BMW SERIE 6 CABRIO – Prueba Coche – Me gusta… y mucho

Por sa , 02/08/2011

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona BMW
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona SERIE 6
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

BMW SERIE 6 CABRIO – Prueba Coche – Me gusta… y mucho
BMW no da puntada sin hilo. La renovación del Serie 6 era cuestión de estado por el status que simboliza. Este Serie 6 Cabrio es una oda al descapotable de lujo, bien hecho, impecable y muy bonito. Test a fondo del BMW 640i con 320 CV de sensaciones.




El BMW Serie 6 Cabrio es un digno sucesor del modelo del que procede, creador de un nuevo segmento allá por 24. Nada más nacer se ha convertido en un clásico con una figura estilizada y un dibujo moderno en cada centímetro de su anatomía. Las líneas maestras de esta obra de arte, futura pieza de museo, son la infinita suavidad, la tecnología del futuro hecha presente y una calidad excelente en cada centímetro cuadrado. La lástima es que, tanta maravilla, hay que pagarla, y aunque pensamos que el coche vale lo que cuesta, no deja de ser una cifra casi mareante en los tiempos que corren.
 
Foto BMW Serie 6 Cabrio capotaCreo que una de las cosas más positivas de este BMW descapotable es que es un coche que se siente, que transmite sensaciones, que no es un volante y cuatro ruedas sin más, sino que tiene algo, un plus, que no deja indiferente y que hace que valores cada kilómetro que recorres con él. Quizá ayude a este sentimiento el hecho de ser consciente de lo que vale, y que poder conducirlo siquiera ya es una suerte, algo bueno que te pasa en la vida, sea en las circunstancias que sean. Todos los coches Premium o caros deberían ser capaces de transmitir esta sensación, y ya en la presentación en Huelva en el mes de marzo me produjo ese cosquilleo que he vuelto a sentir durante la semana que lo he tenido a prueba, incluso sin ser la opción más potente de las dos que ofrece BMW en nuestro mercado: el 640i testado ofrece 320 caballos, mientras que el todopoderoso 650i, con un sonido ronco que aún llevo impreso en mi mente a sangre y fuego, entrega 407 caballos y, de salida, cuesta 17.2 euros más que su hermano gemelo de menor potencia, por el que hay que desembolsar 94.400 euros.
 
Estéticamente es una maravilla. La parte delantera, aún con el tradicional ADN de la marca bávara, está estilizado al límite, con unos faros angulosos y afilados y una parrilla cada vez más estrecha y más horizontal. Es en el lateral y en la zaga donde ‘suavemente, me mata’. Casi cinco metros de descapotable a la antigua usanza, guardando el clasicismo de las obras de arte pero, a su vez, utilizando todos los recursos estéticos y dinámicos del siglo XXI. En casi cualquier coche de 4,90 metros de longitud y dos puertas verías desfilar metros y metros de chapa en plan mazacote, ‘hamburguesando’ el todo. En cambio aquí te encuentras líneas fluidas, diseñadas por maestros de las formas, que logran un todo embaucador y hasta cierto punto futurista. Los pilotos en la zaga me parecen inmejorables, estrechos y largos, horizontales, pero ganando terreno en el lateral, fluyendo hacia arriba y en tonos rojos y negros, oscuros, agresivos, desafiantes. La parte trasera oculta más secretos. Por ejemplo, la forma para diferenciar ambas versiones, ya que los tubos de escape en los extremos, en el 640i son redondos mientras que en el 650i son trapezoidales. Además, cuando engranas la marcha atrás, aparece en el navegador la imagen de una cámara, instalada… debajo del emblema de BMW que también sirve como tirador para abrir el maletero. Lo dicho, una obra de arte.
 
La capota también tiene su misterio. Con ella puesta casi todos los descapotables pierden una parte de su halo embriagador, pero en esta ocasión se ha reducido mucho, y eso que es una capota de lona, que no me termina de convencer en casi ningún caso. En el Serie 6 Cabrio BMW ha diseñado un cierre de lona que puedes hacer desaparecer en 19 segundos, cinco menos que si se trata de la maniobra contraria, volver a capotarlo. Destaca por encima de todo dos elementos, su forma picuda en los dos extremos de atrás, que responde a cuestiones aerodinámicas, y el cristal trasero, que es independiente y que puedes subir y bajar mediante un botón a voluntad, para evitar alguna que otra turbulencia molesta en las cuatro plazas del coche. Con el techo puesto, puedes comprobar en las fotos, que el coche sigue guardando su esencia, y te puedo asegurar que la sensación de agobio en otros descapotables aquí no la sientes, principalmente, porque vas sentado muy abajo y la capota, aunque no levanta mucho más del extremo superior del parabrisas, queda bastante por encima de tu cabeza a pesar de mantener una línea desafiante contra el viento. Las plazas delanteras aguantan el tipo fenomenal, a 120 kilómetros por hora puedes hablar con el compañero sin ningún problema. Los dos ocupantes de atrás aguantarán, aunque si alguno es más susceptible de lo normal preferirá ir capotado o a menos velocidad.
 
A nivel de maletero no ves demasiado significante el hecho de ir con el cielo por montera o todo lo contrario, ya que en el peor de los casos cuentas con 3 litros de espacio para dejar tus bultos y maletas. Ya sé, no es mucho si vemos que el coche tiene una longitud respetable, pero no hay muchos coches de estas dimensiones que tengan un maletero mucho más grande. Si llevas el techo puesto, contarás con 50 litros de capacidad extra, aunque con mucho, lo que peor llevarás es meter cualquier maleta voluminosa, que aunque cabe, tendrás que trabajártelo por culpa de una boca de carga elevada y muy estrecha. Por cierto que las ruedas son del tipo ‘run flat’, con lo que no llevas ni rueda de repuesto ni reparapinchazos; si pinchas podrás ir unas decenas de kilómetros a menos de 80 kilómetros por hora hasta dónde puedas hacer el cambio.
 
Foto BMW 640i CabrioEl tema de la habitabilidad interior siempre es mejorable. Aunque el descapotable mida 7 metros, siempre los pasajeros de atrás sufrirán un poquito más que los de delante. No ya sólo en cuanto a posición, siempre muy abajo para evitar al máximo el aire, sino también por las consabidas turbulencias que todo cabrio soporta, mayormente, en la parte trasera. Sin embargo, y pese a no contar con demasiados elementos aerodinámicos ni tecnológicos para evitar estas incomodidades, los pasajeros de los asientos posteriores gozarán de un nivel de confort bastante razonable. Apenas son 15-18 centímetros de cristal, pero si subes la luneta trasera electrónicamente, el confort mejorará un poco más. Lástima que no tenga derivabrisas en la parte superior del parabrisas, porque aún sumaría más puntos. Las plazas delanteras, con los cristales subidos, gozan de mucho más nivel y confort. Si quieres que sea perfecto, por menos de 400 euros puedes hacerte con un parabrisas trasero, aunque el montaje y desmontaje debes hacerlo a mano y es algo engorroso, amén de ocupar algo de superficie en el maletero. Al menos cuenta con el casi obligado botón que sube y baja las cuatro ventanillas a la vez.
 
El conductor es el que más disfruta de las bondades de esta obra de arte de la automoción moderna. Siempre insisto en el dineral que los coches de prensa suelen traer en extras. En este caso casi llega a los 30.000 euros en extra, pero hay que reconocer que más de la mitad de ese dinero está bien invertido. Por ejemplo en los asientos, electrónicos y multirregulables, incluso con masaje, aunque esta función se puede mejorar todavía mucho. Es un placer poder regular prácticamente todas las zonas del asiento que están en contacto con tu cuerpo a tu gusto, dependiendo de la conducción que hagas en ese momento, pudiendo guardar estas posiciones en la memoria para cambiarlas a tu gusto. Especialmente remarcable la sujeción lumbar y lateral. La insonorización es exquisita, y lo apreciamos especialmente después justo de probar un producto de la competencia directa que dejaba algo que desear en este apartado.
 
El salpicadero en cuero es increíble en cuanto a calidad y presencia, y el entorno del conductor es marca de la casa, no puede negar de quién es hijo, y luce pedigrí con orgullo, por supuesto. Serio, profesional, bien acabado, todo ajusta a la perfección, todo en su sitio, sin querer aturullar con excesivos botones, pero todo funcionando y funcionando bien. Impecable. Volante multifunción, cuero de primera, navegador profesional de más de 3.000 euros –prácticamente infalible e inexcusable su adquisición-, el chasis regulable –Dynamic Drive- que es una maravilla, capaz de adecuar tu coche en cuatro posiciones, Confort, Normal, Sport y Sport Plus, pudiendo configurar dirección, entrega de potencia y chasis a tu gusto en estas dos últimas posiciones, la última, la más agresiva, eliminando completamente el control de tracción. En pocas palabras, una maravilla de la tecnología del siglo XXI, que viene de serie. No pasa lo mismo con la Dirección Activa Integral -2.351 euros-, que ayuda a que el coche vaya sobre raíles girando también las ruedas traseras en función de la velocidad y agilizando todo tipo de maniobras y cambio de dirección. No pueden faltar ni las levas en el volante ni el mejor cambio de ocho velocidades que dispone la marca bávara, fino y placentero como pocos en el mercado.
 
Si te rascas el bolsillo el confort y el placer aumenta, con cámaras marcha atrás, proyecciones laterales y cenitales, docenas de sensores para procurarte la mayor seguridad posible, con cámaras de visión nocturna en tiempo real en el navegador, dispositivos de aviso de cambio de carril involuntario, ángulo muerto con avisos luminosos y acústicos, un Head Up Display -1.675 euros-más que práctico que te proyecta en el parabrisas la información más importante en cuanto a velocidad, direcciones del navegador, límites de la vía, el comodísimo Easy Entry -1.146 euros-, sistema que te permite abrir el coche y arrancarlo por botón sin sacar la llave del bolsillo… un largo etcétera que puede alargar este texto hasta el infinito y más allá, aunque no podemos olvidar que también posee el sistema que lee las señales de tráfico y te informa a tiempo real de la velocidad máxima en la vía, aunque hay que decir que el sistema no termina de distinguir a la perfección cuando la señal es de velocidad máxima aconsejada o cuando es de fin de límite de velocidad. También es mejorable el sistema automático de luces largas, ya que a veces deslumbra tanto a los que vienen de frente como a los que tenemos delante.
 
Foto BMW 640i Cabrio navegadorPero dónde realmente valoras este coche es en movimiento. Casi dos mil kilos que no se notan en ningún momento, cintura de bailarina en 4,90 metros de largo, alma de esprinter y pulmones de gran rodador, todo, aparentemente, con el mínimo esfuerzo y la mejor optimización de todos los elementos a ejecutar en cada maniobra y en cada momento. Aceleraciones de escándalo, menos de seis segundos en el cero a cien, capaz de hacer medias de 250 sin el más mínimo síntoma de cansancio o fatiga, dulce en la entrega de potencia cuando se lo pides, contundente cuando le buscas las cosquillas, capaz de alisar la carretera más rugosa con la configuración Confort y el mejor a la hora de ajustar el chasis en modo Sport Plus cuando el asfalto es liso y revirado y hay ganas de buscar cosquillas allá dónde se pueda, midiendo cada centímetro de alquitrán leyendo el terreno y escribiendo una sinfonía de potencia y seducción para arañar aquí y allá unas décimas al cronómetro. Con sólo 320 caballos se pega al asfalto y nunca duda, brioso cual corcel de cuento de hadas y bebiéndose solamente, después de 1.700 kilómetros de prueba, una media de diez litros cada 100 kilómetros, una cifra a tener en cuenta, ya que su hermano, con un sonido aún más embriagador, consume bastante más, hasta el punto de no saber si compensan los 87 caballos extra que presenta. Elementos como el Start@Stop –de serie- y el cúmulo de medidas Efficient Dynamics obran el milagro. La tracción trasera siempre le va como anillo al dedo a los coches de corte deportivo, y este BMW Serie 6 Cabrio no iba a ser una excepción. Se antoja fundamental desembolsar los 4.783 euros del Adaptative Drive, que es el que tiene la culpa de que no exista ni el más mínimo balanceo en curvas y que la pisada del Serie 6 Cabrio sea absolutamente perfecta, impecable e inapelable.
 
Hablando de BMW siempre hay que estar alerta a los detalles, como la luz ambiental regulable o las puertas con cierre asistido. Si no empujas la puerta lo suficiente para dejarla bien cerrada, dispone de un sistema que la cierra por ti. Es maravilloso, igual que contar con el puntito extra del acelerador cuando ya crees que llevas el pie en la tabla, o ver que hasta que no alcanza la línea roja a 7.0 vueltas el cambio, en modo S, no engrana la marcha siguiente. Caro, sí, pero si no tienes problemas de dinero… es un capricho que sabrás apreciar. Por último, yo añadiría a su dotación de extras los asientos ventilados. Son 1.422 euros, pero se me antojan necesarios en verano… aunque claro… por 94.4 euros, igual estaría bien que fueran de serie.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Con la mano en el corazón, y donde tú quieras, diría siempre lo mismo, que me encantaría que el mes no acabase siempre más tarde que el sueldo y poder tener así unos ahorrillos para poder aparcar cada día en el garaje de mi casa… pero bueno, de momento primero habrá que tener casa, luego garaje, y luego… en fin, que me pierdo. Un cochazo con mayúsculas, que apenas tiene nada criticable.

UN COCHE PARA...
…el que se lo pueda permitir lo primero, y además, seguro que será un hedonista convencido y recalcitrante, alguien que sabe vivir la vida y sabe rodearse de las personas y de los elementos que te hacen la existencia más fácil y más feliz.

KILÓMETROS PRUEBA – 1.700 kms.

PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 20%-30%-50%



 
FICHA DEL BMW Serie 6 Cabrio 640i

 
Cubicaje / Potencia: 2.979 cc / 320 CV a 5.8 r.p.m.

Caja de cambios: Automática de 8 velocidades

Alimentación: Inyección directa

 
Longitud / Anchura / Altura: 4.894 / 1.894 / 1.365 mm

Distancia ejes: 2.855 mm

Maletero: 3 litros (sin capota); 350 (con la capota puesta)

Nº plazas: 4

Neumáticos: 225/55/17. Unidad probada: 245/40/19 (del) y 275/35/19 (det)

Tracción: Trasera

Frenos delanteros: De disco con pinza flotante y un bombín de 348 mm

Frenos traseros: De disco con pinza flotante y un bombín de 345 mm

 
Aceleración 0-1 km/h: 5,7 segundos

Velocidad máxima: 250 km/h

Capacidad depósito combustible: 70 litros

Peso en orden de marcha: 1.915 kg

Par motor: 450 Nm / 1.3 – 4.5 r.p.m.

Emisiones CO2: 185 g/km

 
Consumos oficiales:

Extraurbano: 6,2 litros

Urbano: 10,9 litros

Mixto: 7,9 litros

 
Bien:

Mucha y alta tecnología a tu servicio

Sobresaliente en eficiencia dinámica

Suavidad infinita, sin dejar de ser contundente cuando es menester

 
Menos bien:

Precio

Maletero con boca muy estrecha

Paravientos manual en vez de eléctrico

 
Precio: Desde 94.400 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net