Prueba del MAZDA 6 CRTD – El misterioso caso del Mazda 6

Por sa , 14/07/2009

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

comparte:



Servicios

Zona Mazda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona 6
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba del MAZDA 6 CRTD – El misterioso caso del Mazda 6
Un coche muy japonés: bien acabado, limpio, discreto, suave, capaz, austero… lo tiene todo para ser un referente y, sin embargo, algo le impide llegar al sobresaliente y marcar el camino. ¿Será carisma?




Algo debe ser. No es normal que un coche que cumple todos los requisitos en cuanto a tecnología, confort de marcha, equipamiento de seguridad, buenos consumos, etc, etc, etc, te deje una sensación como… no de indiferencia, pero si, quizá, extrañeza. O eso, o es que las bondades y la magia del ‘Zoom-Zoom’ me han pasado inadvertidas. ¿Falta de sensibilidad por mi parte? Mmmmmm… No sé, no sé, pero prometo que la película 'el misterioso caso de Benjamin Button' no me ha influenciado para nada... es más... ¡ni la he visto!
 
Pero tampoco seamos fariseos. El listón de las berlinas está altísimo, y el Mazda no está por debajo. Eso quiero que quede claro. Quizá la explicación pueda venir de las enormes expectativas que tenía a la hora de afrontar esta prueba, y de lo bien que me habían hablado de este modelo en concreto. ¿Cuántas veces hemos ido a ver una peli que nos han recomendado por activa y por pasiva todos nuestros amigos y luego nos ha dejado con cara de buscar la cámara oculta por todos lados… precisamente porque esperábamos mucho más?
 
Lo que más me ha llamado la atención de esta berlina es la precisión a la hora de rodar. Equipado con llantas de 17, una batalla espectacular y una longitud de 4,75 metros, te puedo asegurar que pocos coches pueden igualar la pisada, la eficacia y el aplomo de este vehículo en autovía. Es una máquina perfecta de engullir kilómetros, de trazar curvas abiertas y no tan abiertas yendo siempre por el sitio y balanceando lo indispensable, con un agrado y un nivel de rodadura espectacular, a la vez que alarmante… para la competencia, claro.
 
Exteriormente es dónde Mazda envía más flechas al centro de la diana. Partiendo de una base más que aceptable con el modelo anterior, los diseñadores han ‘futurizado’ aún más un coche que ya había entrado de lleno en el siglo XXI. Las formas afiladas tanto en la calandra como en la trasera, así como el plástico transparente en los pilotos, rasgados, e integrados unos en otros, conforman un conjunto que adelanta una década a la mayoría de sus rivales en el mercado. Siempre es discutible que un coche, que supuestamente va encaminado a padres de familia y personas con cierta edad, aporte tal grado de evolución, pero las ventas, de momento, parecen dar la razón a los nipones.
 
Sin embargo, por dentro, la sensación de agrado y gusto por el riesgo en el diseño que hemos percibido antes de entrar, cambia por completo. Sin ser un interior soso y sin chispa, si que baja un poco el nivel y no sorprende en absoluto, precisamente por el sentimiento despertado por el exterior, que rápidamente te hace imaginar un interior voluptuoso y modernista. Pero no es así. La sobriedad campa a sus anchas. Ojo, esto no es malo, es más, sí está, esta vez, en consonancia con el perfil de clientela a la que va dirigida. Sin embargo, la competencia aquí aprieta con puño de hierro y el Mazda pierde todo el terreno ganado a primera vista. Todo está en su sitio, los mandos funcionan de maravilla, la información es legible, aunque me gustaría que los datos que se ven en lo alto de la consola central fuesen más accesibles y fáciles de llegar a ellos. Los mandos en el volante tampoco son tan intuitivos y cuesta hacerte con todo para controlar toda la información disponible.
 
Una pena este pequeño bajón en las sensaciones percibidas, ya que, por lo demás, el espacio y la comodidad imperan a sus anchas. Los asientos son cómodos y recogen sin problemas, incluso son bastante más estrechos que los de la competencia ofreciendo unos centímetros de espacio extra que se dejan notar. El tacto del volante de cuero está a la altura del mejor y la visibilidad es, en todos los sentidos, excelente. El cambio engrana marcha tras marcha con facilidad y precisión y el sistema de aireación es de los más rápidos al Oeste del Mississippi. Tampoco a este lado de tan famoso río habrá muchos coches de estas características con más de 5 litros de capacidad en el maletero. A tomar nota.
 
Pocos coches, de los probados hasta ahora, me han dejado tan buen sabor de boca cuando la carretera empieza a retorcerse. Mazda ha apostado en este coche por unas suspensiones duras, un tren de rodaje reforzado en el que apenas notarás movimiento en la carrocería. La contrapartida que tiene este tipo de elección es que en terrenos bacheados o firmes en mal estado la comodidad no es el elemento más destacado en el conjunto, pero si te sueles mover por carreteras con un asfalto modélico, este es tu coche. Es un autentico lujazo, una sensación de bienestar casi indescriptible dibujar curva tras curva sin apenas esfuerzo, prácticamente igual que si estuvieras en línea recta. Si estos motivos fueran pocos para inclinar la balanza a favor del Mazda, la insonorización podría ser el definitivo. Tanto en el plano aerodinámico como en el del propulsor, los decibelios que emite este vehículo están bastante por debajo de la media, aumentando, aún más, el confort de marcha. La buena frenada y las cinco estrellas EuroNCAP también ayudan a la hora de la seguridad.
 
El propulsor de este 6 tampoco es manco. Es el que da acceso a la completa gama diesel del fabricante. Con 125 caballos, este 2.2 parece infrautilizado, más en la era del ‘downsizing’, pero gracias a ello y a sus seis marchas perfectamente escalonadas, el consumo es austero de verdad. No olvidemos que movemos 1.4 kilos en un coche grande. En 7 kilómetros de prueba, con todo tipo de conducción, apenas ha pasado de los 6 litros cada cien kilómetros. En los tiempos que corren, este gesto se agradece de verdad. No sientes en ningún momento ‘patadón’ al acelerar, pero el empuje es lineal, progresivo y poderoso casi en cualquier régimen, aunque a partir de 2.5 RPM la aguja sube con mucha más alegría, gracias a un par motor sobresaliente.
 
Otra cosa que me gustaría comentar, es que, casi por vez primera, cuando pedimos para probar una unidad, aunque sea de acceso a gama, nos suelen ofrecer vehículos que vienen con bastantes extras, que encarecen mucho el producto final, pero que nos producen una mejor sensación a los periodistas especializados. Sin embargo, Mazda nos facilitó el acceso a la gama diesel sin ningún extra, cosa que les honra, y así dejamos constancia aquí.
 

CON LA MANO EN EL CORAZÓN

Una compra absolutamente recomendable. La eficacia hecha coche se encarna en este Mazda 6 de funcionamiento ejemplar. Un vehículo que cumple en todos los apartados y que no es nada ostentador. Espacio y eficacia con diseño exterior.
 

UN COCHE PARA…

…los que no quieren llamar la atención pero valoren la calidad a la hora de conducir. Para los que adoran la precisión y la seguridad al volante, busquen espacio, tanto interior como en el maletero, y un consumo ajustado aunque sin renunciar a unas prestaciones notables.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 720 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) – 30%-40%-30%
 
---------------------------------------------------
 

Mazda 6 CRTD 4p Active 125 CV


Cubicaje / Potencia: 2.183 cc – 4 cilindros - 125 CV a 3.5 RPM
Caja de cambios: Manual de 6 velocidades
Alimentación: Diésel con inyección directa multipunto
 
Longitud / Anchura / Altura: 4.755 / 1.795 / 1.440 mm
Distancia ejes: 2.725 mm
Maletero: 519 litros
Nº plazas: 5
Neumáticos: 215/50/R17
Tracción: delantera
Frenos: Discos ventilados (del) 299 mm ; (det) 280 mm
 

Aceleración 0-1 km/h: 10,7 seg.
Velocidad máxima: 195 km/h
Capacidad depósito combustible: 64 l.
Peso en vacío: 1.445 kilos
Par motor: 310 Nm / 1.6 RPM
Emisiones CO2: 147 g/km


Consumos oficiales:

Urbano: 7,0 l/1km
Extraurbano: 4,7 l/1km
Mixto: 5,5 l/1km


Bien:
Estabilidad y suspensiones ejemplares

Diseño exterior

Maletero inmenso


Menos bien:
Ordenador de abordo poco lógico

Falta de personalidad, sobre todo en el interior

Precio con respecto a la competencia
 
Precio: Desde 26.170 euros
 

Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net