Prueba del HONDA INSIGHT 1.3 i-VTEC Executive – La encrucijada ‘verde’

Por sa , 30/11/2009 | Visto: 11450
Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Delicius Compartir en Yahoo Compartir en MySpace Compartir en Meneame Compartir en Technorati Compartir en Facebook


Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados


Servicios

Zona HONDA
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona INSIGHT
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.
Prueba del HONDA INSIGHT 1.3 i-VTEC Executive – La encrucijada ‘verde’
Hasta ahora, el que quería un coche híbrido con garantías se compraba un Toyota Prius. La respuesta de Honda no ha tardado mucho y el nuevo Insight se erige en la segunda opción ecológica del mercado.




Es el Honda Insight un vehículo paradójico.
Entenderás esta aseveración a medida que vayas leyendo y viendo unos y otros aspectos que construyen un todo, un vehículo híbrido de primer nivel pero con ciertas peculiaridades que le sitúan y le convierten en un buen comienzo, pero que, necesariamente, hay que seguir desarrollando. Y puedes apostar lo que quieras a que Honda no va a tardar mucho en pulir un auténtico diamante en bruto. Tiempo al tiempo.
 
La ecología es un nuevo invitado a la fiesta del automóvil, pero viene acompañado con ciertas exigencias medioambientales que no son bienvenidas en todas partes. Algunos, como Toyota, Lexus y Honda, han decidido coger el toro por los cuernos y han relegado a la competencia a presentar modelos que, como mucho, sólo hacen un guiño al planeta verde, mientras que Prius e Insight, el coche que nos ocupa, van bastante más allá.
 
La principal característica de los coches híbridos es la introducción de un pequeño motor híbrido que, según qué situaciones, sustituye o complementa al tradicional propulsor de combustión. No es necesario recargar las baterías mediante enchufe de ninguna clase, ya que aprovecha la energía liberada en las frenadas y aceleraciones para recargarse. De la misma manera, dependiendo del sistema, existen muchas posibilidades, desde comenzar el movimiento con el eléctrico para que el de combustión comience a funcionar a determinada velocidad, o bien que desde el principio complemente a éste para que reduzca el nivel de consumo de combustible y, por consiguiente, también reduzca la emisión de partículas nocivas para el medio ambiente, coeficiente marcado comúnmente como la cantidad de CO2 que emite por kilómetro recorrido.
 
Así las cosas, Honda apuesta por un pequeño y ligero motor de gasolina de 1339 centímetros caballos con 88 caballos de potencia, al que une uno eléctrico que entrega otros 14, para un total, sumados el uno al otro, y ya digo que no es una suma aritmética, de 98 caballos. El 1.3 i-VTEC con tecnología IMA hace que ambos propulsores colaboren de principio a fin. El cambio automático de siete velocidades hace que las transiciones sean bastante suaves, controlando la entrega de potencia con la presión en el aceleración, aunque la primera sorpresa es el enorme ruido cuando aprietas a fondo en caso de necesidad de aceleración, ya que la ganancia de velocidad no es ni mucho menos inmediata, y el ruido que produce el motor a 5.8 revoluciones es propio de un motor súper potente que lo está dando todo.
 
Este Insight obedece al patrón no escrito de los coches híbridos o eléctricos en la historia, cuya parte frontal es agresiva y futurista, dejando para la parte trasera una terminación más que discutible, a la busca de una identidad que no termina de alcanzar. La solución de doble cristal ya se ha dicho una y mil veces que no es buena, sobre todo en términos de visibilidad, pero Honda sigue haciendo de este tema bandera irrenunciable. Allá ellos, porque no he conocido a nadie en esta semana que me haya comentado que le gustaba el coche por detrás. Sin embargo, hay que aplaudir el atinado emplazamiento de las baterías eléctricas, a medio camino entre debajo de los asientos y en lo más profundo del maletero, al que casi no le roba espacio, ya que la cifra de más de 4 litros de capacidad es más que respetable para un coche de 4,40 metros. Sin embargo, ha sido al depósito de combustible al que le ha tocado perder, ya que se queda en 40 litros. Lo cierto es que gracias a la frugalidad en el consumo, tampoco se necesita una capacidad mayor para frisar los 8 kilómetros recorridos con un solo depósito.
 
Una vez dejado claro que el coche es precioso en su parte anterior, con unas ópticas vanguardistas y una parrilla demoledora y afilada, y feote y tosco por detrás con una zaga elevadísima y mazacote, pasamos al interior y descubrimos un despliegue de medios capaz de sacar los colores a todos los Premium del planeta. Honda tira la casa por la ventana y dota al panel de instrumentación y a la arriesgada, en cuanto a diseño, consola central de un elevadísimo nivel en cuanto a cantidad y calidad de la información suministrada. La mayoría de estos dispositivos están encaminados al ahorro o a informarte de cómo ahorrar, o cuánto estás ahorrando en cada momento. Hay mucho que contar aquí, así que intentaremos no ser demasiado prolijos ni técnicos, pero tampoco dejarnos nada en el tintero.
 
Para empezar por algún lado, al lado del volante, en la parte izquierda, el Insight dispone de un botón verde que, cuando lo aprietas, se ilumina en el panel de instrumentos un simbolito verde a modo de trébol de cuatro hojas, que te indica que en ese momento la centralita del coche ha ajustado una serie de parámetros para realizar una conducción ecológica y emitir el menor CO2 posible a la atmósfera. Casi de manera imperceptible, pero notas, con el botón Eco verde activado, que las aceleraciones son –aún- más lentas, y que el coche tarda en reaccionar cuando aprietas el acelerador. De todas maneras, para casos necesarios, la palanca del cambio automático secuencial tiene una posición ‘S’ de Sport que retocará todos los parámetros para, a costa del consumo de combustible y de la emisión de partículas nocivas, hacer que el proceso de aceleración sea algo más rápido, gracias a revolucionar el coche más y más rápido que en el modo ‘D’ o normal. Hay que decir que también cuentas con levas en el volante, la derecha para subir marchas y la izquierda para bajarlas, en caso de que necesites tomar el control de manera que podrás, no en todos los casos, subir una marcha para que el coche vaya más revolucionado y gaste menos o bajarla de manera artificial para lograr una aceleración más rápida, aunque el efecto es el mismo que apretar el acelerador a tope.
 
Hay que decir que siempre tienes la información de tu grado y nivel de conducción ecológica en distintas pantallas. El cuentakilómetros digital, en la parte superior, se iluminará en verde cuando estemos conduciendo de manera respetuosa. El color cambia a turquesa cuando la conducción es normal y azul intenso si estamos contaminando más de la cuenta. Lo que pasa es que es inevitable acelerar para coger velocidad, aunque sea de forma suave, y en el momento en el que pisas el acelerador, casi automáticamente, el color verde cambia por el azul. Si tienes mucho en cuenta esta pantalla te volverás loco, ya que es realmente difícil acelerar sin dejar de ver el color verde. En otro display cuadrado, dentro de un amplio cuentarrevoluciones analógico, veremos distintos tipos de información. Una de ellas, mediante los tréboles antes mencionados, veremos nuestro grado de conducción ecológica. Cuantos más tréboles y cuántas más hojas tengan estos, mejor. Además de los parciales, los consumos y demás información habitual, también disponemos de un gráfico que nos informa, en tiempo real, de qué motor está trabajando en este momento, y si el eléctrico apoya al de combustión o está aprovechando este para recargarse. También, a la izquierda del todo, tienes un indicador analógica con esta información. Otro simbolito en el salpicadero te informa de si está funcionando el sistema Start-Stop, aunque si tienes el climatizador en marcha, aunque esté al mínimo, seguirá el motor encendido en las paradas en ciudad. Cuando entra en funcionamiento, con sólo soltar el freno ya se habrá activado de nuevo el motor.
 
La verdad es que el habitáculo del Honda Insight sigue la línea de su hermano el Civic, y parece una auténtica nave espacial. El volante tiene más botones que una tienda de mandos a distancia y es complicado hacerse con todos ellos en una semana, aunque nosotros lo hemos logrado. La piña que engloba los mandos del sistema de aireación también son poco habituales, como tampoco lo es el navegador táctil. Además, apretando un botón –otro más-, se abate y deja a la vista la entrada de los CD o de una PC Card. En el apoyabrazos tiene la entrada del USB. Como ves, el equipamiento del mejor de los tres niveles de acabado, el Executive Navi, es espectacular, por 23.2 euros, aunque también hay que decir que el navegador no estaba actualizado en nuestra versión y que fue casi imposible encontrar de manera intuitiva el botón para eliminar la guía el destino una vez alcanzado este. La versión básica del Insight cuesta 19.8 euros, un precio rompedor, y comparte la mayoría de elementos con la unidad probada. Es uno de los peros de disponer solamente de una motorización.
 
Podría hacer la crítica más larga del mundo y entrar en el Guiness de los records con este coche, porque hay muuuuuuuuuuuuucho por contar, pero no es para nada nuestro objetivo. Sin embargo, no podemos acabar sin contarte aspectos importantes de un coche que no va a dejar indiferente a nadie, para bien o para mal. Por ejemplo, debes saber que cinco adultos pueden viajar razonablemente bien, pero el del centro atrás puede que se queje en el mismo. La razón es que va un poco más elevado que los compañeros y su asiento es bastante menos mullido, así que cuatro pasajeros es la opción más recomendable. También debes saber que se ha aligerado el peso al máximo, al igual que afilado el CX para lograr el mínimo rozamiento posible. Por eso lleva unas ruedas pequeñas de 16 pulgadas y pesa sólo 1.2 kilos. A pesar de estas dos variables, en curva no se comporta con demasiada firmeza.
 
La velocidad raramente será excesiva con un coche de estas características, y en Honda han preferido primar el confort, dando más relevancia a la capacidad de absorción de baches en terreno irregular que al agarre y a la practicidad en terrenos sinuosos y revirados. También cuenta con detalles elogiables, como el hecho de no poder sacar la llave del contacto si no has situado previamente la palanca del cambio en la ‘P’ del parking. Bien hecho. Sin embargo, la regulación de la velocidad de crucero es bastante imprecisa, y tendrás que jugar con los botones para lograr el ritmo deseado, pero aún así, el coche bajará el ritmo cuando las cuestas, el verdadero enemigo de este Insight, sean mínimamente pronunciadas, tardando casi una eternidad en volver a recuperar la velocidad constante que llevabas antes del repecho. Es lo que tiene ir de ecológico y proteger el medio ambiente. Tampoco deberías apagar el ordenador sin saber que este coche, por sus características, tiene un freno motor bastante escaso, casi nulo, por lo que tendrás que tirar de pastilla si quieres detener en coche en distancia y tiempo correctos.
 
Por último, pero ni con mucho lo menos importante, Honda está tan seguro de su producto que lo ofrece con una garantía récord de 8 años ó 160.0 kilómetros.
 
Ya lo ves. Ahora eres tú el que debe decidir si el precio a pagar, en lo económico y en cuanto a calidad de conducción, es asumible o no. Honda te sitúa en la encrucijada y ahora eres tú el que debe decidir.
 

CON LA MANO EN EL CORAZÓN

Uno de los vehículos más racionales del mercado. No le pidas prestaciones de deportivo, porque no es su guerra. Si quieres poner tu granito de arena en la construcción de un mundo mejor y colaborar a conservar el planeta sin renunciar a los desplazamientos sobre cuatro ruedas, sinceramente, es una opción muy racional.
 

UN COCHE PARA…

…los que rigen su vida en modo eco. Los que siempre buscan la manera de ayudar a mantener el equilibrio y la ecología del entorno, pero no tiene más remedio que utilizar el coche en sus desplazamientos. No sólo del reciclaje de vidrio, papel o plástico viven el hombre y su entorno.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 800 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad- carretera -autovía) 30%-25%-45%
 
-----------
 
Honda Insight Hybrid 1.3 i-VTEC 98 CV Executive
 

Cubicaje / Potencia: 1.339 cc – 98 CV a 5.8 RPM

Caja de cambios: Automática

Alimentación: Gasolina: Inyección electrónica multipunto secuencial.
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.396 / 1.695 / 1.425 mm

Distancia ejes: 2.550 mm

Maletero: 408 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos: 185/55/16

Tracción: Delantera

Frenos: Discos ventilados de 262 mm (delante) / Discos de 220 mm (detrás)
 

Aceleración 0-1 km/h: 12,5 segundos

Velocidad máxima: 182 km/h

Capacidad depósito combustible: 40 l.

Peso en orden de marcha: 1.204 kilos

Par motor: 199 Nm / 1.0

Emisiones CO2: 105 g/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 4,5 l / 100 kms

Urbano: 4,7 l / 100 kms

Mixto: 4,6 l / 100 kms
 

Bien:

Consumo

Información y cuadro de mandos

Garantía
 

Menos bien:

Visibilidad trasera

Único motor

Aceleraciones lentas y muy ruidosas
 
Precio. De 19.800 a 23.200 euros
 
Óscar González Soria – Oscar.gonzalez@portalcoches.net