Prueba del KIA CEED 1.6 CRDi EcoD 5p – Un coreano muy práctico

Por sa , 29/07/2010

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

comparte:



Servicios

Zona KIA
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba del KIA CEED 1.6 CRDi EcoD 5p – Un coreano muy práctico
Hay que cambiar el chip. Los coreanos ya no cautivan sólo por el precio. En este test del KIA Cee’d ha quedado demostrado que se puede hacer buenos coches, de calidad, a un precio competitivo. Si no conoces la marca KIA aún, echa un ojo a este Cee’d.



 
La vida, el día a día, está llena de prejuicios. Nadie se libra de ellos, yo el primero. Mi primer contacto con los coches que fabrica KIA ha corrido a cargo de un sencillo, que no simple, KIA Cee’d 1.6 CRDi de cinco puertas y 115 caballos. Un diesel económico, sobradamente preparado, práctico y cumplidor como pocos. Quizá no sea el que posea el mejor diseño, quizá tampoco tenga una estética de ensueño, pero a racional y a obediente no le van a ganar muchos.
 
Es éste KIA Cee’d un coche hecho para durar, para no defraudar a nadie, para vencer y convencer, para satisfacer a todo aquél que huya del glam, para mostrar al mundo que lo práctico y lo coherente tiene su sitio en un mundo en exceso cautivo de las modas y los diseños de lujo. No hace falta tirar de florituras estilísticas para crear un buen texto, como tampoco hay que volverse loco para hacer un buen coche. Con juntar en un buen pack todas las medidas que funcionan deben valer, y a eso se han limitado los chicos de KIA, que no dudan en ofrecer siete años de garantía en todos sus productos. Y es algo que nadie hace. No esperes alardes tecnológicos, alerones pronunciados o interiores reveladores. La crisis está para cosas cuidadas, funcionales. Eso sí, no temas fallas en materia de seguridad, porque este coche tiene cinco estrellas en el test Euro NCAP.
 
Foto detalle del KIA CeedEn nuestro caso concreto, hemos probado la versiónActive Eco-Dynamics del 1.6 CRDi de 115 caballos. Un diesel de consumo y prestaciones moderadas, pero más que válido, recomendable, ideal para un uso diario tanto a nivel urbano como interurbano. Hasta hace poco he sido propietario de un compacto de medidas similares también con un motor de 115 CV de gasoil, y os puedo asegurar que es una elección más que acertada para los tiempos que corren. Yo me tenía que conformar con un cambio manual de cinco marchas, muy bien escalonado, pero poco más. KIA ofrece en esta motorización un cambio con seis engranajes, lo que permite desarrollos más cortos al principio y largos al final para mejorar levemente aceleraciones y consumos. La etiqueta ‘Eco-Dynamics’ la consigue este dócil y servicial coreano al montar varias medidas para rebajar el consumo y optimizar el gasto de combustible, tales como los neumáticos de baja resistencia, indicador de marcha óptima en cada momento y el práctico sistema ‘start@stop’, que en este caso se denomina ISG, que apaga el motor en cada semáforo o parada con el claro objetivo de ahorrar hasta la última gota de gasoil que sea posible. Por 1.735 euros extras puedes montar un cambio manual del que nada te podemos decir aún al no haber probado ninguna unidad de la marca con este sistema.
 
En KIA no se han vuelto locos a la hora de ofrecer una gama completa en el mercado con motorizaciones lógicas a más no poder. En gasolina cuenta con dos propulsores, de 90 y 126 CV a partir el primero de ellos de 11.569 euros, y el diesel los corazones que animan estas máquinas desarrollan 90 y 115 caballos, desde poco más de 12.300 euros la primera opción. Con cuatro niveles de acabados, Concept, Drive, Active y Emotion, nuestra unidad corresponde al tercero de ellos, el Active, que cuenta con un equipamiento más que completo, y que por 1.345 euros más se puede adquirir el más equipado de todos, para contar, además, con retrovisores exteriores plegables, intermitentes incorporados en los retrovisores, sensores de aparcamiento traseros, llantas de 17 pulgadas y tapicería que mezcla tela y piel en los laterales. La versión Active cuenta con Control de crucero, climatizador, sensor de luces y lluvia, el sistema ISG, llantas de 16, BAS (sistema de asistencia a la frenada), ESP (de serie a partir de este acabado), VSM (sistema de estabilidad), HAC (sistema de control de bajada/subida de pendientes), volante y palanca en piel, red de maletero, bandeja portaobjetos bajo la zona de carga, bluetooth, guantera refrigerada y Radi CD + MP3 con conexión USB+AUX. Casi nada. El precio de nuestra unidad de pruebas es de 16.882 euros más los 360 de la pintura metalizada. Si te parece un precio competitivo, atento siempre a sus continuas y contundentes ofertas.
 
Una vez diseccionado el coche que hemos probado durante 6 kilómetros aproximadamente, podemos pasar al plano estético. Es cierto que poco a poco los coreanos se están poniendo las pilas, pero no lo es menos que siempre han ido muy por detrás y aún les queda un poco para alcanzar al resto de marcas generalistas. Aún así, hay que aplaudirles sus continuos avances e intentos por progresar en este sentido. Este KIA Cee’d no es precisamente feo, pero el gancho estético no lo tiene de su lado con respecto a la competencia. Ha mejorado mucho desde sus comienzos. Las ópticas se han europeizado, las líneas y las formas se han hecho algo más atractivas para los consumidores del resto del mundo, pero aún necesitan sacudirse un poco ese mínimo complejo de inferioridad. La zaga es contundente, rotunda, aunque cada vez más los plásticos suavizan esta impresión. Por delante los faros cada vez se afilan más, las parrillas tienen un poco más de personalidad y los antinieblas le dan otro aire, pero hay que seguir trabajando.
 
Foto detalle del interior del KIA CeedEl interior me ha sorprendido algo más. Salvo el plástico duro de la consola central, los acabados son bastante buenos y de mucha calidad, con un salpicadero en el que se puede hundir el dedo para gozo y disfrute del tacto. El conductor comprueba con agrado como las esferas del cuentakilómetros y el cuentarrevoluciones están retroiluminadas de un suave color rosáceo en todo momento. Me gusta. El tacto del cuero del volante está muy logrado y el resto de botones y palancas del volante tiene un funcionamiento fantástico, fruto del cuidado y esmero en su fabricación. Al ordenador de a bordo no le falta de nada, aunque quizá el botón que lo acciona está situado muy abajo, en el extremo inferior del volante, en una zona plateada que destaca sobre el resto del volante. La consola central si es de plástico duro, pero los ajustes son buenos. El diseño es sencillo, y al menos no confunde al conductor. La entrada del USB está un poco baja, pero se puede perdonar este detalle, ya que otros competidores ni siquiera llevan.
 
El botón del ESP y del ISG están un poco escondidos, a la izquierda del volante, y la luz que nos chiva si están encendidos o apagados es muy débil. Pero al menos lleva ESP desconectable, aunque no en las dos versiones inferiores. La sensación de espacio y visibilidad es inmejorable, ya que el techo está un poco más alto de lo normal. Los asientos son cómodos y recogen bien, algo que se agradece, aunque el perfil del coche no invite, precisamente, a los acelerones alocados ni a la conducción racing. Las plazas traseras son igualmente cómodas y tres adultos de metro ochenta irán de maravilla en trayectos largos. El maletero está por encima de la media del segmento en cuanto a capacidad gracias a sus 340 litros, y encima está bien compartimentado, tiene fácil acceso, formas nada caprichosas y cuenta con una red sujetabultos para que no llegue todo desparramado al destino. Pequeños detalles que hacen más grande a los coches. Los sitios para vaciar los bolsillos son más que correctos, con amplias bandejas en las puertas delanteras y una generosa guantera, amén del pequeño compartimento en el reposabrazos central y hasta un portagafas en el techo.
 
A nivel dinámico el coche cumple con suficiencia. No esperes reacciones fulminantes ni velocidades punta de escándalo, pues es un coche funcional y racional a más no poder. La palanca de cambios es de funcionamiento bastante suave y preciso. En cuanto pasas de 2.0 revoluciones ya te salta el indicador para subir de marcha y no desperdiciar gasolina a lo loco. Nosotros hemos estado por debajo, por poco, de los 6 litros cada cien kilómetros, aunque la marca asegura en sus mediciones que se contenta con 4,5. En cualquier caso, es una cantidad bastante ajustada. A ello ayuda el impecable funcionamiento que detiene el motor en cuando nos detenemos y que lo vuelve a activar en cuanto apretamos el embrague.
 
Como todos los coches de este estilo, prima el confort a la hora de hablar de las amortiguaciones. Aún así, siendo las suspensiones un pelo blandas, no balancea en exceso al afrontar ángulos pronunciados, consiguiendo un punto de equilibrio que nos ha sorprendido positivamente. El coches es suave en el día a día y KIA demuestra con ello que no necesitas desembolsar una cantidad ingente de dinero para tener un vehículo práctico y cómodo con el que afrontar, una a una, con confianza y garantía, todas las tareas del día a día.
 
El único detalle que no me ha convencido del todo es la tendencia a flanear de ambos ejes, aunque sea mínimamente, a la hora de efectuar una frenada más o menos fuerte. El coche tiende a descontrolarse más de lo que debiera, generando un poco de desconfianza en el conductor.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
 
Un coche más que correcto. Quizá pienses que 115 caballos te van a ofrecer algo más de potencia y aceleración, pero el objetivo de este motor, y por ende de todo el coche, es más racional que visceral. Es una compra inteligente, con un consumo muy ajustado y unas prestaciones notables. Si la estética y el diseño no te ‘mata’, es un coche a tener muy en cuenta.
 
UN COCHE PARA…
 
…los que busquen la practicidad y la coherencia por encima de todo lo demás. No vas a ligar más, ni vas a llamar la atención por donde vayas, pero tu economía y tu bolsillo te lo van a agradecer. Sin duda, un coche para tipos prácticos.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 600 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 40%-15%-45%
 
---------------------------------------------------
 
KIA Cee’d 1.6 CRDi EcoD. Active 5p
 

Cubicaje / Potencia: 1.582 cc – 115 CV a 1.9-2.750 RPM

Caja de cambios: Manual de 6 velocidades

Alimentación: Diesel. Inyección directa “common rail”
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.260 / 1.790 / 1.480 mm

Distancia ejes: 2.650 mm

Maletero: 340 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos: 205/55/16

Tracción: Delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados 280 mm

Frenos traseros: Discos 262 mm
 

Aceleración 0-1 km/h: 11,5 seg

Velocidad máxima: 188 km/h

Capacidad depósito combustible: 50 l.

Peso en orden de marcha: 1.367 kilos

Par motor: 255 Nm / 1.900-2.750 r.p.m.

Emisiones CO2: 115 g/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 4 l / 100 kms

Urbano: 4.9 l / 100 kms

Mixto: 4,4 l / 100 kms
 

Bien:

Dispositivos ECO

Espacio interior

Relación precio/equipamiento
 

Menos bien:

Aceleraciones algo pobres

Imagen de marca

Diseño con poco riesgo
 
Precio: Desde 11.569 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net