MINI COUNTRYMAN – Prueba Coche - La prueba del cuatro

Por sa , 18/01/2012 | Visto: 18793

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Comparte:
Compartir en Delicius Compartir en Yahoo Compartir en MySpace Compartir en Meneame Compartir en Technorati Compartir en Facebook




Servicios

Zona MINI
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona COUNTRYMAN
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.
MINI COUNTRYMAN – Prueba Coche - La prueba del cuatro
MINI se expande. A lo alto, a lo ancho, a lo grande. El MINI Countryman es un sueño, un todoterreno, un 4x4, sin perder la esencia MINI. Cuatro puertas y tracción a las cuatro ruedas. Para saber más: prueba del MINI Countryman Cooper D All4.
 



El MINI Countryman ya no es tan MINI. Lo comprobamos hace un año, cuando asistimos a la presentación en España de este nuevo miembro de la familia MINI tanto por asfalto como por tierra. Ya entonces las primeras impresiones eran inequívocas, ya que por primera vez un MINI medía más de cuatro metros, tenía cuatro puertas y tracción a las cuatro ruedas. También quedó claro que parecía que habían cogido un MINI hatchback de los de toda la vida y le habían metido anabolizantes y creatina hasta hacerle un ‘SuperMINI’. Después de mil y pico kilómetros las primeras impresiones se han confirmado, incluso mejorado, aunque también ha habido tiempo para analizar más cosas que pasan desapercibidas en una primera toma de contacto de poco más de un día. Vamos a ello.
 
MINI Countryman foto exterior La impresión visual sigue siendo muy parecida a la inicial, ya que uno no termina de sorprenderse de ver un MINI sobredimensionado. Sin embargo las proporciones son fantásticas, no deja de ser un MINI y ahora hay más espacio para todo y para todos. El diseño exterior y su estilo son poderosos, dignos de un coche seguro de sí mismo, con cierto narcisismo. Se puede decir que el Countryman sabe que le van a mirar, sabe que le miran, y sonríe para sus adentros con un toque de altivez tan irresistible como un punto prepotente.
 
El Countryman es 40 centímetros más largo que el MINI ‘normal’, 13 centímetros más alto, tiene 450 litros de maletero y 20 centímetros de altura libre al suelo, con lo que la conducción fuera del asfalto no representa ningún problema para este jovenzuelo acostumbrado a mirar a los ojos, desafiante. Quizá a alguno le parezca un MINI algo exagerado en el fondo y en la forma, pues parece que los rasgos suaves del MINI original han sufrido muchos retoques en un día en el que el diseñador jefe andaba algo cabreado. Sin embargo, ese toque agresivo despertará miradas de deseo en una gran parte del público joven y masculino, aquel al que el MINI tradicional se le quedaba, quizá, algo pequeño.
 
Es obvio que sigue siendo un MINI, el diseño no genera ninguna duda, y aunque inflemos los pasos de rueda y pongamos ruedas más grandes y alguna defensa tanto delante como en la parte inferior trasera, hay cosas que nunca cambian. Y si no lo crees, echa un ojo al interior, donde no podrás diferenciarlo prácticamente de cualquiera de las otras carrocerías del MINI que hay ahora mismo en el mercado. Disposición, materiales, diseño… todo es casi calcado, casi idéntico, lo cual no es malo, ya que el aire retro-moderno le queda de maravilla también a este Countryman. Y digo casi porque hemos apreciado pequeños detalles que nos han gustado y que evolucionan lo visto, como un freno de mano parecido a los Joysticks de los aviones. Sin embargo, no busques palanquitas o ruletas para activar el sistema 4x4 porque no las vas a ver, ya que el dispositivo entra en funcionamiento de manera automática en cuanto detecta que el terreno y la velocidad así lo aconsejan. La centralita EMCD pasa hasta el 50 por ciento del par a las ruedas traseras según la necesidad del momento e incluso lo hemos comprobado con arena poco compacta, bastante suelta, y a pesar de que sólo 112 caballos mueven nuestra unidad de pruebas, ha podido avanzar sin quedarse atascado e incluso salir de parado. Sorprendente, la verdad.
 
Completando el tema estético, destaca la cantidad de modos de personalización que tiene este Countryman, sobre todo a nivel de pegatinas con diferentes motivos a lo alto y ancho de la carrocería. Las bandas negras y las pequeñas banderas británicas en blanco y negro de nuestra unidad le daban un toque muy personal a la unidad testada. Tampoco pasa desapercibida la original manera de abrir el maletero, usada ya en SEAT y Volkswagen, por poner un ejemplo. Ahora, lo que vemos, ya es un maletero más que decente, con doble plano, no anecdótico, como hasta ahora en toda la gama MINI, y eso se agradece, sobre todo en un coche orientado a la aventura y, con ella, el transporte de material necesario para la misma, sea del tipo que sea. Del mismo modo, ahora nuestros amigos irán más contentos con nosotros a compartir esas aventuras, ya que las estrecheces de las plazas traseras habituales en la familia han dado lugar hasta tres asientos muy utilizables, con restricciones y ciertas incomodidades el central, pero con mucho espacio en altura y para las piernas. Como cuenta con puertas laterales, nuestros padres o personas mayores en general no tendrán ninguna excusa para compartir viajes y desplazamientos con nosotros. Por cierto que estos asientos son más firmes y sujetan mucho mejor que los vistos en nuestra primera toma de contacta. Quizá son incluso un poco más duros de lo deseable.
 
MINI countryman foto interiorEn cuanto a equipamiento, MINI no es de los que entrega el modelo básico pelado de elementos, pero si hay que aclarar que nuestro Countryman de prensa contaba con varios miles de euros en extras, desde el techo doble panorámico al navegador y el sistema MINI Connected, lo que hace mucho más atractivo el vehículo. Los distintos automatismos, la luz ambiental, una redecilla lateral, el raíl central con portagafas, o el detalle de diseño de los elevalunas traseros son detalles que terminan de convencer a cualquiera. Y esto por no hablar de las fantásticas llantas de 18 pulgadas que otorgaban una pisada mucho más firme y segura que las de 16 que vienen de serie. Un detalle más, esta vez en su contra, en esta unidad, es que la pequeña palanquita que dominaba el sistema de navegación iba mucho más dura de lo deseable. Pero esto se olvida de inmediato, al menos en mi caso, cuando veo, pijotero de mí, doble entrada de USB, una junto al freno de mano, de acceso complicado, y otra en la guantera.
 
Ha habido detalles que no han gustado, como la situación del retrovisor derecho, muy abajo, donde no se ve al cien por cien por muy alto que te pongas al volante. A mejorar, lo mismo que la situación de los elevalunas eléctricos, muy abajo en la consola central. En nuestra unidad, además, cuando activabas el líquido del parabrisas delantero, el trasero goteaba.
 
A nivel dinámico en esta prueba me ha parecido más equilibrado que en la presentación de Marbella hace casi año y medio. En asfalto en aquella ocasión me generó alguna duda, pero ahora no he encontrado demasiadas pegas. No tiene el rodar de una berlina por muchos motivos, tamaño, altura al suelo y suspensiones entre otras cosas, pero el equilibrio reina en su pisada y en su caminar por carreteras bien asfaltadas. El Countryman ofrece también un sistema Start&Stop de funcionamiento impecable que ayuda a reducir consumo y emisiones innecesarios, junto al indicador de cambio de marcha. Después de un uso variado, los 6,8 litros a los cien son una cifra a tener en cuenta. Bien es cierto que el propulsor diesel de 112 caballos tiene un consumo muy ajustado, pero la verdad es que son más que suficientes para afrontar empresas kilométricas sin tener que pararte a pensar nada. Lástima que el depósito no sea muy capaz, pues aumentaría la autonomía un poco para que no se quedase algo justa. El cambio manual de seis velocidades cumple y no desentona, aunque la situación de la marcha atrás, en el mismo sitio casi que la primera, puede confundirte en más de una ocasión.
 
Cuenta con un modo Sport que endurece la dirección y la suspensión también se nota algo más firme. Casi te diría que es ideal para llevarla conectada casi en todo momento, salvo cuando hagas incursiones fuera del asfalto, pues dependiendo de la curva el balanceo será algo acusado. Ahí también hemos metido este Countryman, y nos hemos divertido de lo lindo, imitando de aquella manera a Dani Sordo con su MINI Countryman WRC. Obvio que sólo se parece, y de lejos, en la estética, pero el modelo con el que compite el cántabro se deriva del probado aquí. A pesar del escaso caballaje del propulsor diesel más austero de la gama, se comporta de manera espectacular por pistas de tierra y piedras. Hasta el punto que pudimos comprobar, tras un pinchazo de la rueda delantera izquierda por culpa de una piedra demasiado afilada, que los run flat que monta de serie son una auténtica garantía para llegar a casa en cualquier condición.
 
MINI Countryman foto detalle exteriorLa diversión habría sido mayor si el motor fuera cualquiera de los otros que monta, tanto el diesel de 143 CV como los gasolina de 122 o 184. Orientado a contener los consumos, las aceleraciones son algo perezosas, aunque eso lo tienen claro todos los que apuestan por esta mecánica.
 
Por 27.050 euros es una buena opción, pues combina la tracción total con un consumo moderado. En cualquier caso, tienes un Countryman por 20.8 euros con 98 caballos gasolina y tracción delantera. También tienes el Cooper S con 184 ‘jamelgos’, donde si apreciarás de verdad la potencia y la conducción deportiva, en asfalto o campera. Con tracción 4x4 y cambio automático se sube casi a los 34.0 euros.
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Es un juguete grande. Me ha gustado porque asegura diversión y emoción sea cual sea su configuración. Se podría pulir un poco de aquí y un poco de allá, pero en ningún caso pensarás que te has equivocado en la compra. Y ponte guap@, porque siempre habrá alguien que te está mirando.

UN COCHE PARA...
…los que se les ha quedado pequeño el MINI tradicional. O los que quieren algo más de espacio por si acaso. O una expedición mensual al campo sin tener que renunciar a su estilo MINI. En cualquier caso, los jóvenes, casados o no, con pareja o no, y no más de un hijo, podrán disfrutar de este Countryman por tierra y por asfalto.

KILÓMETROS PRUEBA – 1.250 kms
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 25%-25%-50%


FICHA MINI COUNTRYMAN Cooper D All4

Cubicaje / Potencia: 1.598cc / 112 CV a 4.000 rpm
Caja de cambios:
Manual 6 velocidades
Alimentación:
Diésel ‘Common Rail’
Longitud / Anchura / Altura:
4.097 x 1.789 x 1.560 mm
Distancia ejes:
2.595 mm
Maletero:
450 litros
Nº plazas:
5 plazas
Neumáticos:
205/60/16; Unidad probada: 225/45/18
Tracción:
Total All4
Frenos delanteros:
Discos ventilados de 294 mm
Frenos traseros:
Discos de 280 mm

Aceleración 0-1 km/h: 10,9 seg
Velocidad máxima:
185 km/h
Capacidad depósito combustible
: 47 litros
Peso en orden de marcha
: 1.455 kg
Par motor:
270 Nm a 1.750 r.p.m.
Emisiones CO2:
115 g/km
 
Consumos oficiales:
 
Extraurbano: 3,8 l/1km
Urbano:
4,7 l/1 km
Mixto:
4,9 l/1 km
 
Bien:
 
Estética
Consumo
Uso fuera del asfalto
 
Menos bien:
 
Colocación retrovisor derecho
Autonomía
Zona del freno de mano poblada de muchos elementos
 
Precio: 27.050 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net