Opel GT- 50 años del radical deportivo de Opel

Por HecGalan , 12/04/2018
Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:


Servicios

Zona Opel
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona GT
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Opel GT- 50 años del radical deportivo de Opel
Se cumplen 50 años desde que el deportivo Opel GT saliera de las líneas de producción y cosechara importantes éxitos dentro y fuera de las fronteras europeas.

El Opel GT nació de la cooperación franco-alemana y vio por primera vez la luz en el Salón Internacional (IAA) de Frankfurt en 1965(3 años antes de salir a la producción) con una afilada carrocería, un largo capó con faros escamoteables que rotaban alrededor de su eje longitudinal, abultados pasos de ruedas y una trasera en vertical, algo nunca visto hasta el momento en un fabricante europeo.


El aspecto de este aerodinámico deportivo biplaza de exterior curvilíneo provocó que fuese bautizado como “la forma de botella Coca-Cola”.


Erhard Schnell junto a su equipo fueron los encargados del diseño del Opel GT, cuyo desarrollo fue un gran secreto, según recuerda el propio Schnell.


Sin embargo, la valentía que Schnell y su equipo demostraron en el diseño se vio recompensada en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfut de 1965, donde tanto medios de comunicación como público dieron una impresionante acogida al GT.


Opel GT- De los salones a la producción


Después de su presentación, fue en 1968 cuando el Opel GT salió al mercado montando dos motores, un 1,1 litros de cubicaje y 60 CV que procedía del Kadett y un 1.9 litros de 90 CV proveniente del Rekord.


EL GT 1900 fue muy popular desde sus inicios, con una velocidad máxima de 185 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos era exactamente el vehículo que los clientes querían.


La transmisión manual a las ruedas traseras a través de la caja de cambio manual de cuatro velocidades fue la opción preferida de los europeos, en cambio al otro lado del Atlántico su opción fue la del cambio automático de tres velocidades.


Opel GT- Radical por fuera y por dentro


Fridhelm Engle, director de diseño exterior de Opel, describe el comportamiento de los diseñadores de aquella época como “descarado”, ya que según él proponer un concepto de motor central delantero basado en el Kadett B era bastante atrevido. Engle señala que tuvieron el valor de hacer algo totalmente radical, “un auténtico Gran Turismo”.


Quizá por lo que conquistó este vehículo, y sigue conquistando, era por su aspecto revolucionario tanto por dentro como por fuera. La carrocería del GT de producción fue bastante diferente de la del coche original, con un aspecto aún más atlético.


Con un capó más largo, y un voladizo delantero más corto, musculosos abultamientos para el sistema de admisión permitieron que el capó fuese más bajo. Además, los faros cuadrados del Experimental GT fueron reemplazados por seductores “ojos”, que le daban al coche una imagen inconfundible.


El interior de su lado lucía con asientos baquet, volante de tres radios y relojes redondos de instrumentación rebosada, un estilo que sigue encantando a los aficionados de hoy en día.



Pero el diseño no sólo buscaba despertar emociones, la seguridad también marcó este clásico gracias a cinturones de seguridad de tres puntos, un arco antivuelco integrado y barras de protección lateral en las puertas, al igual que una columna de dirección de seguridad.


Opel GT- Batiendo récords


Como hemos mencionado a lo largo de todo el artículo, el Opel GT era toda una oda al diseño, su bajo centro de gravedad, su rígida carrocería y su dinámico chasis, lo convirtieron en una base ideal para la competición.


Los Opel GT preparados por el especialista italiano Conrero obtuvieron triunfos en carreras de resistencia al comienzo de los 70. Ya en el 71, el nieto del fundado de Opel, Georg Von Opel, convirtió el GT en un coche eléctrico capaz de alcanzar los 189 km/h y estableciendo varios récords mundiales.


En 1972, con el GT de motor diésel se lograron dos récords mundiales y 18 internacionales en la pista de pruebas de Dudenhofen( 195 km/h una cifra sensacional para un diésel de la época). Schenell confiesa que para lograr una forma más aerodinámica “simplemente cogimos un coche que estaba destinado a ser descapotable, y le cortamos el parabrisas”.


En los años que estuvo a la venta (hasta 1973), el GT encandiló a sus clientes y la producción total alcanzó las 103.463 unidades, que enamoraron a europeos y norte americanos.



 “Sólo volar es más divertido”, éste fue el slogan de su publicidad que al igual que el propio coche se convirtió en un clásico entonces, y aún hoy sigue siendo un auténtico coche de ensueño y una referencia en la historia del automóvil.


Como dijo el actor y propietario de un GT, Ken Dunken, “la publicidad no es correcta- incluso volar es menos divertido”.