PEUGEOT 508 – Prueba Coche – Un rival duro de roer

Por sa , 24/05/2011

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Peugeot
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.

Últimas Noticias

PEUGEOT 508 – Prueba Coche – Un rival duro de roer
La berlina de Peugeot, el 407, pedía a gritos una renovación y el nuevo 508 ha sido la contundente respuesta que, de paso, ha jubilado el 607. Imagen seria, calidad, y variedad de motores, sus armas. Prueba del Peugeot 508 GT 2.2 HDi 204 CV Aut.



 
Quizá me ha parecido tan bien hecho este Peugeot 508 porque los chicos de la marca del león se han tomado su tiempo en darle un aire nuevo al segmento, pero lo que no se puede negar es que Peugeot ha acertado de pleno a la hora de renovar su ya caduco 407, que aguantaba en el mercado a duras penas. Este 508 apunta alto gracias a manejar los parámetros que hacen grandes a las berlinas modernas, como son, habitabilidad, espacio, confort, consumos moderados y una calidad en los materiales elevada. Además de todo esto, la estética es más que acertada, logrando dotar de una personalidad inconfundible a un coche que dará, seguro, muchas alegrías a la casa francesa.
 
El diseño está a gran nivel. Quizá sea fruto de este largo y lento proceso de creación. Mires por donde lo mires, compruebas que este coche va a permanecer actual durante muchos años, gracias a su conjunto de formas que perfilan una silueta casi de escualo. En el frontal, los faros alargados y puntiagudos tienen mucha personalidad, más si cabe con la mezcla de luces direccionales de xenón y led?s. La amplia parrilla asemeja vagamente la de un tiburón ballena, ancha, una abertura de lado a lado con la matrícula en medio. Los antiniebla y los intermitentes están encastrados en el faldón inferior y configuran un todo que llega a tener un coeficiente aerodinámico de menos de 0,26, gracias a un inicio de capó muy tendido y afilado. Un gran ejercicio de estilo sin duda.
 
Desde el lateral su línea no se parece a nada de lo que hay ahora mismo en el mercado, logrando una personalidad propia, aparentemente, con el mínimo esfuerzo; pero sólo aparentemente. El coche tiene una línea plana, muy baja, casi tiene pinta de coupé. La unión del tercer cuerpo, el del maletero, es natural, y alarga el techo todo lo que puede hacia atrás para regocijo de los asiduos habitantes de las plazas traseras, que no tendrán problema de ningún tipo, pero menos aún de espacio. La zaga también tiene su propio estilo, también se puede asemejar a las branquias de un escualo los ?arañazos? verticales de sus grupos ópticos traseros, que siguen marcado personalidad con el máximo acierto para alojar luces de marcha atrás e intermitentes. El rojo intenso del fondo de los pilotos hace un bonito contraste con estos elementos. La doble salida de escape y le maletero respingón en su parte final, remarcado por una barra horizontal cromada un poco más abajo, completa un conjunto que también transmite fluidez de líneas gracias a la horizontalidad de su luneta trasera. Debajo, 545 litros -48 menos si eliges llevar una rueda de repuesto- que dan para mucho, con formas muy aprovechables.
 
Foto detalle del interior del Peugeot 508Por dentro la sensación de bienestar lo invade todo, con una calidad visual de matrícula de honor, acentuada también, por supuesto, por tratarse del tope de gama, con unos acabados exquisitos. Al igual que los Premium, la versión GT lleva de serie ?también el acabado inmediatamente inferior, el Allure- la apertura y arranque sin llave, mediante un botón situado al lado contrario de lo habitual, en el izquierdo. Espacio, materiales de calidad y un tacto de berlina de lujo cuadran un círculo que a Peugeot le ha salido perfecto. En el conjunto solamente puntúa a la baja la gran cantidad de botoncitos que hay y lo diseminados que están por el volante, la parte alta de la consola central y delante de la palanca de cambios, para manejar el sistema de navegación, principalmente. Salvo este pero, poco se puede decir malo de unos brillantes acabados y unos materiales de calidad, tanto al tacto como a la vista. El volante multifunción tiene un diseño moderno y el tacto del cuero es de marca Premium. En este acabado GT contamos con un práctico Head Up Display a todo color y unos asientos eléctricos y calefactables que recogen de maravilla, además de contar con el pack cuero Nappa marrón Cohíba que sale por 1.5 del ala. Cuenta con función masaje lumbar, aunque estos sistemas siguen sin ser la panacea en ninguna marca. Seguro que en el futuro mejoran. Un último apunte sobre los botones dispersos: no sé a qué obedece, pero parece como si se hubieran olvidado de colocar algunos, y os aseguro que los botones que regulan la luminosidad y la altura del HUD, el que desconecta el ESP y el que conecta o desconecta el avisador del parking? ¡están situados dentro de una especie de guantera, abajo, a la izquierda del volante! Ver para creer.
 
Lo que ves, una vez las manos en el volante, es orden, seriedad, disciplina, diligencia. Dos esferas grandes, las habituales, y una pantalla grande entre las mismas, en la parte inferior, con los datos del ordenador de a bordo. Impecable. Las levas en el volante son una pista del cambio automático que nos espera. Son muy similares, por no decir calcadas, obviamente, a las de Citroen, igual que algún mando que hemos visto ya en modelos inferiores de ambas marcas, como el que regula las ventanillas y los retrovisores. Me ha llamado la atención positivamente una ruletita en el volante, en el lado izquierdo, que permite pasar las pantallas del ordenador de a bordo con una facilidad y naturalidad remarcable. Deberían tomar nota en la competencia. Por cierto, tampoco podía faltar el USB.
 
Me gusta mucho las soluciones que han encontrado en la consola central, aunque se hayan dejado muchos botones para el pasillo entre asientos, delante de la palanca de cambios. El navegador, con una pantalla generosa, está bien integrado, y es de los que marca la velocidad máxima de la vía. También el sistema de sonido, fantástico, está bien diseñado, aunque con tanto botón no es tan práctico como parece. El sistema de ventilación es más intuitivo y práctico, fácil de usar y, sobre todo, funciona a la perfección. Por cierto que nuestra unidad venía equipada con un climatizador cuadrizona (no trizona como se dice en el vídeo) -450 euros mediante-, pensada sobre todo para cuando el coche sea utilizado como vehículo de representación ?imagen no le falta-. Por este precio también incluye las cortinillas de las plazas traseras y la de la luna trasera. Estas plazas traseras son inmensas, y la quinta, la central, por fin es habitable decentemente en una berlina. Bravo. Al confort de esta segunda fila de asientos se suma la calidad de rodadura, con un conjunto bien insonorizado que apenas deja pasar el ruido del exterior, y unos asientos delanteros con reposacabezas a imagen y semejanza de los de Renault, con la parte de la nuca reclinable, que me encantan por su comodidad y practicidad.
 
Acabando con el interior, la palanca en esta opción de cambio automático tiene un recorrido dentado, no lineal, y cuesta hacerse a ella, atascándose al principio más de lo deseable. Cuenta con un modo Sport y otro para hielo/nieve y terrenos con poca adherencia, este último, que no hemos podido probar. En cualquier caso, el modo Sport se nota apenas mínimamente, ganando algo de empuje, firmeza y aceleración. Un poco más atrás, casi llegando a la posición natural del antebrazo, están los mandos que controlan el navegador, con una ruleta central imitando sin reconocerlo a BMW, y con más teclas alrededor. También están aquí los mandos de los asientos calefactables y las teclas de las luces largas automáticas y las del autoparking, que necesita ir a menos de 20 km/hora y dar el intermitente del lado en el que buscas plaza para que te dé el OK al aparcamiento. Para rematar el interior, menos mal que el hueco en las bandejas de las puertas es generoso, porque en el reposabrazos apenas cabe nada, y carece de más huecos.
 
Foto detalle del Peugeot 508A nivel dinámico este Peugeot 508 GT 2.2 HDI de 204 CV y Caja de Cambios Automática de 6 velocidades nos ha dejado satisfechos. Seguimos sin encontrar el mejor cambio automático del mundo, pero las reacciones no son tan lentas como en la mayoría cuando hundes el pie derecho en el pedal del acelerador. (A medida que pasaban los kilómetros el cambio me gustaba cada vez más, descubriendo unas transiciones entre marcha y marcha cada vez más rápidas). Es posible que pienses que el conjunto tiene unos kilitos de más y que con más de 2 caballos tengas la apreciación de que es más perezoso de lo que debiera, pero en contrapartida su pisada es firme, su aplomo impecable y sólo puede pecar mínimamente de subviraje, costando un poquitito más de lo habitual hacerle entrar en la curva, pero nada preocupante, más que nada ?quisquilleces? de uno, que es un poco tiquismiquis. En cualquier caso, el tarado de las suspensiones tiende a ser más deportivo que confortable, ?bastante? deportivo, con lo que estarás encantado si eres de los que, en ocasiones, te gusta ponerle un poquito de pimienta a la conducción. Esto también redunda en una estabilidad a prueba de bombas, en consonancia con una dirección quizá algo más dura de lo deseable, aunque te informa de absolutamente todo lo que pasa en el asfalto.
 
En el apartado del consumo también ha sacado un sobresaliente. No es fácil llevar 204 caballos bajo el capó y que sólo ?beban? 6,8 litros a los cien, después de una prueba en la que es cierto que ha primado la autovía, pero que también ha tenido como escenario la ciudad con un buen kilometraje en ella. Para mí, destaca el hecho de que es de los que menos se ha desviado de las cifras oficiales, estabilizándose en un litro más de lo que marca oficialmente. En ciudad hemos estado en torno a los 9-9,5 litros cada cien kilómetros. Su gran depósito hace pensar que, fácilmente, se puede pasar de los 1.2 kilómetros de autonomía si circulas a menudo por autovía y autopista. En cualquier caso, creo que este coche pide a gritos un sistema start-stop para completar el gran escaparate que muestra al usuario. Sistemas como un dispositivo de alerta de cambio de carril o una velocidad de crucero adaptativa seguramente vengan en próximas actualizaciones.
 
Finalmente, el Peugeot 508 llega al mercado con dos motores de gasolina, cuatro de gasoil y cuatro acabados. En gasolina encontramos propulsores de 120 y 156 caballos, mientras que en diesel las potencias son 112, 140, 163 y el testado, de 204. El acabado más básico, el Access, sólo está disponible con los motores menos poderosos en cada apartado, para pasar luego al Active, Allure y finalmente el GT, sólo disponible con el motor 2.2 HDI de 204 caballos. La unidad más económica sale por 22.6 euros y es el 1.6 VTi Acces CMP con el motor de 120 CV gasolina. El GT cuesta 36.3 y nuestra unidad subía 3.280 euros por ?culpa? del negro metalizado (480 euros), el pack cuero (1.5), el navegador con HUD (5), el Pack Urbano 2 (con detector de obstáculos trasero y delantero más el sistema de medición de espacio disponible para aparcar (350) y el climatizador cuadrizona con cortinillas (450).
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Esta versión no es la que más se va a vender a buen seguro, pero nos da una idea de hasta dónde puede llegar Peugeot en su intento por convencer a los usuarios de Passat, Insignia y C5, entre otros, e incluso los Premium, de que sus argumentos son tan válidos o más, que los de la competencia. Es un buen coche, sin puntos débiles, serio y práctico. Si te gusta, adelante, no te arrepentirás.

UN COCHE PARA...
? cualquiera que busque una berlina que no se suba mucho de precio con una buena habitabilidad, consumos honestos y una calidad en los acabados de nivel elevado. Es cómodo, confortable y gran rutero, además de ofrecer mucho espacio si es menester. También indicado para los que les gusten los Premium y su economía no se lo permita.

KILÓMETROS PRUEBA ? 1.420 km.

PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 20%-15%-65%


FICHA PEUGEOT 508 GT 2.2 HDi 204 CV

 
Cubicaje / Potencia: 2.179 cc / 204 CV 3500 rpm

Caja de cambios: Automática 6 velocidades

Alimentación: Diésel

 
Longitud / Anchura / Altura: 4.792 / 2.068 / 1.456 mm

Distancia ejes: 2.817 mm

Maletero: 545 litros (-48 con rueda de repuesto)

Nº plazas: 5

Neumáticos: 235/45R18

Tracción: Delantera

Frenos delanteros: De tipo X con discos ventilados

Frenos traseros: Discos macizos

 
Aceleración 0-1 km/h: 8.2 seg.

Velocidad máxima: 234 km/h

Capacidad depósito combustible: 72 l

Peso en orden de marcha: 1.615 kg

Par motor: 450 Nm / 2.000 - 2750 r.p.m.

Emisiones CO2: 150 g/km

 
Consumos oficiales:
 
Extraurbano: 4.4 l / 1 km

Urbano: 8 l / 1 km

Mixto: 5.7 / 1 km

 
Bien:

Calidad

Imagen y diseño

Consumo

 
Menos bien:

Pocos huecos

Situación de botones y duplicidad

Recorrido del cambio

 
Precio: Desde 36.300 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net