MAZDA 6 – Prueba a fondo – A codearse con los premium

Por Andrea Enzo , 24/06/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Mazda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona 6
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

MAZDA 6 – Prueba a fondo – A codearse con los premium
Mazda renueva su artillería y los disparos son certeros. El Mazda 6 pule detalles para entrar en la lucha de las berlinas más selectas. Hacemos más de 5.000 kilómetros al Mazda 6 sedán diésel de 175 CV cambio manual y acabado Luxury. La prueba.




El nuevo Mazda 6 es un gran coche. Tiene tantas cosas buenas que va a ser difícil sintetizar las más de 70 horas al volante que hemos realizado con una berlina japonesa que está dispuesta a dar dónde más les duele a los Premium que dominan con mano de hierro el segmento D del mercado. Hay muchos rivales y muy buenos, sólo hay que mirar un poco más abajo en la sección correspondiente, pero Mazda no pierde la cara a ninguno de ellos y echa mano de todos sus recursos para lograr su parte del pastel. Y no lo ha hecho nada mal.



Mazda nos propone una prueba distinta. No una prueba maratón, no una prueba de consumo, más una prueba a fondo, donde exista su parte correspondiente de prestaciones y consumos, pero donde haya cabida para el lifestyle, apreciar el esfuerzo de la marca por un diseño y un habitáculo cuidado al máximo, buscando el máximo placer en el cliente. París, como destino inigualable para hablar de arte, glamour y distinción llega sola a la ecuación, y nuestra búsqueda de escenarios tan históricos como pintorescos hace el resto hasta llegar a un resultado que nos da una imagen muy certera de lo que es capaz de ofrecer el Mazda 6 sedan diesel de 175 caballos, cambio manual de 6 velocidades y acabado Luxury, el más completo de la gama.


El diseño exterior del Mazda 6 es un alarde de imaginación. No sé si tú eres de los míos y ves un felino agazapado, listo para saltar a por su presa. El logo sería la nariz del guepardo, viento en contra para no alertar al objetivo, muy plano, pegado al suelo, y siempre listo para empezar una carrera mortal para la gacela de turno. Vale que la imaginación a veces está mejor alimentada en unos que en otros, pero en este color, Soul Red (670 euros), cuando los rayos del atardecer le pegan de lleno, se crea una sensación óptica multicolor más que llamativa… y muy atractiva.


Diríamos, sin temor a mentir, que es la berlina –sin ser deportiva- con la línea más baja y más pegada al suelo de todas las del mercado, con el consiguiente logro de tener muy bajo el centro de gravedad y mejorar por ello una estabilidad que no ha dado ningún problema en ningún momento de las algo más de 80 horas que hemos pasado al volante. Hasta ahora no hay ninguna duda de que el lenguaje de diseño Kodo desarrollado por Mazda tiene en este coche su máxima expresión.


Para describir el exterior del Mazda 6 de nuevo debemos recurrir a la imagen de un felino pegado al suelo en posición de acecho. Con la cabina del habitáculo echada para atrás gracias a un parabrisas muy inclinado, las líneas fluyen dejando claro que se ha intentado poner las menores trabas posibles al viento a la hora de circular y lograr una mejor penetración aerodinámica. El capó es tan largo y la cabina tan echada hacia atrás que el tercer volumen parece hasta pequeño, a pesar de los 4,86 metros de longitud y que con unas plazas traseras realmente espaciosas, casi se llegue a los 500 litros de hueco en el maletero.


La línea cromada que sujeta la parrilla y se extiende hasta los faros, a los que parece integrar, es una seña de identidad muy clara de los modelos actuales, recién salidos del horno, de parte de la marca nipona. Mirando de frente nos damos cuenta del trabajo realizado en el capó, que no es plano ni mucho menos, sino que en los laterales tiene como unos vierteaguas que dinamizan mucho su figura. El logo como punta de lanza, nariz felina, y los ojos en los extremos, con faros Smart Full Led, logran una mirada agresiva y desafiante, muy acorde con la apuesta segura y decidida de la firma japonesa.


La trasera del Mazda 6 puede que sea algo menos personal, pero se apoya mucho en los pilotos, muy horizontales y cimentados en colores fuertes, para construir un conjunto en el que tiene mucho que decir de nuevo una línea cromada que une ambos pilotos y el respingón final de la tapa del maletero, que asemeja un pequeño alerón que hace ganar seguro unos cuantos puntos en agarre del tren trasero. La doble salida de escape termina de configurar un todo muy dinámico, mucho más marcado si subimos la mirada y descubrimos que la luneta trasera es prácticamente horizontal, sin por ello ir en menoscabo del espacio para las cabezas en las plazas traseras.


El interior del Mazda 6, al menos en este acabado Luxury con el ‘pack travel’ de 2.450 euros que incluye, entre otras muchas cosas, unos asientos de cuero blanco microperforado con inserciones en el salpicadero a juego y en unos cuantos sitios más, es una delicia para los sentidos. Echamos de menos, sin duda, algo de tecnología más visual en el cuadro de mandos, sobre todo después de conducir los nuevos Ford Mondeo, y Volkswagen Passat, rivales muy directos y que hacen alarde de pantallas TFT configurables muy atractivas para cualquier conductor. Dejando a un lado este detalle, Mazda compite en igualdad de condiciones con dos berlinas llamadas a disputar el trono a las marcas Premium, lo mismo que el propio Mazda 6.


El habitáculo de este Mazda 6 2.2 diesel de 175 CV y cambio manual corresponde al acabado más caro y equipado, el Luxury, y en tantos kilómetros de conducción de verdad que no hemos echado nada en falta. Valoramos mucho la primera impresión visual, tanto como la subsiguiente impresión táctil, y en ambas Mazda logra el sobresaliente. La combinación en el salpicadero del blanco y el negro está muy lograda. Los elementos se integran a la perfección y la consola central consigue parecer fluida sin tener demasiados botones, pero sin necesidad de que el conductor o el copiloto prescindan de alguna función más o menos básica. El panel de instrumentos, del que ya hemos dicho que echamos de menos algo más de tecnología e integración de los mapas del navegador, es un alarde de practicidad y claridad, con una gran esfera central para el cuentakilómetros y dos a ambos lados, para el cuentarrevoluciones y la marcha engranada la izquierda y para el ordenador de a bordo y diversos testigos vía display en la derecha. Recalco lo de la información de la marcha engranada, algo más habitual en motos pero que nunca viene mal tenerlo a tiro de ojo. Sólo nos chirría, y mucho, el pitorrito del odómetro (trip) saliendo del propio panel. A estas alturas…


El volante multifunción es de los que a los pocos segundos ya parece que lleves con él cientos de miles de kilómetros. A los más conservadores igual sienten que tiene demasiados botones, pero a nosotros nos ha parecido más que correcto. Si el dispositivo de velocidad de crucero adaptativa necesita incluir tres o cuatro botones más, yo firmaría siempre, ya que es uno de los dispositivos que más cómodo y placentero llega a hacer un viaje largo. Y damos fe. Por el contrario, sí que nos habría gustado una pantalla de navegador algo más grande. Del navegador diremos que este coche necesito un software más rápido y eficaz, así como no prescindir del dato de la velocidad máxima de la vía cuando estás por debajo del límite, ya que sólo se muestra cuando lo superas.


Junto a la palanca del cambio manual de seis velocidades, un cambio bastante preciso aunque de guiado algo largo, nos encontramos los sencillos y cómodos mandos para manejar el navegador y otras funciones, como el audio o la conexión bluetooth del teléfono. Dos huecos para bebidas o lo que tú quieras se ocultan elegantemente bajo una persianilla que aporta buena dosis de estilo y cuidado por el detalle. Bajo el reposabrazos, un hueco muy decente, con conexión para mechero y dos USB… puede parecer un exceso, pero creedme que en cualquier viaje de dos personas o más incluso parecerán pocos para cargar todo tipo de smartphones y dispositivos móviles.


Para afrontar viajes largos, hay que ir cómodamente instalado, y Mazda ha cuidado muy bien este aspecto en su berlina. No ya tanto porque esta unidad los asientos delanteros lleven instalados calefacción y reglajes eléctricos con memoria, sino por la calidad del cuero microperforado, por el diseño, su mullido y su capacidad para recoger en los laterales el cuerpo sin agobiar ni ceñir demasiado. Después de de 5.250 kilómetros en poco más de semana y media, creedme que sabemos diferenciar lo cómodo y bien hecho de lo que no. Es más, desde la Prueba Maratón del Volvo S80, también con el acabado más alto y el dispositivo de velocidad de crucero adaptativa unido a un cambio automático, no había acabado más descansado viajes de más de mil kilómetros en una jornada. Palabra.


Las plazas traseras son muy cómodas y espaciosas. Era de esperar viendo el esmero con el que han trabajado en Mazda en todo el coche, y con una longitud cercana a los cinco metros no podía haber fallos. El maletero, de 480 litros, sí que podía tener algo más de capacidad, pero para una familia de cuatro miembros da de sobra, pues las formas son muy regulares y es un espacio muy aprovechable.


Pasamos a la dinámica, y en este apartado recordamos nuevamente que estamos a los mandos del nuevo Mazda 6, con la versión diesel más potente de su mecánica 2.2 y 175 caballos (la otra disponible son 150), asociada a su cambio manual de seis velocidades. De manera sorprendente, en báscula, no llega a los 1.500 kilos, con lo que ya podemos atar muchos cabos, por potencia, peso, centro de gravedad bajo, una batalla larga, un par motor de 420 Nm… está claro que conducir este coche es una delicia por muchas razones, sin tener necesidad de recurrir a sistemas de seguridad o ayudas a la conducción… que también las tiene, numerosas y de un funcionamiento ejemplar.


En este acabado no es necesario sacar la llave del bolsillo para nada. El sensor te franquea la puerta y el arranque es por botón. A estas alturas, todo lo que no sea esto sería criticable. Tras las inspecciones visuales y táctiles de rigor y echar a rodar, las dos primeras sensaciones que te llegan son la suavidad de funcionamiento y la insonorización del habitáculo, lo que influyen directamente en una percepción de calidad en la conducción fuera de toda duda. Si eres de los que utilizas el coche para ir al trabajo y volver, recorriendo cada día apenas unos pocos kilómetros, este detalle te puede parecer banal, pero incluso en esa situación te gustará estar más lejos del atasco y de los problemas mañaneros del tráfico. Pero si necesitas un coche cómodo para cubrir kilometradas, ya os comento que hacía mucho que no llegaba tan descansado después de apechugar más de mil kilómetros del tirón. Y para lograr esto hay que trabajar mucho previamente, pues no es fácil alcanzar ese grado de confort que aún se le escapa a algún Premium del mercado.


En este orden de cosas, sí que hemos echado mucho de menos un depósito con mayor capacidad. Hemos repostado cuando el sensor nos avisaba de que sólo quedaban unos 50 kilómetros en el depósito, y nunca entraron más de 52 litros. En algún caso, tras llenarlo hasta el borde, nos decía que podíamos hacer 1.100 kilómetros, pero lo normal era quedarse en poco más de 900. En este sentido, en el del consumo, hemos ido fenomenalmente calzados con unas llantas 225/45 R19, pero seguramente con unas 18 habríamos ido igual de cómodos y bien calzados y habríamos consumido un poquito menos. Aún así, la media, justamente, tanto en el Madrid-París de 1.260 kilómetros del tirón inicial, y después de los otros 4.000 kilómetros, ha sido de 6 litros justos. Hay que matizar aquí que en terreno francés, en buena parte de las autopistas se puede circular a 130 km/h y hemos aprovechado, obviamente la coyuntura, por lo que extrapolado a nuestro país, la media calculamos que habría bajado a 5,8-5,9 litros a los 100, nada mal para la potencia que dispone este Mazda 6.


El funcionamiento del i-stop ha sido modélico durante todo el periplo, como también lo ha sido poder contar con la comodidad de un motor que estira hasta las 5.500 vueltas sin problemas y desde poco más de 1.000 rpm ya tiene mucha potencia disponible, lo que le hace ser una referencia en el 80-120 km/h en la marcha más larga por su buena recuperación, y la comodidad de permitirte adelantar a un coche lento sin necesidad de actuar con la palanca del cambio. El escalonamiento de las marchas te permite subir de dos en dos y no encontrarás vacío al acelerar. Desde 1.800 vueltas ya empuja muy fuerte.


Otro punto muy fuerte de este Mazda 6 es el de las suspensiones. No hemos realizado conducción extrema en cuanto a deportividad, no es un coche para ello peso a su potencia y poco peso, pero cuando hemos querido divertirnos lo hemos podido hacer sin problemas. Acelera de 0 a 100 km/h en menos de ocho segundos y lo hace sin necesidad de mostrar mediante un ruido excesivo la consecuente ganancia de velocidad. De verdad que nos ha sorprendido también en este sentido. En 5.250 kilómetros hemos sufrido todo tipo de asfalto, desde el bueno, al malo y al muy malo, y el equilibrio en este apartado merece un diez. Sujetan cuando tienen que sujetar, filtran cuando tienen que filtrar, junto a la dirección firme informan a la perfección de lo que tienes bajo el neumático… un trabajo fantástico sin necesidad de tener que acudir a un sistema para endurecer las suspensiones por medio de botoncitos. Chapeau por el SKYACTIV-Chassis.


No podemos acabar este reportaje sin al menos mencionar el enorme esfuerzo de la marca japonesa para incorporar sistemas de seguridad y ayuda a la conducción. No falta ninguno: sensores de parking delanteros y traseros, cámara de visión trasera, Head Up Display, Control de ángulo muerto (BSM) Aviso de cambio de carril involuntario (LKA) con prevención acústica e incluso puedes seleccionar si el volante gira levemente en sentido contrario, Detector de Tráfico Trasero (RCTA), DAB, Seguridad pre-impacto (SBS), Detector de Fatiga y Sistema de asistencia a la frenada en ciudad trasero (Rear SCBS)… entre otros muchos, como el ya citado control de velocidad de crucero adaptativa, al que solo se le puede criticar que tarda un poquito más de la cuenta en reaccionar y recuperar la velocidad establecida.


El nuevo Mazda 6 también tienen dos mecánicas gasolina, de 145 y 192 caballos. La menos potente está disponible de inicio desde 27.925 euros. Nuestra unidad cuesta 34.445 euros sin extras, y nos dicen en Mazda que con Plan PIVE, descuentos y financiando con Mazda Financial Services se quedaría en 28.335 euros, con extensión de garantía a 5 años o 150.000 kilómetros. ¡Ah! y la carrocería wagon, al mismo precio que el sedan. Para pensárselo.


CON LA MANO EN EL CORAZÓN


Un coche quizá poco conocido por el gran público, quizá por ello más exclusivo y distinguido, y que no pierde el paso con las berlinas, Premium o no, más punteras y preparadas del mercado. Posee un diseño que enamora, y un cuidado por el detalle, por dentro y por fuera, que ya quisieran muchas marcas. Calidad de rodadura espectacular, consumo ajustado y una maniobrabilidad fantástica, puntos muy a tener en cuenta en este gran Mazda 6.


UN COCHE PARA...


…los que buscan una berlina con mayúsculas y quieren algo igual de bueno, pero no sentirse uno más. Mazda ha sabido dar al 6 ese toque de distinción, ese plus que le hacer acercarse mucho a los Premium y junto a sus virtudes, hará que puedan disfrutar de él conductores exigentes que no estén en situación de gastarse un dineral. Excelente compañero para los que tienen que viajar mucho y asiduamente.


KILÓMETROS PRUEBA – 5.250 kms


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 10%-30%-60%


RIVALES


Ford Mondeo, Lexus IS300h, BMW Serie 4 Gran Coupé, Ford Mondeo, Peugeot 508, Volvo S60, Opel Insignia, Audi A5 Sportback, Volkswagen Passat, Audi A4, BMW Serie 3, Infiniti Q50, Jaguar XF, Volvo S80, BMW Serie 3 GT, Mercedes Clase C



FICHA MAZDA 6 SEDÁN Luxury


Cubicaje / Potencia: 2.191 cc / 175 CV a 4.500 rpm

Caja de cambios: manual 6 velocidades

Alimentación: diésel


Longitud / Anchura / Altura: 4.865 / 1.840 / 1.450 mm

Distancia ejes: 2.6830 mm

Maletero: 480 litros

Nº plazas: 5 plazas

Neumáticos: 225/45 R19

Tracción: delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos


Aceleración 0-100 km/h: 7,9 seg

Velocidad máxima: 223 Km/h

Capacidad depósito combustible: 62 litros

Peso en orden de marcha: 1.485 Kg.

Par motor: 420 Nm a 2000 rpm

Emisiones CO2: 119 g/Km


Consumos oficiales


Extraurbano: 3,9 l/ 100 Km

Urbano: 5,5 l/ 100 Km

Mixto: 4,5 l/ 100 Km


Bien:


Calidad de rodadura, confort de marcha

Imagen, diseño, estética

Sistemas de seguridad y ayudas a la conducción


Menos bien:


Navegador con software mejorable en cuanto a velocidad

Se echa de menos más tecnología y vistosidad en el cuadro de mandos

Depósito de combustible pequeño


Precio: desde 27.925 euros


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net