, en el apartado de seguridad, el Bravo muestra su pegada confirmada por las 5 estrellas EuroNCAP. Nuestra unidad, además, contaba con alarma volumétrica y periférica (354 euros), elevalunas traseros eléctricos (270), espejos eléctricos abatibles (212) y sensor de aparcamiento posterior (sólo 322 euros).
 

CON LA MANO EN EL CORAZÓN

Como ya avanzaba al principio de todo, el precio, espectacular, y el diseño, si nos gusta, son las dos bazas fundamentales de este vehículo para triunfar en los mercados. La verdad es que la competencia aprieta, y mucho, y quizá debería renovarse un poco más para hacer frente a sus competidores, que no están dispuestos a regalar ningún trozo del pastel.
 

UN COCHE PARA…

…los que tengan especial predilección por la comodidad y el espacio dentro de unas dimensiones reducidas y no necesiten especialmente un diesel para su día a día. Más enfocado a gente joven que a maduros de cierta edad.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 610 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 40%-10%-50%
 
---------------------------------------------------
 
Ficha Fiat Bravo 1.4 120 T-Jet
 

Cubicaje / Potencia: 1.368 cc – 120 CV a 5.000 RPM

Caja de cambios: Manual de 6 velocidades

Alimentación: Gasolina. Inyección multipunto
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.336 / 1.792 / 1.498 mm

Distancia ejes: 2.600 mm

Maletero: 400 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos: 205/55/16; unidad probada: 225/45/17

Tracción: Delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados 284 mm

Frenos traseros: Discos 251 mm
 

Aceleración 0-1 km/h: 9,6 seg

Velocidad máxima: 196 km/h

Capacidad depósito combustible: 58 l.

Peso en orden de marcha: 1.715 kilos

Par motor: 206 Nm / 1.750 r.p.m.

Emisiones CO2: 158 g/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 5,6 l / 100 kms

Urbano: 8,7 l / 100 kms

Mixto: 6,7 l / 100 kms
 

Bien:

Precio

Seguridad

Maletero
 

Menos bien:

Consumo

Suspensiones blandas

Imagen algo anodina
 
Precio: Desde 18.750 euros (ver ofertas (4.500 euros) y promociones)
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net