Las noches de verano, las de mayor siniestralidad del año

Por CarlotaSN , 10/08/2018
Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Últimas Noticias

Las noches de verano, las de mayor siniestralidad del año
El 21% de los accidentes durante este mes de agosto suceden durante la noche.


Tras haber analizado los datos de siniestralidad en el mes de agosto publicados por la DGT, la Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Logística, Transporte y Seguridad Vial (Formaster) calcula que durante este mes se producirán más de 4 millones de siniestros.


Una situación que viene dada por el aumento de desplazamientos en esta época marcada por las vacaciones y fiestas que combinan nocturnidad y excesos, situación que se refleja en el 21,5% de los accidentes con víctimas sucedidos en horario nocturno, lo que concluye con más de 50 accidentes con víctimas cada noche del mes de agosto, acumulando un total de 1.700 accidentes con víctimas.


En total son más de 2.500 personas las fallecidas, heridos graves o leves en este horario, unos datos que para Formaster dejan una reflexión importante a tener en cuenta y es que los conductores no están concienciados del peligro de la conducción por la noche en verano ni de los riesgos que supone conducir bajo los efectos de las drogas y/o el alcohol.


El momento crítico se produce entre las 9 de la noche y las 7 de la mañana y en una vía urbana bien iluminada con un 40% de los accidentes con víctimas, seguido del accidente en vía interurbana sin ninguna iluminación, el 24%, y, en tercer lugar, el que tiene lugar durante las primeras horas de la mañana o al amanecer con el 22%.


Desde la Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial, se hace un llamamiento para que en la formación de los conductores se incluya siempre clases de conducción nocturna y en condiciones adversas. Muchos conductores noveles nunca han realizado prácticas en esos horarios. Y, además, solicita que se incluya en la formación vial en las autoescuelas elementos que ayuden a los alumnos noveles a concienciarse del peligro de ponerse al volante bajo los efectos del alcohol y las drogas. Estos elementos, como son las gafas de visión distorsionadora que simulan los efectos de las drogas y el alcohol en el conductor, y que sólo son utilizados en cursos de recuperación de puntos y que Formaster solicita que sean incluidas y de obligada enseñanza en todos los cursos para sacarse cualquier tipo de carné de conducir.