TOYOTA RAV4 – Prueba Coche – Notable y equilibrado 4x4

Por sa , 07/12/2011

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Toyota
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona RAV4
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

TOYOTA RAV4 – Prueba Coche – Notable y equilibrado 4x4
Toyota es uno de los principales fabricantes de coches todoterreno y 4x4. Con el Land Cruiser como tope de gama, el Rav4 resiste con calidad la oleada de SUV llegados de todas partes. Prueba del Toyota Rav4 2.2 D4D 150 CV Cross Sport 4x4.
 



El Toyota Rav4 hace ya bastantes años que está entre nosotros, y desde la primera versión hasta nuestros días ha sufrido una transformación bastante intensa. Toyota no ha tenido más remedio que hacer una buena versión 4x2 del Rav4, pero eso no quita que la versión 4x4 siga beneficiándose de toda la sabiduría ancestral de la marca para realizar coches que puedan avanzar en cualquier terreno, por muy accidentado que esté. El Rav4 se ha ido puliendo con el tiempo, y ha mejorado mucho en estética sin perder un ápice en el ámbito de las prestaciones, incluso mejorando.
 
En pleno apogeo de los SUV y los coches con aspecto de todoterreno pero con tracción delantera y sin ningún tipo de ayuda para pisar fuera del asfalto, el Rav4 reafirma su posición de dominio en el 4x4 puro. Junto a Nissan y Mitsubishi, el trío de marcas japonesas pone realmente difícil al resto poder seguir su huella, su pista, cuando el asfalto se troca en tierra y piedras.
 
He de reconocer, y entono el mea culpa aquí, que tenía una idea preconcebida de este vehículo. Como siempre, la realidad supera cualquier ficción, y a todos los niveles mi percepción de este Toyota Rav4 ha mejorado enormemente después de estar una semana a sus mandos, cubrir casi un millar de kilómetros, y probarlo a base de bien dentro y fuera de lo negro. Si estás interesado en hacerte con un 4x4 capaz y con solvencia en todo tipo de terrenos, lo que sigue te va a interesar.
 
A nivel estético, la última actualización del Rav4 le ha sentado muy bien. No llama la atención poderosamente, pero reconozco que cada día que pasaba, encontraba un detalle que me hacía mejorar mi opinión sobre este nipón que no tiene miedo a nada. Cada vez ha afilado más su frontal, que sigue teniendo falta de personalidad, pero que aparejado a esto lleva el poder agradar a un público más amplio. Fluido en bastantes de sus líneas, el conjunto es bastante armónico para ser un todoterreno, con un morro que ha mejorado mucho con el paso del tiempo, unas ópticas muy trabajadas y una posición de sus elementos muy estudiada. De perfil su silueta sigue siendo vista con buenos ojos, y destacan aquí, poderosamente, unas preciosas llantas de 18 pulgadas. La zaga, una de las zonas de más difícil solución en un 4x4, está bien rematada, con unos pilotos elegantes y un portón que, para llevar la contraria a casi toda la competencia, se abre de manera lateral, haciendo más fácil la activación e introducción de objetos, pero perdiendo en versatilidad al necesitar más espacio con el coche que le siga en el aparcamiento para poder abrir totalmente dicho portón. El maletero cuenta con una capacidad de 410 litros y un doble suelo compartimentado muy práctico, a cambio de sacrificar la rueda de repuesto por un antipinchazos.
 
Toyota RAV4 foto interiorPor dentro, he de confesar que este Rav4 cedido para pruebas de prensa venía equipado hasta las trancas y apenas podías montar ningún extra adicional, porque todo lo trae de serie. Claro, a cambio de 38.750 euros. Si no fuera por algunos plásticos duros, te diría que la sensación no puede ser mejor. Es una pena que por culpa de cuatro plásticos se desluzca un habitáculo en el que no falta de nada, y después de pagar casi 40.0 euros, más de seis millones de las antiguas pesetas, el tacto y el aspecto de partes del salpicadero y la consola central no ayuden nada a redondear un sobresaliente que merecía si no fuera por esta circunstancia.
 
La posición de conducción, aún con el asiento en su posición más baja, nos ha parecido un poco más alta de lo deseable, pero dejando a un lado ese pero, y el hecho de que con ese precio no traiga toma de USB de serie, todo lo demás nos ha parecido muy bien, incluso más que bien, con unos asientos calefactados que vienen de maravilla. Por cierto que los asientos son de cuero y alcántara, una combinación chic y elegante. El habitáculo es amplio y espacioso, cinco adultos pueden viajar cómodamente, y digo viajar, porque a pesar de ser un 4x4, y anticipándome al análisis dinámico, este Rav4 permite hacer viajes largos con una calidad casi de berlina. Y digo cinco adultos, porque el suelo plano delante de la plaza central trasera es fundamental para que éste pueda situar los pies de manera cómoda. Está muy bien equipado y no falta casi de nada. Los asientos, regulables electrónicamente, son amplios, cómodos y recogen con solvencia. No es un monovolumen, pero su flexibilidad en la segunda fila de asientos, reclinables, plegables y deslizables con el sistema denominado Easy Flat, podría hacer las veces en determinadas ocasiones. El cuadro de mandos es más que claro y legible, y el ordenador de a bordo también nos da la información con coherencia y prontitud. Es mejorable, pero tal y como andan las cosas por otros barrios, mejor contentarse no sea que lo vayan a estropear.
 
La consola central abusa de los plásticos duros, pero el ajuste es impecable. Las superficies son muy heterogéneas y con el deseo de contentar a todos han desprestigiado un poco el resultado final. El navegador tiene disco duro interno con capacidad para 10 gigas de música y pantalla táctil y lo comparte con sus hermanos más equipados y sus primos ricos de Lexus. Sistemas de ventilación y sonido son más que correctos y hay suficientes huecos para vaciar bolsillos, incluida una doble guantera. El tacto del volante no es el mejor del mercado pero es coherente, los botones que equipa el aro multifunción son ergonómicos y lo único que me cuesta entender un poco es que un todoterreno diesel de 150 caballos con cambio automático –la transmisión Autodrive de Toyota- equipe levas en el volante para cambiar de marcha. Se me escapa. Obvio que un deportivo las pide, incluso una berlina con cierta potencia, pero un todoterreno automático… tsk, tsk. Entre los muchos botones y dispositivos con que cuenta, hay uno a la izquierda del volante que pone sport y que actúa sobre suspensiones y entrega de potencia haciendo posible una conducción algo más animada, pero sin pasarse. También goza de un botón al lado de este otro (DAC) que ayuda al descenso controlado de pendientes pronunciadas, frenando las ruedas de manera independiente sin que la velocidad de descenso pase de los 5 kilómetros hora. Por cierto que en la misma línea que las levas en el volante, hay que decir que el mismo tiene la parte inferior achatada, como si se tratase de un Audi TT o un deportivo de pura cepa. Entre las levas y esto, no es descabellado pensar que han cogido un volante sport que les sobraba y se lo han encasquetado a este Rav4 que, aunque se apellide Cross Sport, no está hecho para hacer rallies, precisamente.
 
Entrando en materia de aptitudes y capacidades, el Rav4 nos ha conquistado por su comportamiento exquisito, principalmente en campo, pero también en asfalto, teniendo en cuenta sus prestaciones en terrenos difíciles y a equipar un neumático con un perfil de 55 milímetros. Con tanta goma siempre es más fácil flanear en las curvas y cambios de apoyo en asfalto, pero este Toyota se sujeta muy bien, sin comprometer la comodidad en ningún momento. El sistema de suspensiones está muy trabajado con este fin. La suspensión delantera incorpora puntales MacPherson con muelles helicoidales, brazos inferiores y amortiguador rediseñado para una conducción precisa y suave y la suspensión trasera es de doble brazo.
 
Toyota RAV4 foto exteriorObviamente, y a pesar de contar con un cambio automático en el que también se puede elegir modo secuencial, bien a través de la propia palanca o de las levas en el volante, el Toyota Rav4 cuenta con un sistema automático que en condiciones de firme suelto o deslizante distribuye el par entre el eje delantero y el trasero para optimizar la tracción y la estabilidad. Con esta posición, el Rav4 es casi imbatible en terrenos rotos, y tanto en el vídeo como en parte de la sesión de fotos, este 4x4 dio buenas muestras de por qué en Toyota están muy orgullosos de los coches que hacen. En la casa Toyota han apodado al sistema de tracción que monta el Rav4 ‘Sistema Integrado de Conducción Activa’, que no es ni más ni menos que el control por el mismo cerebro electrónico de la tracción 4WD, el sistema EPS y el VSC. En cualquier caso y en cualquier situación, el control y la precisión están asegurados.
 
El Rav4 es una de las referencias del sector y después de buscarle las cosquillas sabemos muy bien por qué. Compacto, homogéneo, aprueba con creces en todos los apartados, no desfallece nunca y su motor de 150 caballos siempre está cuando lo necesitas. Es un poco ruidoso cuando le exiges a todo lo que da, pero no es demasiado preocupante, ya que lo compensa con un motor muy lleno de 340 Newton Metro de par. El consumo después de los 950 kilómetros de prueba con un reparto de kilómetros casi equitativo en todos los apartados ha sido de muy poquito más de nueve litros cada cien recorridos. No es el acabose, pero tampoco es una cifra descabellada. En el debe hay que decir que, aunque los motores que dispone el Rav4 están muy bien posicionados, no hay más que una opción en gasoil, la testada aquí, y en gasolina, un propulsor de 158 caballos. En ambas motorizaciones se puede elegir entre cambio manual o automático, AutoDrive S o MultiDrive S según sea diesel o gasolina. También están disponibles con ambos motores versiones con tracción delantera 4x2. No conviene acabar este análisis sin mencionar que nuestra unidad venía equipada con la tecnología D-CAT, que trata los gases de escape, reduciendo las emisiones de partículas y NOx.
 
En el haber, ya lo he dicho de pasada antes, el equipamiento de esta versión Cross Sport, el acabado más lujoso por delante de los Active, Advance y Executive, es una pasada. A las pinceladas que he ido dejando a lo largo del texto, hay que sumar el arranque por botón, el acceso al habitáculo sin necesidad de sacar la llave del bolsillo, los siete airbags incluido el de rodilla, el control de crucero, los automatismos de luces led y limpiaparabrisas, la luneta térmica desconectable, bluetooth, techo solar, climatizador bizona…
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Un todoterreno con mayúsculas, muy bien hecho, bien acabado, y con un compromiso en asfalto y tierra absolutamente envidiable. Cuesta un poco más que la competencia, pero también ofrece un poco más. Merece la pena.
 
UN COCHE PARA...
…el que quiera hacer excursiones más o menos difíciles fuera del asfalto con bastantes garantías. Sin tener poco espacio en la segunda fila de asientos y en el maletero no es un siete plazas, aunque el precio, en su versión más equipada, pueda parecerlo a veces. Una familia aventurera disfrutará su Rav4 de lo lindo.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 950 kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía-offroad) 20%-30%-30%-20%
 
 
FICHA TOYOTA RAV4 D4D Cross Sport 4x4

 
Cubicaje / Potencia: 2.231 cc / 150 CV

Caja de cambios: Automática

Alimentación: Inyección directa

 
Longitud / Anchura / Altura: 4445 / 1815 / 1685 mm

Distancia ejes: 2.560 mm

Maletero: 410 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos delanteros: 235/55/18

Tracción: 4x4

Frenos delanteros: discos ventilados

Frenos traseros: discos sólidos

 
Aceleración 0-1 km/h: 10,8 seg

Velocidad máxima: 185 km/h

Capacidad depósito combustible: 60 litros

Peso en orden de marcha: 1.610 kg

Par motor: 340 Nm a 20-28 rpm

Emisiones CO2: 189 gr/km

 
Consumos oficiales:

Extraurbano: 6,2

Urbano: 8,8

Mixto: 7,2

 
Bien:

Capacidad todoterreno

Calidad general

Equipamiento

 
Menos bien:

Precio

Algunos acabados interiores

Rumorosidad del motor

 
Precio: Desde 31.900 euros (38.750 la unidad probada)
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net