CITROEN DS3 Prueba Coche – La clase tiene un precio

Por sa , 17/08/2010

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Citroen
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona DS3
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

CITROEN DS3 Prueba Coche – La clase tiene un precio
Citroën da un pasito más hacia el futuro. A caballo entre un C3 y un MINI One, la marca gala crea el Citroën DS3, un coche con el C3 como base, pero con distinción propia, argumentos suficientes para luchar con el MINI. Probamos el 1.6 150 CV.



 
A nadie se le escapa que Citroën está guiando su presente y su futuro hacia una sofisticación nunca vista antes en el apartado de las marcas generalistas. El último C5 fue la primera muestra de que el cambio de mentalidad era un hecho y que las pretensiones de dar un giro de 180 grados al negocio eran evidentes. Se acabó el obtener ventas gracias a increíbles descuentos y motores diesel optimizados a más no poder. Ahora, la estética, la calidad, los materiales nobles, el diseño, tanto exterior como interior, son estímulos suficientes por si mismos para lograr atraer a un potencial cliente que siempre había mirado a la marca de los chevrones desde una óptica algo despectiva.
 
Sabiendo que es el hermano alto y guapo del C3, y que este superdotado ha cogido los apellidos y el mejor pedigrí de la tradición de Citroën para sacar músculo, teñirse de rubio, ponerse lentillas azules y tras unas pocas sesiones en ‘Solmanía’ y una sonrisa ‘Profident’, dar la mejor imagen de la marca para todos aquellos que quieran comprobar que el nuevo aire de Citroën no se ha limitado a un mero restyling del logo de la casa.
 
Foto detalle del Citroen DS3Citroën, para dar más empaque al producto elegido, ha escogido las míticas siglas DS, que distinguían, hace más de tres décadas, a los coches más y mejor equipados, cuidando los detalles hasta equipararlos casi con las marcas Premium de la época. Ya en el siglo XXI, el proyecto casi estuvo a punto de ver la luz como marca independiente, pero quizá era un riesgo muy alto en tiempos de crisis, y los galos quisieron asegurar ante posibles fracasos.
 
En cualquier caso, comprobamos a simple vista que el DS3, primero de una larga lista que seguro aparecerá con el DS4 como próxima novedad en poco más de un año, es un coche que se distingue de todos sus hermanos. El diseño, los detalles, las curvas, las líneas, las calidades… se puede decir como si una parte del estudio de arte de la marca se hubiera escindido del grupo de trabajo general y a base de imaginación sin límites hubieran recibido el encargo de mejorar los productos habituales a base de calidad, distinción y un componente onírico presente en los sueños de cualquier diseñador. Y el producto, hecho realidad, cumple con creces, sino mejora, el boceto inicial.
 
Pasando a un plano más pragmático, está claro que la base del C3 sigue inalterable. 3,95 metros de clase y estilo en la que casi cualquier cosa vale para distinguir al recién llegado de su modelo. Ópticas agresivas, líneas sugerentes y rotundas, curvas y protuberancias en casi cualquier parte de la carrocería, techo de otro color con opción de llevar los retrovisores a juego, superficies acristaladas nunca vistas, alerón trasero prominente, doble salida de escape, difusor estilo F1, parrilla agresiva a más no poder, metalizados por doquier, luces de día verticales absolutamente rompedoras con lo hasta ahora visto en el mercado, ópticas traseras en distintos planos preciosas, llantas de dibujos animados… todo ha valido para dotar de una personalidad propia e inigualable al patito feo de Citroën que, a golpe de cincel imaginativo, se ha convertido en todo un cisne de porte magistral.
 
Foto detalle del interior del Citroen DS3Con esta buena base, el DS3 ofrece un plus en cuanto a distinción y clase con respecto a su hermano. Si a nivel estético el exterior es donde más se notan las diferencias, también las hay en el interior. Condicionadas en mayor medida en nuestra unidad de pruebas, por montar un motor gasolina de 150 caballos que no está disponible, obvio, en el C3 normal, en el habitáculo gozamos de cierto carácter deportivo a la par que exclusivo. Lo primero se ve en los pedales de aluminio con puntos de goma para un mejor arranque, en el volante, achatado por abajo y presidido por el emblema DS en el centro, y en unos asientos tirando a duritos pero que tienen unos laterales muy pronunciados para sujetar lo que haga falta en caso de apurar los límites de la conducción deportiva. La exclusividad es más evidente en el salpicadero de imitación de grafito, en el diseño de la palanca deportiva, en los cromados que hay por doquier e incluso en el material del que está hecho el salpicadero, amén del cuadro de relojes. Son pequeñas cosas, pequeños matices, que ayudan a ese puntito de distinción extra, aunque hay que reconocer que ya el exterior ha jugado y vencido en este apartado, con las cartas del glamour y la clase a espuertas. En temas de habitabilidad, las plazas traseras serán algo justas si mides más de metro y setenta centímetros, y los 285 litros de maletero se antojan ‘normales’ para el segmento en el que estamos. Al igual que el C3, el copiloto goza de espacio de sobra en las piernas, y la guantera es bastante profunda, lo cual es sorprendente. También hay bastantes huecos para vaciar bolsillos y detrás de la palanca de cambio puedes dejar la cartera, el móvil, monedas… lo que quieras, vamos. Lo importante, en cualquier caso, cuando hablamos del interior, es que es tan modulable y configurable como el exterior, ya que tienes un amplísimo catálogo en el que poder escoger desde el color del techo y los retrovisores, hasta los componentes de la palanca de cambios, el tapizado de los asientos, el material del salpicadero, y hasta las alfombrillas pueden ser de diseño y de distintos estilos. De las llantas, ni hablamos, aunque me quedo con las de nuestra unidad de pruebas, auténticas preciosidades negras de 17 pulgadas.
 
A nivel dinámico, en cambio, no ha habido el mismo esfuerzo. Máxime cuando hablamos de motor de 150 caballos, cambio manual de seis velocidades, y un tacto deportivo en todos los componentes del coche ‘que se ven’, me temo que los que no se ven, o no han sido reforzados, o no lo han sido en la misma medida y en la misma intensidad que en el apartado estético del mismo. La aceleración aprueba, pero es a la hora de valorar apartados como frenada y paso por curva cuando nos damos cuenta, al menos en esta versión, la más potente del DS3, que hay algo que no termina de cuadrar. En el caso de la frenada, por ejemplo, el coche tiende a descuadrarse un poco a la mínima que frenas con algo de brusquedad, lo mismo que al aplastar el pedal del gas, y en carreteras sinuosas el coche te manda avisos a la mínima: tiende a irse recto en las curvas, a subvirar de manera notable, y a veces puede resultar complicado meter el coche en la trazada correcta. Los neumáticos cumplen sin problemas, pero las suspensiones, algo duras en ciudad para el día a día, también transmiten algo de nerviosismo cuando la carretera deja de ser recta y hay algo de desnivel, sea para arriba o para abajo. Quizá con el resto de propulsores la cosa no sea tan evidente como con este, pero aquí es algo más que anecdótica. EL ESP se puede conectar o desconectar a voluntad, pero yo no lo pondría en OFF por si las moscas. Para terminar el lienzo, el cambio no es el más preciso del mundo, la verdad, y no es muy moderno el hecho de que la boca del depósito de combustible tenga un cierre con la misma llave de arranque. Sin embargo, como buen producto de diseño de rabiosa actualidad, no le falta la entrada para conectar el i-pod o un USB con música. Y también podrás fardar de llave, ya que el diseño se sale de lo habitual.
 
El motor es divertido, pero sin tener un tacto deportivo brutal. Acelera con muchas ganas a partir de las dos mil y pico y no corta encendido hasta las 6.5 revoluciones por minuto. Lo mejor de todo, en una conducción bastante variada, es que se ha contentado con poco más de ocho litros cada cien kilómetros. Si quieres conducir en modo ECO, dispones de una pantalla digital a la derecha de la esfera principal en el cuadro de mandos que te chiva cuando subir de marcha para optimizar el consumo de combustible. Muy útil. El competidor directo del MINI tiene tres motorizaciones de gasolina (95, 120 y 150 CV) y dos diesel, (90 y 110), que tendrán a buen seguro sólo la personalidad de la exclusividad, sin atisbo alguno de la deportividad que se ha pretendido dar también a la versión probada. Por último, casi una de las diferencias más importantes entre este DS3 y el C3 está… ¡en el precio! La versión probada, con este motor, y sin extras, sale por 20.226 euros. Así que, si te gusta este icono de la exclusividad, ¡atento a las promociones y ofertas!
 

CON LA MANO EN EL CORAZÓN

Si eres de los que les mola el diseño, y estás cansado de que todos tus amigos lleven un MINI, el DS3 es tu coche. Tan exclusivo y elegante como el primero, es el tope de gama de la marca gala en cuanto a glamour y gusto por el detalle. Si buscas un coche deportivo, sigue buscando.
 

UN COCHE PARA…

…los que buscan algo distinto a lo habitual y no quieren renunciar a ningún detalle ni bajar un peldaño en calidad. La clase, como digo en el título, tiene un precio, y este DS3 tiene bastante clase.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 820 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 25% - 35% - 40%
 
---------------------------------------------------
 
Citroen DS3 1.6 THP 150 CV
 

Cubicaje / Potencia: 1.598 cc – 150 CV a 6.000 RPM

Caja de cambios: Manual de 6 velocidades

Alimentación: Gasolina. Inyección directa con Turbocompresor
 

Longitud / Anchura / Altura: 3.950 / 1.720 / 1.460 mm

Distancia ejes: 2.452 mm

Maletero: 285 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos: 205/45/17

Tracción: Delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados 283 mm

Frenos traseros: Discos 249 mm
 

Aceleración 0-1 km/h: 7,3 seg

Velocidad máxima: 214 km/h

Capacidad depósito combustible: 50 l.

Peso en orden de marcha: 1.240 kilos

Par motor: 160 Nm / 4.250 r.p.m.

Emisiones CO2: 155 g/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 5,1 l / 1 kms

Urbano: 9.4 l / 1 kms

Mixto: 6,7 l / 1 kms
 

Bien:

Diseño exterior

Imagen de exclusividad

Te aconseja la marcha ideal para ahorrar combustible
 

Menos bien:

Menos deportividad de la prevista

Maletero

Asientos algo duros
 
Precio: Desde 20.226 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net