Crónica GP Japón - Hamilton y Mercedes, imperiales en Suzuka

Por Andrea Enzo , 27/09/2015
Novedades Salón París 2018
comparte:



Últimas Noticias

Crónica GP Japón - Hamilton y Mercedes, imperiales en Suzuka
Mercedes retoma el pulso del Mundial con un doblete en Japón liderado por Lewis Hamilton, que amarra el título a falta de cinco carreras. Vettel completa el podio, Sainz acaba décimo tras Verstappen y Alonso, disgustado, termina undécimo.


Singapur es historia. La carrera de la semana pasada ha quedado en algo anecdótico para las huestes de Mercedes visto, una vez más, el dominio abrumador de Lewis Hamilton y la remontada tras una mala salida de Rosberg, hasta firmar un doblete que disipa las dudas sobre quien va a ganar el Mundial y convierte la prueba de la semana pasada en un mal sueño, una pesadilla para los hombres de la estrella, que vieron como Ferrari y Red Bull les dieron por todas partes.


Cuando se apagaron las luces se apagó la suerte para Rosberg, que a pesar de tener la pole no pudo mantenerla ante el empuje de Hamilton y su pequeño error le costó, incluso, perder la posición con Vettel y con Bottas. La fortuna de aprovechar la bandera roja en la Q3 para lograr la pole se volvió rabia y desesperación buscando la posibilidad de volver a recuperar al menos la segunda plaza, cosa que hizo con maestría, aprovechando las dos paradas reglamentarias en boxes para superar primero a Bottas y luego a un Vettel que vendió cara su segunda plaza.


La de Suzuka ha sido una carrera de manual, a dos paradas, con el 99 por ciento de la parrilla optimizando sus opciones, aunque en la salida hubo un toque, y aunque esta vez no estuvo Maldonado implicado, otros habituales como Massa o Pérez, sí estuvieron implicados, también Ricciardo, que pasó del podio de Singapur a la decimoquinta plaza final en apenas siete días. Ninguno de los tres pudo sumar punto alguno, lastrados por ese incidente inicial.


Mientras Hamilton ponía tierra de por medio, Alonso de nuevo salía de lujo y alcanzaba la novena plaza. El de McLaren-Honda aguantó unas cuantas vueltas el empuje de los de detrás, pero con DRS todo es más difícil, y Carlos Sainz en la vuelta 5 y Ericsson y su Sauber en la 6, dieron buena cuenta de un frustrado bicampeón, que no ve en el horizonte la posibilidad de lograr su tercer entorchado.


El meteorito asturiano inició en la vuelta diez la primera ronda de boxes, la cerró tranquilamente Hamilton en la diecisiete, y el más beneficiado fue Hulkenberg, que pese a la penalización de tres posiciones que tenía en parrilla, pronto se plantó en los puntos. Un par de vueltas después de salir de boxes, Rosberg se preparó a Button para darle una dosis de medicina Mercedes GP y subirse al podio provisional.


Alonso seguía penando, y a pesar de todo pudo aguantar a Verstappen detrás unas cuantas vueltas, pero al final nada pudo hacer. Sainz, apuraba a Maldonado justo antes de la segunda parada en boxes, le dijeron por radio que hiciera lo contrario que Pastor, este amagó entrar al pit pero no lo hizo, Carlos entró en el último momento y destrozó su alerón delantero con el bolardo que delimita el paso al pit lane. Una pena, porque tuvo que cambiar el morro y perdió unos segundos preciosos que seguro le habrían venido de lujo para acabar octavo, y no décimo como hizo finalmente, por detrás de su compañero Verstappen, al que no pudo sujetar detrás.


En este segundo paso por boxes, Rosberg le comió la tostada a Vettel para quedarse con la segunda plaza. Sólo entró el alemán de Ferrari una vuelta después, pero el alemán había conseguido el margen suficiente para, al menos, firmar la segunda plaza detrás de su compañero de equipo y máximo candidato al título.


Hasta el final, desfile triunfal sin lucha en los primeros puestos, peleas insulsas fuera de los puntos detrás de Fernando Alonso y el ovetense deslizando mensajes por radio cada vez que pilotos y coches con menos nombre e importancia que McLaren y Honda le quitaban hasta las pegatinas.


De hecho, las palabras de Alonso no dejan lugar a la duda: “Siempre que hacemos una buena salida en pocas vueltas nos adelanta todo el mundo y es frustrante. Les ves en las curvas, que van de lado a lado, pasándose de frenada, y luego en recta te adelantan… es frustrante. Miras por el retrovisor, salen derrapando, en plan rally, y a mitad de recta ya están a tu altura. Nos tocan estas batallas frustrantes ahora y hay que seguir trabajando para mejorar. No estamos descansando, hacemos todo lo posible y la gente de Honda te viene y te pide perdón y paciencia. Pero cuando te adelanta Ericsson… ¡es duro! Es lo que hay”.


Poco más en Japón. El tifón que podía haber visitado el trazado nipón se tomó unas vacaciones y el buen tiempo reinó, sobre todo para Mercedes, con el calor y el revirado circuito de Singapur ya lejos y superado. Sochi se acerca en dos semanas, Rusia no debe variar mucho lo visto en Suzuka, pero esto es F1 y, ya sabes, todo puede pasar.


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net