VOLVO S60 – Prueba coche – Seguro, y ahora, bonito

Por sa , 15/12/2010

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Volvo
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona S60
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

VOLVO S60 – Prueba coche – Seguro, y ahora, bonito
Volvo evoluciona. Con la seguridad siempre como referente, sus coches ya no son ‘cuadradotes’. Y el S60 es la última muestra del diseño de la marca nórdica. Disfruta de la prueba del Volvo S60 2.0T Summum Automático.




‘Y ahora, también, bonito’. Esta frase pretende resumir un vehículo con el que Volvo evoluciona y revoluciona el segmento de las berlinas. En un escalón muy cercano al lujo Premium, pero sin mezclarse con las grandes alemanas, el Volvo S60 lanza un guiño a todos aquellos que buscan calidad e imagen y están cansados de la eterna y encarnizada batalla entre Mercedes, BMW y Audi, con productos cuasi clónicos que apenas difieren externamente de una generación a otra. Para ello, este S60, manteniendo el altísimo, casi insuperable, estándar de seguridad del que hace gala la marca nórdica desde hace décadas, ofrece un envoltorio que dista muy mucho de ser la ‘caja de zapatos’ que la gente asociaba a sus vehículos en los años 70 y 80. El S60 tiene un diseño fresco, atrevido incluso, sin perder ni el norte ni las señas de identidad de Volvo.
 
El Volvo XC60, probado ya en Portalcoches.net (http://www.portalcoches.net/Prueba-del-VOLVO-XC60-D5-AWD-Summum-Me-siento-segurooooooo/939.html), ya avanzaba unas líneas de diseño que han desembocado, directamente, en un ejercicio estilístico de altos vuelos como el que se puede ver al primer golpe de vista en este S60. El concepto no deja de ser una berlina a la vieja usanza, donde prima el confort de marcha y el de sus ocupantes frente a detalles como la capacidad del maletero o el consumo de combustible. Puede parecer una idea algo trasnochada, pero es que el S60 está tan bien hecho que no nos duelen prendas en reconocer que nos ha gustado mucho.
 
Obligadamente, debemos empezar a hablar de este S60 por el diseño. Segunda generación de este modelo, el departamento estético de Volvo suaviza, perfila y da esplendor a un concepto que no terminó de despuntar en su primera versión. Aún es pronto para saber si esta vez será distinto, pues hace muy pocas semanas que este modelo está en el mercado, pero el mercado ha recibido con los brazos abiertos este vendaval de aire fresco. Todavía hace falta saber si la política de precios es la adecuada, pero en principio ya te digo que con los generalistas no va a competir.
 
Ya visto desde el lateral se reconoce el sello Volvo, con el tercer volumen, el trasero, bastante camuflado pese a ser una berlina con todas las de la ley. Si variamos el ángulo de visión, si podía haber alguna duda quedará completamente descartada. El frontal perfila los conceptos ya conocidos en la marca sueca, con una aerodinámica más penetrante y unos rasgos tan estilizados que parece difícil imaginar una posterior evolución de este modelo, con un morro tan redondeado para ser Volvo. La trasera sigue delatando la fineza en las ideas y en las formas. Sigue teniendo mucho poder la fina línea que sirve como luz de freno, ya perfilada en el XC60 aunque, esta vez, sea horizontal en vez de vertical. El deflector trasero sigue la línea marcada en el C30 y el conjunto de la zaga tiene su ADN marcado a fuego.
 
Foto detalle del interior del Volvo S60El interior tampoco es que sea la revolución. El S60 sigue apostando por una calidad intachable, pero un diseño demasiado rompedor para mi gusto, puesto que es clásico y moderno a la vez, y sé que no nos estamos explicando precisamente, como un libro abierto. Materiales y acabados, siendo de la máxima calidad, no terminan de entrar por los ojos, y la consola central, pese a seguir una línea innovadora, dejando un hueco en su porte posterior más baja, sigue sin convencer a casi nadie. Podemos decir sin temor a equivocarnos que el interior de este vehículo, pese a ser el acabado más alto, el Summum, y derrochar calidad por los cuatro costados, no acaba de entrar por los ojos. Y es una pena, porque la calidad y el equipo de seguridad de este vehículo le convierten, reconocido abiertamente por todo el mundo, como la referencia en materia de seguridad, compares con quien le compares. Sistema de Control y Alerta del conductor –salta una alarma acústica gracias a un sensor que vigila tus ojos y si cruzas una línea que delimita un carril sin activar previamente el intermitente-, Sistema de Información de puntos ciegos –BLIS-, control de Velocidad Constante Adaptativo –si el de delante frena, el vehículo adecúa la velocidad al mismo y vuelve a ganar velocidad cuando el de delante acelera o deja el carril libre; pudiendo regular a tu antojo la distancia con el vehículo que te precede-, airbags de todo tipo, hasta de techo, Control Dinámico de Estabilidad y Tracción DSTC, Control de Estabilidad Antivuelco, Asistencia en Frenada de Emergencia –EBA-, Sistema de Protección contra latigazos cervicales, City Safety –que a las alarmas visuales y acústicas añade el hecho de llegar a detener el coche en caso de detectar una posible colisión (¡Espectacular!)-, faros de xenón activos… el arsenal tecnológico es, absoluta e innegablemente, imbatible.
 
Después de este increíble despliegue de medios, entenderemos que el espacio no sea ni su fuerte ni su caballo de batalla. A pesar de ello, las plazas delanteras están muy bien en este apartado, amén de ser regulables en mil posiciones de manera electrónica, y las traseras son dignas, aunque para ello compromete en exceso un maletero de sólo 380 litros, muy por debajo de cualquiera de sus rivales, sean Premium o generalistas.
 
A nivel dinámico el conjunto goza de una suavidad sin tacha y está deliciosamente acabado, gracias, sobre todo, a la posibilidad de configurar los parámetros del chasis a nuestro gusto. El sistema ‘chasis activo Four-C’ tiene un sobreprecio de 1.620 euros, pero es aconsejable en cuanto tu rango de conducción sea heterogéneo, y lo mismo necesites el coche para un largo viaje que para subir habitualmente a esquiar y enlazar curvas cuesta arriba con la mayor facilidad del mundo. Con sus tres posiciones, Confort, Sport y Advanced, podrás calibrar la dureza de las suspensiones, la respuesta del acelerador y la dureza de la dirección en función de lo que te apetezca en ese momento. Este dispositivo es casi el doble de caro que en la marca Opel, por decir un ejemplo. También hemos comprobado como en el modo Sport, la suspensiones nos han parecido demasiado blanditas para el nombre que han dado al término medio.
 
La unidad de prensa que hemos probado, de las cuatro opciones que hay, dos gasolinas y dos diesel, estaba animada por el motor más pequeño de las dos posibilidades que existen en el primer apartado, siendo la configuración un dos litros turbo con 203 caballos de potencia. Asociado a él, una caja de cambios automática Powershift de 6 velocidades que cumple con dignidad, aunque sería deseable que en próximas versiones estuviera mejorada en el apartado de la inmediatez de la respuesta cuando pisas el acelerador. Lo peor de todo ha sido el consumo. En autovía se estabiliza en torno a 9 litros a los 1, pero es que en ciudad flirtea con los 12 litros. Es cierto que los más de 2 caballos ayudan a acelerar con fuerza y decisión, y que no hay altibajos en la entrega de potencia, pero en estos tiempos que corren, mirar hacia alguna de las mecánicas diesel que ofrece se antoja casi obligado.
 
Foto detalle del Volvo S60En gasolina los propulsores entregan 203 y 304 CV de potencia, mientras que los diesel son el D3, un dos litros de 163 caballos y cifras oficiales de 5,2 litros de consumo misto y el D5, un 2.4 de 205 CV. Tienes un S60 desde 32.916 euros –gasolina 203 CV-, con cambio manual, y en el acabado básico, que se llama Kinetic. Por regla general, si optamos por el acabado Momentum, el mediano, tendremos que pagar un sobreprecio de 2.285 euros y si lo queremos con casi todo de serio, optaremos por el acabado Summum, sacando del bolsillo, previamente, 4.681 euros más. Si añadimos el cambio automático, el coste del coche se encarece en 2.112 euros. Con el propulsor probado y el acabado más alto, con cambio automático, el S60 cuesta 40.341 euros. La unidad probada, con extras como el techo, cuero, pintura, llantas de 18, Pack Xenium, Pack Security y Pack Safety, entre otros detalles, sube hasta los 51.000 euros. Eso sí, el equipamiento es tan completo, que lleva desde un sistema Easy Entry en el que no hace falta sacar la llave del bolsillo para poner en marcha el coche apretando un botón, hasta un navegador de lo más completo, pasando por el techo practicable, reposacabezas traseros abatibles por botón, espejos automáticos plegables o varias ayudas al aparcamiento, como todo tipo de sensores y una cámara en la parte de atrás que, sin duda, es la de mayor calidad que he visto hasta ahora en este apartado.
 

Entre el cuadro de mandos y la consola central, con fondo en titanio, encontrarás una docena larga de botones para activar, desde el ordenador de a bordo, hasta el sistema de aireación, pasando por un equipo de música con una calidad de sonido espectacular. Lástima que la ruleta que controla el navegador, por cierto con mucho aire BMW, esté demasiado lejos. Por cierto que tampoco quiero acabar la crítica sin comentar que las formas del salpicadero huyen de lo habitual, teniendo bastantes ondulaciones, con un material rugoso, de calidad, pero algo más duro de lo deseable. En el volante, siendo redondeado, descubrirás mil formas y ondulaciones que se adaptan de maravilla a tus manos, con un tacto siempre brutal y los botones muy bien situados. En la miniguantera del reposabrazos central está, para nuestra satisfacción, la entrada auxiliar para el USB y el navegador, quizá mejorable, te informa de la velocidad máxima permitida en la vía en la que circulas. Además, cuenta con un mando a distancia por si se quiere interactuar desde los asientos traseros.

 

CON LA MANO EN EL CORAZÓN

Un vehículo con unas medidas de seguridad espectaculares. El diseño de Volvo por fin ha desembarcado en el tercer milenio y ya no será excusa para no tener en cuenta sus productos. Si buscas calidad y estás cansado de lo mismo de siempre y buscas algo nuevo y muy distinto, no mires hacia otro lado que no sea este Volvo S60. Muy recomendable, sobre todo por su seguridad.
 

UN COCHE PARA…

…los que en su lista de prioridades, arriba del todo está la seguridad. Si esto no está reñido con el gusto y el cuidado por la estética, y la necesidad de conducir una berlina de representación a la misma altura que las Premium de toda la vida... aquí está el Volvo S60.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 880 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 25%-55%-20%
 
---------------------------------------------------
 
Ficha Volvo S60 2.0 Summum Aut.
 

Cubicaje / Potencia: 1.999 cc / 203 CV 6.000 rpm

Caja de cambios: Automática 6 velocidades

Alimentación: Gasolina
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.628 / 1.865 / 1.484 mm

Distancia ejes: 2.776 mm

Maletero: 380 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos: 215/55/16; (unidad probada: 235/40/18)

Tracción: Delantera

Frenos delanteros: discos ventilados

Frenos traseros: discos
 

Aceleración 0-100 km/h: 8.2 seg.

Velocidad máxima: 230 km/h

Capacidad depósito combustible: 67.5 l

Peso en orden de marcha: 1.522 kg

Par motor: 300 Nm / 4.000 r.p.m.

Emisiones CO2: 193 g/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 6.6 l / 1 km

Urbano: 11.2 l / 1 km

Mixto: 8.3 / 1 km
 

Bien:

Equipamiento

Elementos de seguridad

Suavidad y calidad premium
 

Menos bien:

Disposición lejana del mando del navegador

Capacidad del maletero

Consumo
 
Precio: Desde 32.916 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net