Las carreteras españolas, cada año más peligrosas

Por GNaya , 14/12/2017
Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Últimas Noticias

Las carreteras españolas, cada año más peligrosas
Un nuevo informe EuroRAP nos confirma un dato preocupante: en el último año los kilómetros de riesgo elevado de nuestra red de carreteras se han incrementado en un 10%.

En el último año, los kilómetros que representan un riesgo elevado de accidentalidad dentro de la red de carreteras del estado español han pasado de los 3.264 de 2016 a los 3.595 km actuales en nivel rojo y negro. Las cifras son preocupantes, pues suponen un incremento del 10% con respecto al pasado ejercicio.


De acuerdo con el XIV informe EuroRAP –en el que colabora el Real Automóvil Club de España (RACE)-, la amplia muestra del estudio ha analizado un total de 4.096 siniestros en nuestras carreteras entre 2014 y 2016, de los cuales 1.035 fueron mortales, causando 1.217 fallecidos, mientras otros 3.061 conllevaron 4.146 heridos graves.


Dentro del total de los tramos analizados, un 72% presenta un riesgo bajo o medio bajo, el 13,5% se ha categorizado de riesgo medio y un 14,5% supone un riesgo alto o medio alto.


¿Dónde están los kilómetros más peligrosos de nuestras carreteras?


Dividiendo los datos por comunidades, nos encontramos con que Aragón es la comunidad autónoma con mayor proporción de carreteras de riesgo elevado, con un 23%. Le siguen Cantabria con el 20,7%, Asturias (17,7%), Castilla y León (17,6%) y Galicia (17,5%).


Entre los tramos especialmente conflictivos, nos encontramos destacado el de la M-14 en Madrid, concretamente entre los kilómetros 0 y 2,8. En tres años, allí se han registrado cuatro accidentes graves. También están la A-7 entre los kilómetros 169 y 174 en Málaga, con seis, y la A-2, entre los kilómetros 605 y 611 en Barcelona, con siete.


Asimismo, el informe destaca con preocupación que, desde 2003, prácticamente se ha triplicado la representatividad del colectivo de motoristas en la accidentalidad. Concretamente, se ha pasado del 7,8% de dicho año al 21,7% del pasado 2016, unos datos demoledores. Igual que los que atañen a los vehículos pesados, involucrados en un 22,5% del total de accidentes mortales y graves analizados.