Update CMP

Los exámenes de conducir serán mucho más tecnológicos

Por GNaya , 12/04/2018
Novedades Salón París 2018
comparte:



Últimas Noticias

Los exámenes de conducir serán mucho más tecnológicos
La actualización que la Dirección General de Tráfico llevará a cabo este mismo año con los exámenes de conducir incluirá la incorporación de elementos tecnológicos tanto en el teórico como en el práctico.

Hace tiempo que os contamos que Tráfico prepara, para este mismo 2018, una actualización del sistema de exámenes para obtener el carné de conducir. Ahora, sabemos la tecnología pasará a tener un notable mayor protagonismo, tanto en el caso del examen teórico como en el práctico.


Uno de los principales cambios que persigue la reforma que prepara la DGT pasa por la eliminación del papel –a corto-medio plazo- en las pruebas escritas presenciales teóricas. Se pretende, además de reducir el impacto medioambiental, ahorrar un importante montante anual que hoy se va en papel, impresiones y reciclaje de las cerca de 750.000 pruebas teóricas que se hacen cada año. Un dinero que, por cierto, pagamos entre todos los españoles.


En lugar del papel, se introducirán las tablets electrónicas, lo que al mismo tiempo permitirá la introducción de elementos como el vídeo, herramienta potencialmente muy útil a la hora de reproducir situaciones de conducción mucho más próximas a la realidad. La DGT considera que la incorporación de tablets pondría más difícil las cosas a aquellos que pretendieran copiar en el examen, pues facilitaría la inclusión de una mayor variedad de preguntas y tipos de exámenes distintos en el mismo grupo. Además, valoran la posibilidad de introducir inhibidores de frecuencia en los centros, con el fin de desarticular la funcionalidad el sistema del pinganillo.



Pero, como hemos dicho, la actualización que prepara Tráfico también afectará al examen práctico. Lo hará, fundamentalmente, con la inclusión de un navegador GPS con una ruta previamente introducida a seguir por el alumno, una práctica ya extendida en otros países. El movimiento parece lógico, pues facilitaría que todos los examinados recibieran las mismas órdenes e indicaciones de la misma forma y a través de un elemento ya omnipresente en nuestros vehículos desde hace años. Asimismo y por motivos parecidos, es posible que en los próximos años se vayan incorporando también diferentes ayudas a la conducción.


Finalmente, parece que desde Tráfico se baraja la posibilidad de establecer un número mínimo de asistencia a las clases, con el fin de tratar de aumentar el porcentaje de aprobados y de evitar que mucha gente se presente sin estar preparada, lo que contribuye a aumentar la carga de trabajo de los empleados de Tráfico. Sin duda, aquí encontramos una medida más polémica. Esperemos que la reforma que prepara Tráfico contribuya a mejorar la formación de nuestros conductores y la operatividad de todo el sistema. Seguiremos atentos.