Hyundai Tucson 2005

Por sa , 07/04/2009 | Visto: 6663

Comparte:
Compartir en Delicius Compartir en Yahoo Compartir en MySpace Compartir en Meneame Compartir en Technorati Compartir en Facebook



Hyundai Tucson 2005
Más allá de su inserción entre los 4x4 urbanos, el Tucson es un vehículo estupendo para hacer viajes largos, por la comodidad de sus asientos, la facilidad de acceso, la habitabilidad interior (los pasajeros traseros disfrutan del piso plano) y la modularidad posterior, que permite dejar un amplio compartimiento de carga a espaldas de las butacas delanteras.
Una grata sorpresa. Así puede definirse con rapidez al Hyundai Tucson 2.0 CRDi, un sport utility vehicle (SUV) urbano que la marca de origen coreano ofrece en nuestro país, con muchas virtudes y cualidades, para competir en un segmento con rivales de fuste como el Honda CR-V, Toyota RAV-4, Nissan X-Trail, Land Rover Freelander, Subaru Forrester.

Lejos de intimidarse frente a tamaña competencia, el Tucson de inmediato cautiva al conductor con un confort de marcha y un comportamiento dinámico (tenida y estabilidad) superlativos, dignos del mejor automóvil, que se conjuga con un motor turbodiesel con inyección directa Common Rail de 112 CV y 25 kgm de torque, que proporciona la dosis precisa de aceleración (0-1 Km/h en 14,71 segundos), respuesta (11,72 de 80 a 120 en cuarta y 15,34 en quinta), agilidad y velocidad (168 Km/h de máxima) para que manejar este Hyundai sea un placer tanto en el ámbito urbano (al que apuntan prioritariamente los 4x4 light) como en la ruta y, también, en terrenos más ásperos, como caminos de tierra y ripio, y arena, en los que el Tucson se comporta casi como un legítimo off-road.

Cualquiera sea el tipo de suelo, dos elementos se conjugan para que el Tucson responda en alto nivel: las suspensiones (McPherson delantero y Multilink, de brazos múltiples, atrás) y el sistema de doble tracción permanente Torque on Demand con administración electrónica interactiva (sin intervención del conductor), fabricado por Borg-Warner. Además, para los terrenos difíciles (de allí su buen comportamiento en ellos) tiene bloqueo (4x4 Lock) para repartir la potencia total en un 50% para cada eje.

Para refirmar esto, el Tucson, además, derrocha tecnología electrónica de punta: control de tracción (TCS) y de estabilidad (ESP), y sistema antibloqueo ABS más EBD (distribución del poder de freno), que se combina con frenos de disco en las cuatro ruedas (de excelente respuesta). El conjunto conforma un vehículo de andar aplomado, confiable y muy seguro.

En este último sentido, el de la seguridad, el Tucson 2.0 CRDi se pone a la cabeza del segmento con un equipamiento que incluye 6 airbags, espejos eléctricos con desempañador (que otorgan una impecable visibilidad posterior), luces antiniebla (delanteras y traseras), y hasta parabrisas calefaccionado para eliminar formaciones de hielo.

Más allá de su inserción entre los 4x4 urbanos, el Tucson es un vehículo estupendo para hacer viajes largos, por la comodidad de sus asientos, la facilidad de acceso, la habitabilidad interior (los pasajeros traseros disfrutan del piso plano) y la modularidad posterior, que permite dejar un amplio compartimiento de carga a espaldas de las butacas delanteras. Súmese a esto todo el equipamiento eléctrico y de audio, más amplios portamapas, portabotellas y tomas de 12V en varios sitios del vehículo, para confirmar que el Tucson vale cada uno de los aproximados 30.0 Euros que cuesta. La garantía es por 3 años o 1.0 kms, lo que no es poco.