Conducir en puertos y montaña

Por sa , 07/04/2009
Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Últimas Noticias

Conducir en puertos y montaña
La conducción en montaña requiere de ciertas precauciones para que el viaje se efectúe sin problemas o riesgos.
La conducción en montaña requiere de ciertas precauciones para que el viaje se efectúe sin problemas o riesgos. Si bien el factor ambiente juega un rol fundamental no menos importante son las condiciones en las que debe encontrarse el vehículo que circula por tales caminos, así como también la habilidad del conductor.

Los frenos
El gran secreto para conducir en la montaña sin sufrir contratiempos es el constante control de la velocidad. El modo correcto de usar los frenos en largas cuestas es ir a baja velocidad. Se cree que soltando los frenos de vez en cuando, permite que se éstos enfríen. Las pruebas demuestran lo contrario. Los tambores de se enfrían muy lentamente, de modo que el enfriamiento entre dos aplicaciones del freno no basta para impedir el sobrecalentamiento.

La presión en los frenos, aplicada periódicamente, genera más calor que el ocasionado por una continua ligera. Por lo tanto, en estas zonas, seleccione la velocidad de transmisión correcta. Para circular por zonas montañas, pantanos, selvas o bosques es importante tomar en cuenta ciertos factores para lograr un viaje placentero y seguro. Tales son: el clima, topografía, pendientes, caminos de poca adherencia y circulación de animales.

1. El clima: Las montañas poseen microclimas, por lo que suelen producirse cambios repentinos. Hay zonas lluviosas cuyas rutas son en una parte mojada-resbaladizas y kilómetros más adelante, seca.

2. Topografía: La montaña suele presentar pendientes largas o cortas, ya sea subiendo o bajando, tramos sinuosos que bordean el faldeo de la montaña e impiden ver cómo sigue el camino, y las curvas cerradas.

3. Bajadas prolongadas: Es importante mantener el control del auto. Disminuya la velocidad a medida que se acerca al último punto de la ruta que pueda divisar, hasta enterarse por dónde continuar. En las bajadas poco prolongadas, evite apretar el acelerador durante el descenso, es lo recomendable.

4. Caminos de poca adherencia: Evite maniobrar, acelerar o salirse de la ruta para adelantar un animal u otro auto si carece de experiencia o de una visión completa del camino. La mayoría de los accidentes en estos lugares montañosos ocurre al tratar de sobrepasar vehículos más lentos.

5. Pendientes en subida: Una velocidad baja es ideal, aún en caminos asfaltados: Así llegará al final de la pendiente de manera segura.

6. El tránsito: Cada vez que la topografía permita su correcta visualización, controle el tránsito que circula por la parte contraria para poder calcular el momento en que se producirá el cruce.

7. Evite el exceso de confianza: Cuando el faldeo de la montaña no permite ver la continuación del camino no acelere aunque el pavimento se lo permita. Más allá de un suelo óptimo, puede toparse con otro vehículo que venga de frente a su auto y creyéndose tan seguro como usted.