OPEL ZAFIRA TOURER – Prueba – Familia feliz

Por sa , 30/10/2012

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

comparte:



Servicios

Zona Opel
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona ZAFIRA TOURER
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

OPEL ZAFIRA TOURER – Prueba – Familia feliz
Opel ha tirado de manual para renovar su Zafira. El nuevo Zafira Tourer es un Opel de los pies a la cabeza, funcional, habitable, con hasta 7 plazas y con un motor muy capaz, sin penalizar el consumo. Prueba del Opel Zafira Tourer 2.0 CDTI de 165 CV.




Opel tenía que renovar una de las referencias actuales en el segmento de los monovolúmenes, y su Opel Zafira, que aún se vende, ha dado paso al nuevo Opel Zafira Tourer, más grande, más capaz, más habitable y con una mejora general a todos los niveles. El aumento de centímetros otorga al nuevo Opel Zafira Tourer más oxígeno para crecer en todas sus dimensiones, pero sobre todo, utilizando elementos de nuestro tiempo para favorecer que los habitantes de la nave gocen del viaje en toda su extensión, tanto en espacio como en comodidad o facilidades para viajar.


El concepto de este nuevo Opel Zafira Tourer no es nada nuevo, pero sí los mimbres con los que se ha llevado a cabo un conjunto que gana una barbaridad en estética, en presencia, y en espacio interior, con una modularidad que vuelve a ser una de las referencias del sector.


En el plano estético, es cierto que el Zafira que Opel mantenía y mantiene en catálogo lleva una década larga sin apenas variaciones, cumpliendo con solvencia, pero poco más. El diseño de este Zafira Tourer ha marcado un antes y un después en Opel, pues la casa alemana ha arriesgado de manera evidente, apostando por soluciones futuristas sobre todo en el diseño del frontal, con zonas cromadas y ópticas en forma de boomerang que dan un dinamismo nunca visto a vehículos de estas características y dimensiones. El parabrisas terriblemente inclinado, sus soluciones panorámicas con cristal por todas partes, y la zaga, tampoco exenta de riesgos, con una gran zona cromada en negro y un portón enorme pero de gran practicidad, completan unos pilotos de nuevo con gran personalidad y una estética muy personal. La línea lateral, pese a los 4,65 metros y la gran superficie de chapa, es bastante fluida, debido a las pequeñas curvas de la carrocería y las líneas que marca, amén de un techo plano y alargado, que en la parte final y su caída asemeja mucho a, por ejemplo, el Ford S-Max, también visto de perfil.


El interior del Opel Zafira Tourer es muy parecido al de cualquier modelo de la familia, tirando de volante, mandos, estética, disposición de elementos y superficies y revestimientos ya vistos en vehículos como el Astra o el Insignia, por poner dos ejemplos, aunque es cierto que la modularidad, el espacio y la habitabilidad, junto a la luz, adquieren una nueva dimensión en este Zafira Tourer.


No nos vamos a entretener mucho en describir volante, salpicadero, consola y botonería porque no te voy a contar nada muy distinto a lo que ya hemos visto en las pruebas del Opel Insignia o los dos Opel Astra que hemos probado hace tiempo. Visualmente el diseño y disposición de todo es notable alto, me encanta cuando domina el negro, el tacto es de confianza, y cualquier botón o ruleta funciona con suavidad y precisión. Me encanta especialmente que cuando cambio al modo Sport del sistema FlexRide el cuadro de mandos se ilumine en rojo. Hace ya un par de años que lo vi por vez primera en el Insignia y me sigue encantando este detalle. Especialmente viene bien en el Zafira Tourer, no el cambio de color, sino que las suspensiones se endurezcan un poco, pues la posición normal o la Tour pecan un poco de excesiva permisividad en el tarado de las suspensiones, balanceando un poco bastante para nuestro gusto, pero esto ya lo veremos luego con más detalle.


Una vez visto que el 80 por cierto del entorno ya es conocido, nos detenemos, por ejemplo, en la práctica doble guantera, una ayuda extra para intentar que ningún objeto vaya desperdigado por el habitáculo. En este Zafira Tourer concreto debo comentar que los asientos deportivos me parecieron un pelín incómodos. Especialmente en la banqueta, ya que los extremos de los mismos ganan unos cuantos centímetros en los bordes para sujetar el cuerpo, pero tanto es que terminan por aprisionarte un poco las piernas, y eso que no estoy especialmente orondo. Eso sí, en la versión que nosotros probamos, con el acabado Excellence, los asientos montan calefacción con tres niveles de intensidad y en momentos puntuales ya hemos empezado a apreciar este tipo de dispositivos una vez que el verano nos ha abandonado definitivamente.


De las plazas delanteras hacia atrás es dónde más ha cambiado, a mejor, el Zafira Tourer. La segunda línea y la tercera, de asientos, junto al maletero, y el espacio, la altura al techo, la modularidad de los asientos y la capacidad de carga en el nuevo monovolumen de Opel, marcan la auténtica razón de ser de esta nueva apuesta de la marca alemana.


Los tres asientos de la segunda fila se inclinan unos grados y se deslizan adelante o atrás según necesidades. En cualquiera de los casos siempre hay espacio de sobra para las rodillas, y en ningún caso se llega con la cabeza al techo, ni aunque lleves detrás un equipo de baloncesto. La plaza central se pliega sobre sí misma, y puedes hacer que las dos laterales ganen centímetros y disfruten de una especie de repisa en la espalda de la plaza central.


En cambio, sí te digo que las dos plazas traseras son para momentos muy puntuales y, preferiblemente, para niños que no estén creciditos. Personas adultas, la verdad, es que yo no llevaría, a no ser que quieras que te retiren la palabra. El espacio para las piernas es mínimo, eso si puedes franquear un acceso complicado hasta las mismas. Gozan de portabebidas y otros pequeños lugares para dejar cosas, pero no es lo suyo. En ese orden de cosas, con las siete plazas desplegadas el maletero apenas da para dos bultos pequeños o muy poquito más, con apenas 150 litros de capacidad. Con cinco plazas, en cambio, se abre una auténtica caverna con más de 700 litros de capacidad, una superficie completamente plana, y una maravillosa y fácil manera de subir y bajar los asientos en apenas segundos sin ningún esfuerzo, amén de un doble compartimento oculto bajo el principal. Además, la boca de carga del maletero está muy cerca del suelo y no hace falta dejarse la espalda para subir los bultos más pesados.


Aparejado a esto último, nuestra unidad de pruebas cuenta con el sistema Flex-Fix, que permite, de manera integrada y fácil, transportar dos bicicletas cumpliendo con todas las normas de seguridad vigentes en nuestro país y en toda Europa. Si te gusta la bici y le das a menudo, tendrás una buena razón de peso para apostar por este Zafira Tourer.


En cuanto a equipamiento, ya he dicho que nuestra unidad responde al acabado Excellence, el más equipado, y la verdad es que no faltaba de nada, amén de 6.000 euros en extras, que redondeaban la cifra final en 35.743 euros. Por este precio logras un Zafira Tourer con un buen motor diesel de 165 caballos, cambio manual de seis velocidades, y un equipamiento en el que no falta de nada. Para que te hagas una idea, las opciones que lleva son el color Plata Blade (430 euros), la tapicería de cuero perforado (1.125), llantas de 18 pulgadas (625), protección perimetral (565) móvil con bluetooth (460), FlexRide (870), Navegador Navi 900 (870), Pack Drive Assist 1 y 2, (1.200), techo solar panorámico (1.230), asientos deportivos ergonómicos –prescindibles para mi gusto- (615) y sistema de carga Flex-Fix (920). Chirría alguna cosa, como el precio del bluetooth, que debería ser de serie.


Sí, yo también pienso que el acabado más elevado debería llevar de serie muchos de estos elementos por los que hay que pagar. Al menos en este acabado el avisador de cambio de carril involuntario, el lector de señales o el avisador de ángulo muerto sí vienen con el precio de 29.075 euros. También es de serie el parabrisas panorámico, muy incómodo cuando el sol da de frente, porque no puedes utilizar el parasol, pero muy agradecido en cualquier otro caso, especialmente si el día tiene poca luz, porque deja entrar una luminosidad espectacular y te da la sensación de ir casi en una nave espacial, con el cielo por montera. Me ha gustado mucho, así como su sencillo mecanismo de accionamiento.


En marcha, se notan los 1.575 kilos de peso, pero el motor cumple con creces. Es cierto que hasta que la aguja del cuentavueltas no apunta casi al dos, el propulsor está bastante muerto. Pero a partir de ahí sube de revoluciones rápido y catapulta hacia adelante a los ocupantes a una velocidad considerable. Los 350 Newton/metro de par se dejan notar una vez pasadas las dos mil revoluciones, y se nota el coche alegre y con brío, sensación opuesta completamente cuando el motor está por debajo de la cifra mencionada.


Ya hemos avanzado también hace unos minutos que el FlexRide que regula las suspensiones a tu antojo será utilizado bastante a menudo. La posición normal es bastante neutra, aunque peca de blanda, cosa que se acentúa aún cuando aprietas el botón Tour. En el modo Sport, que por cierto es personalizable por si también quieres que afecte a entrega de potencia, dureza de la dirección, etc, notarás como las suspensiones se endurecen, el coche va mucho más firme, y puedes afrontar zonas viradas con mucha más confianza y seguridad, pese a llevar un monovolumen. En cualquier caso este Zafira Tourer no es de los más altos, con un centro de gravedad muy bien estudiado, sin afectar al espacio ni al interior del habitáculo.


El cambio manual de seis velocidades no te va a sorprender ni para bien ni para mal. No da problemas y el guiado es noble y simple. A mencionar un modo Eco que supuestamente afecta al rendimiento del coche pero que no se nota apenas. El sistema Start&Stop que monta este Zafira Tourer funciona a la perfección, ahorra unas décimas de combustible y muy olvidadizo con el cambio debes ser para que te aparezca en el pequeño display alguna vez las flechitas que te recomiendan cambiar de marcha para que puedas 


parar en el surtidor con más kilómetros en el cuentakilómetros. Hablando de consumos, la cifra media después de nuestra prueba de casi 600 kilómetros se ha quedado en 6,5 litros, en una conducción bastante estándar, sin acelerones bruscos pero sin renunciar a una buena aceleración cuando ha sido necesario. Las llantas de 18 pulgadas, con respecto a las que monta de serie de 17, puede que hayan penalizado también un par de décimas la cifra final.

Tienes un Zafira Tourer con 115 caballos gasolina y en el acabado básico, el Expression, por 20.500 euros. A partir de ahí, lo que necesites: Mecánicas diesel de 110, 130 y 165, gasolina de 115 y 140, y combinado con gas, de 150. Por regla general, el acabado Selective representa 3.500 euros más que el Expression y el Excellence, 2.300 más a añadir al Selective.


Hay muchos detalles que nos han gustado de este nuevo Zafira Tourer, como la luz ambiente que te da la bienvenida en un tono rojizo anaranjado muy bien elegido. El diseño exterior también ha roto con el inmovilismo del viejo Zafira, y aporta un soplo de aire fresco. A la hora de guardar objetos, bajo el reposabrazos central se alojan un sinfín de espacios y soportes para guardar y almacenar cosas, aunque después de mucho uso pueden crearse holguras y los raíles no funcionar del todo bien, pero en líneas generales la consola modular FlexConsole es un buen invento. Luces largas automáticas –cuyo funcionamiento debe mejorar-, velocidad de crucero adaptativa, y unos cuantos dispositivos tecnológicos que te hacen la vida más fácil a la hora de conducir, son siempre muy bienvenidos en este tipo de vehículos y muy agradecidos, como el sistema que calcula y aparca casi solo. La calidad de la cámara trasera, el USB que no falta, la enorme visibilidad, salvo por el diminuto espejo interior o los reposacabezas activos son elementos que también ayudan a subir la nota.


CON LA MANO EN EL CORAZÓN


Un monovolumen adaptado a nuestro tiempo y a nuestras necesidades, con muchas soluciones prácticas y donde el espacio interior y el gran maletero ayudan a decantarse por un Opel Zafira Tourer que ha mejorado mucho su anterior versión. Podría pulir alguna calidad interior o los consumos, pero en líneas generales logra un notable cómodamente.


UN COCHE PARA...


…una familia numerosa de las de batalla tras batalla, de salir cada fin de semana al campo, de cargar con bicicletas, carritos y demás cachivaches sin tener que dejar nada en tierra por falta de espacio. Buen balance dinámico, invitan a que el conductor no esté demasiado entrado en años y pueda disfrutar de la conducción pese a comandar un monovolumen de hasta siete plazas.


KILÓMETROS PRUEBA – 580 kms


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-30%-40%


RIVALES


Renault Scenic, Ford C-Max, Seat Altea XL, Chevrolet Orlando, Mazda 5, Toyota Prius +, Seat Alhambra, Citroen C4 Picasso, VW Touran, Fiat Freemont, Peugeot 5008


FICHA OPEL ZAFIRA TOURER 2.0 CDTI


Cubicaje / Potencia: 1.956 cc / 165 CV a 4.000 rpm

Caja de cambios: manual de 6 velocidades

Alimentación: diesel

Longitud / Anchura / Altura: 4.656 x 2.099 x 1.685 mm


Distancia ejes: 2.760 mm

Maletero: 710 litros con 5 plazas y 152 litros con 7 plazas

Nº plazas: 7 plazas

Neumáticos: 225/50/R17; unidad probada: 235/45/R18

Tracción: delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos


Aceleración 0-100 km/h: 9,8 seg.

Velocidad máxima: 208 Km/h

Capacidad depósito combustible: 58 litros

Peso en orden de marcha: 1.571 Kg.

Par motor: 350 Nm a 1.750-2.500 rpm

Emisiones CO2: 139 g/Km.


Consumos oficiales:

Extraurbano: 5,3 l/ 100km

Urbano: 6,5 l/ 100 km

Mixto: 4,5 l/ 100 km


Bien:

Habitabilidad y modularidad

Visibilidad

Equipamiento


Menos bien:

Suspensiones demasiado cómodas en modos Normal y Confort

Espejo interior muy pequeño

Los asientos presionan mucho el lateral de las piernas


Precio: 29.075 euros


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net