Coche en garantía reintegrado en monedas de centavo

Por GNaya , 28/07/2014
Novedades Salón París 2018
comparte:


Servicios

Zona SAAB
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.

Últimas Noticias

Coche en garantía reintegrado en monedas de centavo
Una estudiante compró un Saab en un negocio de compra-venta de coches y, tras tener problemas recurrentes y estar dentro de garantía, lo devolvió. El reintegro se lo hicieron en monedas de centavo y algún billete de dólar.

Historias como estas, y tantas otras, son las que contribuyen a aumentar la mala fama de los negocios de compra-venta de coches usados. En esta ocasión, la afectada por la ‘mala baba’ del dueño de una empresa estadounidense fue una estudiante del International College de Jacksonville (Florida) llamada Irena Mujakovic.


Al igual que hacen muchos de los jóvenes al llegar a sus nuevos destinos universitarios, decidió comprarse un coche de segunda mano para cubrir los desplazamientos básicos por el campus. Se desplazó hasta una empresa del sector llamada Holiday Motors y terminó decantándose por un Saab al que pronto se le detectó una avería en la transmisión que fue reparada gracias a una supuesta garantía que no cubría la mano de obra.


Parece ser que, días después, la chica volvió a encontrarse con el mismo problema en la transmisión, por lo que tuvo que dejarse parte del dinero de la matrícula en su reparación de nuevo. Después de informar a la oficina del distrito de la DMV (Departamento de Vehículos Motorizados), estos resolvieron, una vez estudiado el caso, que el vendedor estaba obligado a reembolsar el importe del vehículo y aceptarlo en devolución.


No debió sentar demasiado bien al dueño del negocio, quien decidió echarle una buena dosis de ‘mala follá’ como dicen por ahí abajo y reintegrar el importe completo en monedas de centavo y algunos billetes sueltos de un dólar. Además de quedarse a cuadros, Irena declinó el método de pago argumentando no tener tiempo para contarlo y asegurarse de que la cantidad era la correcta. Hasta donde sabemos, las varias bolsas de monedas siguen allí esperando a que vayan a recogerla, mientras preguntado por un periodista, el vendedor se justificó alegando que el negocio “flojeaba” y que había tenido que recurrir a pagarle del dinero que guardaba para dar el cambio.