Hamilton gana en Rusia y sentencia el Mundial

Por andrea enzo , 11/10/2015
Novedades Salón París 2018
comparte:



Últimas Noticias

Hamilton gana en Rusia y sentencia el Mundial
Lewis Hamilton, con una carrera impecable y beneficiado por los problemas en el Mercedes de su compañero Nico Rosberg, que se retiró, logra la victoria en Sochi y roza con los dedos un campeonato en el que ahora es segundo Vettel. Ningún español punt

Todavía impactados por las impresionantes imágenes del accidente de Carlos Sainz el sábado y frotándonos los ojos al ver al piloto madrileño en séptimo lugar a pocas vueltas del final después de soportar un accidente con 46 G de desaceleración, aplaudimos la enésima victoria de Lewis Hamilton en el Mundial 2015 de F1, un campeonato que aún sin puntuar en ninguna de las cuatro carreras que quedan, seguramente, caería de su lado a tenor de la ventaja que tiene ya sobre su perseguidor más cercano, ahora Sebastian Vettel, que después de acabar segundo en Rusia y ver como Rosberg no lograba acabar con problemas en el acelerador de su Mercedes, se aúpa al subcampeonato provisional de un Mundial en el Hamilton ha hecho lo que ha querido y cuando ha querido con una superioridad aplastante.


En el GP número 250 para Fernando Alonso, la FIA ha tenido el detalle de sancionarle con cinco segundos al final de la carrera por salirse varias veces de los límites de la pista y con ello ha perdido el punto que había logrado a duras penas, que fue a parar al Toro Rosso de Verstappen. El meteorito asturiano, lastrado aún más con un motor ya usado de su McLaren-Mercedes, logró aguantar en pista casi 40 vueltas con el neumático blando, a escasos segundos en meta de su compañero Jenson Button. El mérito de su actuación y el premio del punto final, quedó en nada tras la puntillosa sanción de unos comisarios de pista, que tuvieron trabajo del bueno en la última vuelta de la carrera, cuando en plena lucha por el último escalón del podio, Raikkonen gritó ‘banzai’ bajo el casco y arremetió contra el Williams de Bottas, que quedó contra las protecciones sin poder acabar la carrera. Kimi si lo hizo, en quinto lugar, pero la sanción de 30 segundos –poco me parece- le bajan hasta la octava plaza final.


El tercer escalón del podio, con todo merecimiento, lo logró Sergio Pérez. El mexicano de Force India realizó una carrera de resistencia, aguantó como un jabato todos los ataques del mundo, y sólo a dos vueltas del final fue superado por los dos finlandeses, que acabaron metros más tarde por destrozar sus inmejorables opciones de subir al cajón.


También pena de Carlos Sainz, que tras salir último fue remontando cual hormiguita, haciendo buenos tiempos, resistiendo todo tipo de ataques de coches más rápidos, y con un un ritmo inquebrantable, a pocas vueltas del final era séptimo, con opciones de luchar por la sexta plaza, pero los discos de freno empezaron a soltar chispas, más que ardiendo, y dos trompos evitaron que el luchador piloto madrileño llegase a meta puntuando, en la que puede que haya sido, incluso, la mejor carrera de su vida en la máxima categoría del automovilismo. Recalcar que salió último e iba séptimo cuando los frenos le fallaron. Roberto Merhi, en su penúltima carrera este año, acabó por delante de su compañero Stevens en Manor F1, en el puesto número 13.


La carrera estuvo entretenida, no tanto por la pelea por la victoria, ya que Rosberg apenas aguantó unas pocas vueltas en pista. Salió bien, mantuvo a raya a Hamilton de inicio, pero el acelerador se le quedaba enganchado en las frenadas, dando gas, y el coche se volvió inconducible, obligándole a cometer fallos con los que no podía llegar a meta ni de broma. A partir de ese momento Hamilton se paseó.


En la salida hubo un enganchón entre Hulkenberg, Verstappen y Ericsson. Cuando se fue el Safety Car, hubo duelos muy bonitos, Bottas, Raikkonen, Vettel, Ricciardo, todos parecían estar en una carrera de karts a pocas vueltas, y las luchas eran a cara de perro. En la vuelta 12 de las 53 previstas de nuevo salió el Safety Car tras un buen golpe de Grosjean, que perdió apoyo circulando tras Button y se fue contra las protecciones. Ahí hubo muchos pilotos que entraron a boxes a cambiar ruedas e intentaron llegar hasta el final. Esta fue la estrategia de Alonso, pero con la desventaja que había empezado con duros y tenía que hacer 41 vueltas con blandos. Los que salieron con blandos, tuvieron mejor prestación de la goma hasta el final.


Entre la vuelta 27 y 34 los pilotos de posiciones punteras que no entraron con el Safety Car hicieron sus cambios de gomas. Vettel fue el mejor parado, mientras que otros como Bottas o Raikkonen se vieron obligados a remontadas agónicas con coches que no iban mucho más lentos que ellos. Ya hubo roces entre los finlandeses en la vuelta 35, y la tensión fue subiendo hasta que en la 52 ambos perdieron el podio por culpa de un Kimi que no tengo claro que se merezca seguir en Ferrari ni en la F1 un año más.


La próxima carrera es Austin, Estados Unidos, dentro de dos semanas. Los 66 puntos de ventaja de Hamilton sobre Vettel y los 73 sobre Rosberg no dejan lugar a la duda sobre quién va a inscribir su nombre como campeón del mundo este año. Sólo queda esperar que las cuatro pruebas que queden, al menos, tengan su miga y se pueda ver un bonito espectáculo.


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net