OPEL ADAM ROCKS – Prueba – Rompiendo reglas

Por Andrea Enzo , 25/03/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

comparte:



Servicios

Zona Opel
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona ADAM
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

OPEL ADAM ROCKS – Prueba – Rompiendo reglas
Opel da un giro más de tuerca con el Adam y ahora el coche urbano alemán se desdobla con una personalidad más desenfadada y cañera: el Opel Adam Rocks. Techo de lona, motores potentes y mucho desenfado, las claves. Prueba Opel Adam Rocks 1.0 115 CV.




El Opel Adam Rocks es un paso adelante en la estrategia de la marca germana de ampliar objetivos y ganar clientela donde se pueda. El ya conocido Opel Adam, del que ya dimos buena cuenta en www.portalcoches.net en esta completa prueba, se anima y logra un punto más en cuanto a desenfado, potencia y capacidad viajera gracias a un motor más potente y unos consumos más que aceptables. El nuevo motor de tres cilindros y un litro de cubicaje ofrece 115 caballos muy aptos para ampliar el radio de acción y dejar de circunscribirse sólo a la ciudad. El techo de lona no sólo abre el techo, sino también tu mente, dejando al aire libre un montón de nuevas posibilidades de uso, amén de seguir siendo capaz de admitir mil y una opciones de configuración en cuanto a colores y decoración.


El Opel Adam Rocks sigue la línea que ya marcó el modelo en su salida al mercado y ofrece no sólo llantas específicas, sino hasta 19 colores distintos. La opción del techo en otro color y de múltiples pegatinas, stickers y demás historias para personalizar tu coche, hacen ciertamente difícil coincidir con otro parecido. Lo mejor de todo es que personalizarlo no cuesta demasiado dinero, algo que se agradece para presupuestos más modestos.


El Rocks, con su pinta de crossover playero, gana 4 centímetros, se va a los 3,74 metros, fruto de sus protecciones, más prominentes y llamativas. También el tren de rodaje sube 15 milímetros, lo que le da un plus a la hora de tener que salir del asfalto, pero no te vuelvas loco, que un centímetro y medio no es nada y probablemente roces donde rozarías con el Opel Adam a secas. Nosotros, en cuanto vimos el Adam Rocks con el techo de lona abrible en apenas seis segundos por botón pensamos inmediatamente en el rollo surfero y en sacar la plancha por el techo, pero vamos, que está prohibido y que el acceso a cualquier playa te va a convencer de que por mucho Rocks se va a quedar encallado sin ninguna opción de salir por sus propios medios. Sigue contando sólo con tracción delantera y Opel, ya sabemos sigue siendo un 10% de media más pesado que cualquier coche rival en su categoría. No va a salir de la trampa de arena.


Si optamos por un uso más racional del Opel Adam acertaremos de pleno. No me voy a extender mucho, pero el diseño tiene ese puntito más macarra que el Adam normal, y en nuestra unidad queda reflejado en este bicolor con el techo negro y una carrocería con un color más que vivo, que además resalta una barbaridad con el azul del mar. Más que recomendable un paseo por el reportaje gráfico que acompaña a este texto, pensamos que no tiene desperdicio.


La guerra del Opel Adam es, claramente, contra MINI One y Fiat 500. Es algo más caro que rivales de menos enjundia, personalidad y opciones de personalización. Recientemente hemos probado el Peugeot 108 que nos ha parecido muy similar en concepto a este Opel Adam Rocks, también con techo de lona abrible, aunque en el fondo hay bastantes diferencias en cuanto a tamaño y prestaciones que puedes ver echando un ojo a una y otra prueba. El planteamiento chic del Peugeot iría más en la línea del Opel Adam normal. La franja gris oscuro de paragolpes/protecciones que rodea los bajos del Adam Rocks le da un toque informal y de batalla que no tiene el 108, por acabar con la comparación estética. Este Adam se antoja mucho más robusto y hormonado que el más fino y estilizado Opel Adam tradicional. Hasta las llantas de este Rocks son especiales. Hay que tener en cuenta que con este motor las llantas que vienen de serie son de 17 pulgadas y las de la foto, de 18, hay que pagarlas aparte (925 euros). Ya que andamos con precios, el color de esta unidad supone 460 euros extra.


El interior no sufre apenas cambios. Nuestra unidad cuenta con el toque de color en amarillo para distintos elementos que le dan ese toque más festivo al Rocks. La variedad cromática en volante, freno de mano y pomo de la palanca del cambio son muy de agradecer para el que ha elegido este coche como rebeldía vital o, simplemente, por el desenfado que transmite. No olvides el hilo de los pespuntes del cuero del volante en el mismo amarillo; detalle de pureza. Es tremendamente fácil sentirte como si toda la vida en el mismo coche nada más sentarte. Me encanta la comodidad que transmite y el confort de un asiento que recoge fenomenal, incluso por encima de lo que puede exigir el coche y su dinámica.


Hay elementos que nos hacen sonreír y otros que no tanto, como ver que aún conserva los botones y ruletas del ordenador de a bordo en la varilla del intermitente, que son mucho más difíciles de accionar que las que ha hemos visto, por ejemplo, en el nuevo Opel Corsa. Está claro que en el próximo lavado de cara, el Adam debería seguir este camino y facilitar aún más el accionamiento de la información del ordenador de a bordo. Por el contrario, nos encantan esos pedales de aluminio, esa pantalla gigante táctil en la consola central que pide a gritos un navegador del que carece y el asiento y volante con calefacción, propio de otras categorías superiores y que aquí se pueden equipar previo pago.


A pesar de que en altura pueden pasar, las plazas traseras, sólo dos, son una auténtica tortura, tanto para acceder a ellas –hay una foto que, aunque algo movida, refleja claramente las penurias de un 1,80 metros- como para encajar los pies bajo el asiento delantero y encajar las rodillas en el los riñones del conductor o el copiloto. Es una pena, pero el espacio va francamente justo. Sería más entendible esto si hubiera un pedazo maletero detrás, pero sólo caben 170 litros, y porque el hueco hacia abajo es brutal, porque de longitud va escasito una vez más. En fin, menos mal que las dos plazas traseras son abatibles 50/50, y para necesidad urgente se puede meter algún bulto un poco más grande.


A nivel dinámico entramos en un territorio más propicio para nuestro hábil y aventurero Opel Adam Rocks. Con opciones de montar los motores de 70, 87 y 100 caballos, nuestro recién llegado tricilíndrico de 115 caballos cumple más que de sobra con cualquier tarea que queramos encomendarle. Recordamos como si fuera ayer que en la prueba del Opel Adam con el motor de 100 caballos nos generaba muchas dudas, viendo cómo se comportaba, con respecto a las dos opciones de menos potencia. Sin embargo, este 115, a pesar de contar con solo tres cilindros, cuenta con nueva tecnología capaz de funcionar con energía y con una suavidad y facilidad de uso que no tienen nada que envidiar a los tetracilídricos.


El 1.0 SIDI sigue teniendo un problema en bajos. Por debajo de las 2.000 rpm está bastante KO. Sin embargo, a partir de ahí la cosa cambia, el brío y la alegría sale a relucir casi a borbotones y tendremos que andar rápidos con el cambio para no tocar el corte de encendido. La corta distancia entre ejes, como corresponde a un coche de este tamaño, y la agilidad innata de este Adam, nos genera un torrente de sensaciones en conducción deportiva bastante agradable, aunque para ello haya que estar siempre pendiente de que en el tacómetro la aguja siempre esté por encima del 2. Afortunadamente el cambio manual de seis velocidades es muy directo y preciso, y nunca hemos tenido que corregir el guiado al meter una marcha. Los que accedan por primera vez al mundo de la conducción con una unidad parecida a esta sin duda encontrarán el coche un poco nervioso y con reacciones muy directas. La relación peso-potencia-batalla es propicia para una conducción muy parecida a la que puede tener MINI, que siempre se ha caracterizado por la deportividad y las sensaciones racing.


Pensábamos a priori que con este Adam Rocks haríamos unos consumos más ajustados, sobre todo en autopista y autovía, pero aquí, a velocidades legales, nunca hemos bajado de 6 litros cada cien kilómetros. En cambio, en ciudad, con un fenomenal start-stop y las flechas que aconsejan el cambio de marcha, no hemos hecho mucho más de 7,5 litros, con lo que la media, después de muy poquitos kilómetros más del millar, se ha quedado en un aceptable 6,7 litros a los 100. En situaciones puntuales, por cierto, puedes hacer que la dirección, bastante firme y precisa, sea un poco más blanda y fácil de actuar en ella gracias al botón ‘City’, que vendrá de lujo para aquellos que siempre piensen que aparcar conlleva un punto más de esfuerzo.


Divertido en carreteras reviradas, urbanita ejemplar a la hora de sortear las trampas diarias en la gran ciudad, hemos de decir que en autovía y autopista, a 120 Km/hora la rumorosidad que se cuela en el habitáculo, especialmente proveniente de la parte trasera, es algo elevada. Hemos hecho varias horas seguidas de conducción por este tipo de carreteras y al final sí que llegas al destino algo más incómodo que en un compacto o en una berlina. Se cuela alguna vibración más de la deseada, la insonorización no está a la altura del coche, y se echa de menos ese plus de confort que significa llegar con los oídos menos afectados por este tipo de incidencias.


Este Opel Adam Rocks con su pinta de guerrero, o al menos de inconformista grafitero, no cuenta, sin embargo, con un depósito de gasolina que permita pasar de los 500 kilómetros de autonomía. Iría muy justo con el medio millar de kilómetros del tirón. En cualquier caso nadie le va a discutir su alto grado de equipamiento y la sensación de calidad que desprende en su diseño, tanto exterior como interior, ni en sus acabados.


Por cierto, no te dejes engañar por esa tecla que pone Eco en la consola central. Puede parecer que es un modo de conducción más ecológico, pero en realidad lo único que hace es conectar o desconectar el start-stop. Tampoco nos ha parecido a la altura la calidad de la frenada. Hundiendo el pie a fondo en frenadas bruscas, a pesar de que lleva discos delante y detrás, nos ha parecido que la mordiente era algo escasa.


El Opel Adam Rocks, en su versión menos potente, está disponible desde 13.300 euros. Con el motor probado aquí nos vamos a los 16.328 euros después de descuentos y promociones. La unidad que hemos probado nosotros, puesta en la calle, sale por 18.286 euros. Y por si tienes dudas, Opel aún te va a crear más, ya que el apellido ‘Rocks’ ofrece muchas opciones, como dos tapicerías exclusivas, dos modelos de llantas, dos decoraciones interiores diferentes a elegir, spoiler en techo, sistema IntelliLink, climatizador, pack cromado en ventanas y puertas…


CON LA MANO EN EL CORAZÓN


Un coche muy divertido de conducir y con un rollo muy deportivo-juvenil que nos ha enganchado desde el primer momento. El punto de la capota de lona hará furor cuando el calor apriete, y eso en la ciudad se agradece tanto que merece pagar el pequeño sobreprecio de esta versión Rocks. Es una pena la rumorosidad que se cuela en autovía a 120 km/hora, pero en líneas generales es un coche que permite mucha personalización y con el que acabarás integrándote a la perfección.


UN COCHE PARA...


…los urbanitas que quieran ese punto de distinción y no renunciar a la capacidad de abandonar la jungla de cristal rumbo a aventuras y fantasías de fin de semana o vacaciones. La potencia es más que suficiente para ello, y muchos jóvenes y no tan jóvenes sonreirán de lo lindo a los mandos de un Rocks que ‘suena’ realmente bien.


KILÓMETROS PRUEBA – 1040 kms 


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 40%-10%-50%


RIVALES


Peugeot 108, Toyota Aygo, Citroen C1, Opel Adam, Kia Picanto, MINI One, Ford Ka, Renault Twingo, Chevrolet Spark, Seat Mii, Smart ForFour, Skoda Citigo, VW Up!, Fiat 500


FICHA TÉCNICA SEAT LEÓN 1.2 TSI 110 CV


Cubicaje / Potencia: 998 cm³ / 3 cilindros, 115 CV a 4.000 rpm

Caja de cambios: Manual 6 velocidades

Alimentación: Gasolina


Longitud / Anchura / Altura: 3.747 / 1.720 / 1.493 mm

Distancia ejes: 2.311 mm

Maletero: 170 litros

Nº plazas: 4

Neumáticos: 215/45 R17; unidad probada: 225/35 R18

Tracción: delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos


Aceleración 0-100 km/h: 9,9 seg

Velocidad máxima: 196 km/h

Capacidad depósito combustible: 38 litros

Peso en orden de marcha: 1.156 kg

Par motor: 170 Nm a 1.800 rpm

Emisiones CO2: 119 gr/km


Consumos oficiales


Extraurbano: 4.4 l/100 km

Urbano: 6.3 l/100 km

Mixto: 5.1 l/100 km


Bien:


Diseño

Techo de lona abrible

Amplia el radio de uso a viajes más o menos largos


Menos bien:


Plazas traseras testimoniales

Maletero muy escaso

Ruido elevado dentro del habitáculo a 120 km/h de crucero


Precio: 16.328 euros


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net