Prueba del BMW X1 2.0 sDrive – En el punto justo

Por sa , 12/04/2010

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona BMW
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona X1
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba del BMW X1 2.0 sDrive – En el punto justo
BMW cada vez hila más fino. El nuevo X1 es la muestra. Para los que el Serie 3 Touring les parece soso y limitado, y para los que el X3 les parece grande, el BMW X1 les va a gustar más que un solomillo en su punto. Porque el X1 lo tiene todo. O casi.



Más juvenil, más dinámico, no tan ‘pesadote’ como X3 ó X5, casi con el mismo maletero que el Serie 3 Touring, pero no tan largo, espacioso, con aptitudes camperas, más fresco y ágil, pero sin perder aplomo en carretera. Vamos, que para BMW este X1 ha sido un poco la meta a la que ha llegado tras buscar el santo grial. La marca alemana sabía lo que quería, y parece bastante contenta con el resultado, a tenor de los resultados en las primeras semanas de comercialización.
 
La verdad, sinceramente, como siempre, nos ha sorprendido bastante lo equilibrado del conjunto. Motor, cambio, prestaciones, consumos, espacio, comportamiento… la verdad es que, sin ser el santo grial, ya te lo digo, si que este X1 tiene argumentos para contentar a los más exigentes, que quieren un poco de todo, algo así como el Qashqai de los Premium, para que nos entendamos. Sin embargo, para los que busquen algo específico en un área, no podrán contentarse con lo que les ofrece, porque queriendo abarcar todo, siempre tiene un hermano o un primo, con más maletero, con mejor comportamiento, con mejores aptitudes en el campo o, incluso, con mejor consumo.
 
Empezando por lo primero que se ve, el plano estético, siendo claramente definido un producto ‘made in BMW’, es cierto que por sus formas y su tamaño resulta muy atractivo, especialmente para un público más juvenil de lo habitual para los bávaros. El ADN de BMW está marcado sin confusión ninguna en cada centímetro cuadrado, mires por donde mires, dentro o fuera del habitáculo. Los diseñadores han sabido dotarle de la clara y marcada personalidad deportiva, pero con más frescor y alegría de lo habitual, con lo que el producto es joven y atrevido, una nota de pimienta para una marca que se había anclado quizá un poco en el conservadurismo de sus dos riñones en el frontal de la parrilla.
 
Nuestra unidad, en un color con personalidad, acabado deportivo, llantas de 18 pulgadas, doble techo acristalado y panorámico y un perfil juvenil, da perfectamente en la diana de un posible comprador en la treintena, a caballo entre el espíritu libre y la responsabilidad ya cercana de los compromisos familiares.
 
Foto del interior del BMW X1Igual que el interior nos ha parecido proporcionado y bastante capaz para las dimensiones exteriores, por dentro seguimos comprobando que BMW va a continuar confiando en su manera de hacer las cosas, siendo bastante complicado diferenciar, si subiéramos con los ojos cerrados, este X1 con un Serie 3 de los actuales. Siendo nuestra unidad con tracción trasera y sin ninguna ayuda a la conducción off-road, bien podría haber sido este el interior que nos acompañó en nuestra prueba de larga duración, hace unos meses, por centro Europa hasta Múnich y Budapest. Pocas sorpresas, pues, en un habitáculo que sigue contando con mi ‘odiado’ portabebidas anclado a la consola central, que me viene de maravilla para colocar el móvil. Eso sí, debo reconocer que las medidas del X1 son mayores, en anchura, que las del Serie 1, y esta vez mis nudillos no se dieron con el sujetabebidas. Pero vamos, tan fácil como no montarlo, o si te viene de serie, quitarlo de manera fácil y situarlo en el hueco del reposabrazos central, donde también encaja perfectamente.
 
Los asientos me han demostrado una vez más que la perfección existe, en cuanto a sujeción, mullido y posibilidad de regulación, siendo un auténtico juego de niños encontrar la posición más adecuada dependiendo del tipo de conducción en cada momento. La posición, algo elevada con respecto a un turismo, también será bienvenida para los que les guste ir con el plus de seguridad que significa ir algo más elevado que el resto, aunque no tanto como sus hermanos X3 y X5. También debo hacer justicia al navegador ‘Profesional’ de BMW, que aún siendo un extra, se me antoja fundamental a la hora de realizar un viaje y conocer absolutamente todos los parámetros del mismo. También se paga aparte el sensor de aparcamiento, la cámara trasera de visión directa, pero es que cuando los experimentas una vez, no te imaginarás un BMW sin ellos. También nos ha gustado, sobre todo porque aumenta la amplitud del interior por su luminosidad, el techo panorámico, abrible.
 
Esto en cuanto a diseño, porque en prestaciones este 2.0 sDrive con cambio manual de seis velocidades nos ha parecido, posiblemente, el más equilibrado de la gama, principalmente por su consumo, contando siempre que son 177 caballos los que hay que dar de beber. Así, después de casi 1.5 kilómetros, este X1 apenas ha pasado de seis litros a los cien en total, quedando en torno a los 5,5 litros en desplazamientos por autovía a velocidades legales. Para un todoterreno, con altura al suelo respetable, neumáticos anchos y algo alto, pese a un coeficiente aerodinámico de sólo 0,32, sinceramente, me parece remarcable, a la par que respetable. Seguro que el sistema Start@Stop tiene mucha culpa de estas cifras tan competitivas.
 
Decía que esta combinación me parece la más acertada, pero siempre teniendo en cuenta que cualquier otra elección es lógica y loable. Por ejemplo, la otra versión con tracción trasera, es el conocido y trillado motor de 143 CV ya visto en el viaje centroeuropeo con el Serie 3. Si buscamos capacidad y prestaciones fuera del asfalto, la opción ‘X’ se lleva la palma, pese al sacrificio en consumos, aunque no penaliza tanto como puede pensarse.
 
Nuestra unidad ya decimos que no tenía ningún elemento que facilitase el paso por terrenos difíciles, pero por la altura al suelto, sus neumáticos y su potencia se puede ir por caminos y pistas de tierra sin tener que pensártelo dos veces. Obviamente, si el uso que vas a dar al X1 es más campero que asfáltico, te rogamos encarecidamente que montes la tracción total permanente, heredada de sus hermanos mayores y que no da más que alegrías a todos sus propietarios.
 
Foto detalle del BMW X1En asfalto no vamos a decir que el agrado de conducción es similar a un turismo o a una berlina, porque no lo es. La altura elevada de la caja que se mueve propicia algún balanceo, pero es que es normal, porque no nos podemos olvidar que el vehículo del que hablamos está diseñado, en buena medida, para moverse por caminos y por el campo, con un centro de gravedad elevado, y las suspensiones no pueden ser excesivamente firmes porque entonces tendrían que regalar chichoneras para paliar los botes por caminos pedregosos y con rieras. El compromiso entre una cosa y otra es muy válido, ideal diría yo, porque siempre debes ser consciente de lo que llevas entre manos.
 
El X1 sDrive está disponible desde 32.7 euros. No me parece nada descabellado para un producto Premium. Poniendo como referencia al Qashqai, la verdad es que justifica su precio con creces, además del plus de llevar el simbolito de BMW en el frontal. La versión probada se sube a casi los 46.0 euros, pero ya sabéis cómo se las gastan los alemanes con los coches de prensa, que no escatiman en nada. En cualquier caso, los precios no varían mucho con la tracción total.
 
Entrando en el plano de los detalles, de los que aún quedan por comentar, hay muchos más positivos que negativos. Me gustan los retrovisores grandes y el aspecto lujoso del interior pese a ser la gama más baja de todocaminos de BMW. También que el DTC sea desconectable, aunque el grosor del aro del volante, quizá excesivo, nos incite a la conducción deportiva sin estar extremadamente preparado para ello. Un detalle que me gana siempre en BMW es el ‘Acceso Confort’, que te permite abrir y arrancar el coche sin tener que sacar la llave del bolsillo. Todavía hoy me parece ciencia-ficción o, al menos, detalle de coche de más de 1.0 euros.
 
A nivel de espacio interior también me ha dejado muy contento. Muchos huecos para vaciar bolsillos, dentro del reposabrazos también hay bastante, lo mismo que en las puertas delanteras, aunque la guantera no es la referencia del sector, ya te lo digo. El maletero también está compartimentado, tiene tiras elásticas en el suelo para fijar objetos y ganchos muy útiles. La verdad es que la practicidad en todo el conjunto es muy alta, lógico. Las gomas elásticas en los huecos de las puertas delanteras para sujetar papeles, por ejemplo, no creo que cuesten mucho y es una solución remarcable. Como también, para los amantes de la música, lo es el poder disponer de un disco duro para llevar siempre tus canciones y tu música favorita. Aunque le falta el USB, y ya sabéis que soy fan de este dispositivo. En el debe, aunque conllevase sobreprecio, el sistema que permite ajustar y regular amortiguación y suspensiones, ideal para dotar al X1 de personalidad propia y diferenciada, para disfrutar tanto en la tierra como en el asfalto.
 

CON LA MANO EN EL CORAZÓN

Creo que BMW ha disparado con tino y acierto. Prácticamente todas las marcas ansían el coche que valga para todo y no defraude en ningún terreno y, hasta ahora, junto al Nissan Qashqai y el Peugeot 38, este BMW X1 se merece un puesto de honor. Me parece uno de los productos más interesantes de la marca por todas sus características y su posicionamiento en cuanto a precio. Si lo pruebas, te lo quedas.
 

UN COCHE PARA…

…pues prácticamente todos. El que quiera espacio de carga, tiene 420 litros a su disposición en el maletero (quizá el aspecto más justito de todos). El que quiera ir por caminos y pistas forestales irá sobrado. El que no quiera ir con la manguera de la gasolina todo el rato enganchada también ser verá recompensado. Y todo con un tacto exquisito a la hora de abordar cualquier camino, de tierra o de asfalto. Muy cuidado, no te defraudará.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 1.400 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-10%-60%
 
---------------------------------------------------
 
BMW X1 2.0 sDrive
 

Cubicaje / Potencia: 1.995 cc – 177 CV a 4.000 RPM

Caja de cambios: Manual de 6 velocidades

Alimentación: Sistema de inyección Common Rail
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.454 / 2.6 / 1.545 mm

Distancia ejes: 2.760 mm

Maletero: 420 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos: 225/50/17 (unidad probada: 225/45/18)

Tracción: Tracción trasera

Frenos: Discos autoventilados
 

Aceleración 0-1 km/h: 8,1 segundos

Velocidad máxima: 205 km/h

Capacidad depósito combustible: 61 l.

Peso en orden de marcha: 1.565 kilos

Par motor: 350 Nm / 3.0

Emisiones CO2: 139 g/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 4,7 l / 100 kms

Urbano: 6,4 l / 100 kms

Mixto: 5,3 l / 100 kms
 

Bien:

Relación calidad/precio

Consumo

Soluciones prácticas
 

Menos bien:

Sufre en curvas muy cerradas

Espacio para las piernas en las plazas traseras

Maletero algo justo
 
Precio: Desde 32.700 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net