MERCEDES CLASE E CABRIO – Prueba Coche – Mejor en las rebajas

Por sa , 28/06/2011

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Mercedes-Benz
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona CLASE E COUPE CABRIO
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

MERCEDES CLASE E CABRIO – Prueba Coche – Mejor en las rebajas
La prueba de este Mercedes Clase E Cabrio 350 CDI BlueEfficiency nos ha generado dudas. Mercedes ya tiene dos biplazas descapotables, el SLK y el SL, por lo que el confort de las dos plazas traseras en el E Cabrio debería ser fundamental...

 



Con esta premisa básica nos hemos acercado a este Mercedes Clase E Cabrio 350 CDI BlueEfficiency con cambio automático 7G-Tronic Plus y, la verdad que nos ha convencido a medias solamente, máxime si metemos en la ecuación al evaluar este descapotable de lujo que, la factura final no es, precisamente, apta para todos los públicos. Y no es que Mercedes no se haya esforzado por cuidar a los afortunados que puedan disfrutar de este cabrio aún desde los asientos de atrás, pero no es menos cierto que entendemos que el confort se puede mejorar un poco más para conseguir que un desplazamiento o un viaje más o menos largo puede afrontarse a capota abierta y con todas las garantías y comodidades posibles.
 
Foto detalle de la capota del Mercedes E Cabrio descapotableMercedes ha puesto todas sus neuronas a funcionar para lograr un habitáculo apto para cuatro personas, y no ha escatimado ni medios ni elementos aerodinámicos para ello. Sin embargo, con todos ellos activados, no tenemos más remedio que apuntar que este apartado es mejorable pese a los esfuerzos realizados por parte de la marca alemana. Un deflector en la parte superior del parabrisas y un paravientos que sube electrónicamente entre los reposacabezas de las plazas traseras forman el sistema Air Cap –no viene de serie, es una opción- que aún con los cuatro cristales subidos, no protege lo suficiente las cabezas de los pasajeros de la parte de atrás. A más de 90 kilómetros por hora el viento es algo molesto. Hemos hecho la prueba a límites legales, 110 kilómetros por hora, durante un desplazamiento de una hora, y la persona que amablemente accedió a protagonizar el experimento nos dejó bastante claro que a la vuelta volvía en las plazas delanteras. Poder, se puede ir, pero el confort no es digno de Mercedes. Al menos, el acceso a las plazas traseras está bastante optimizado, pues las butacas delanteras se deslizan cómodamente hacia adelante para facilitar el paso.
 
Dicho lo cual, así de sopetón, no es óbice para que podamos apreciar las muchas otras cualidades que posee este Mercedes Clase E Cabrio 350 CDI BlueEfficiency. El sello de Mercedes está impreso a sangre y fuego en cada pieza y en cada rincón de este fabuloso descapotable. No le vamos a regatear nada ni en calidad ni en confort, al menos en las plazas delanteras. Pero no es menos cierto que esta vez, nuestra libreta de apuntes, en el apartado de ‘cosas mejorables’, tiene alguna nota más de las habituales en un producto Premium.
 
Estéticamente el coche está derivado del Clase E. Respeta los rasgos básicos para diferenciarse de los SL e intenta por todos los medios, sin resultados espectaculares, mantener la habitabilidad y confort de todos los pasajeros que tiene la berlina de la que parte este descapotable. El morro sigue siendo rotundo y potente, afilado, con los dobles faros picudos y su frontal en forma de flecha. La parte trasera refleja fielmente el modelo del hermano mayor, integrando una doble salida de escape trapezoidal en cada extremo, mientras que las líneas del lateral parecen alargarse hasta el infinito, dejando ver mucha chapa maciza sin nada que interrumpa su discurso, desde la punta hasta la zaga. Es por ello que desde el exterior deja adivinar un habitáculo amplio, pero que a la hora de la verdad, pese a ir cómodos en cuanto a espacio, y posicionados lo suficientemente bajos sobre el papel, el confort final de estas dos plazas traseras no es el esperado. La personalidad del coche, estéticamente hablando, cambia bastante si lo juzgamos con capota o sin ella. Las formas limpias y fluidas sin capota se tornan más vulgares, demasiado clásicas, con el techo de lona –disponible en tres colores- puesto. Soy más de techo duro, pero aprecio un buen techo de tela si cumple su cometido, como en el Audi A3, por ejemplo. Sin embargo, al rodar con la capota puesta, nos hemos encontrado con problemas acústicos, ya que Mercedes, desde mi punto de vista, no ha sabido aislar convenientemente a los pasajeros de los ruidos producidos ni por el viento ni por el hecho de rodar sobre el asfalto. En conducción en ciudad no hay ningún problema, pero a la que sales a vías rápidas, el confort se reduce. Sin embargo, este sistema de capotado, mediante una palanca protegida en el centro de los asientos delanteros, tiene una ventaja fundamental que le hace ganar muchos puntos y es que puedes ir hasta a 40 kilómetros por hora y podrás accionar el techo, tanto para quitarlo como para ponerlo. No es necesario estar parado y en poco más de 20 segundos tendrás el coche a tu gusto.
 
Foto detalle del interior del Mercedes Clase E Cabrio E350CDIY es una pena, porque cuando te pones al volante de este Mercedes Clase E Cabrio lo que ves te gusta, y mucho. A la hora de construir un habitáculo lujoso muy pocos pueden dar lecciones a Mercedes-Benz de cómo hacerlo. En nuestra unidad de pruebas se han añadido más de 20.0 euros para configurar un habitáculo de ensueño con muchos más aciertos que disonancias. La consola central está más ordenada y los mandos tienen aún más sensación de calidad si cabe. Los ajustes son precisos y los materiales de la máxima calidad, aunque he de decir que la madera del volante, como siempre algo más grande de lo deseable, está tan pulida que a veces se escapa con el calor y el sudor de las manos. Además, en pleno verano, os aseguro que echas de menos el aro recubierto de cuero para evitarte el contacto con la madera pulida ardiendo. Por lo demás, todo está en su sitio, todo funciona bien… aunque sigamos viendo el freno de estacionamiento por pedal, ya habitual y casi atávico en Mercedes. Tampoco nos ha parecido lógico poner en el cuadro de mandos, al lado de la esfera principal, con la velocidad y el ordenador de a bordo, una esfera de generoso tamaño con un reloj analógico.
 
Afortunadamente, los chicos de diseño se han preocupado por optimizar todo lo posible en un descapotable los huecos para vaciar bolsillos, y el reposabrazos central tiene un hueco aceptable, aunque el sistema de apertura, en un lateral, y de doble trampilla, no nos ha parecido el más apropiado. Como tampoco la ausencia de una entrada para el USB, sobre todo teniendo en cuenta que nuestra unidad de pruebas tenía un precio PVP de 80.0 euros. En cambio, los asientos con memoria, regulables electrónicamente, con calefacción y ventilación con tres intensidades diferentes, nos han enamorado. Sin paliativos.
 
A nivel dinámico, cosas fantásticas y cosas mejorables. Quizá lo mejor de este coche es que después de 1.2 kilómetros, muchos de ellos por autovía, la cifra de consumo por cada cien kilómetros apenas ha pasado de 7 litros a ritmos casi legales. Francamente, estamos hablando de un coche con más de 2 caballos de potencia, una aceleración de 0 a 1 km/h de poco más de seis segundos y casi dos toneladas de peso. Y estas cifras se consiguen a pesar de un cambio 7G-Tronic Plus, que pese a ser un prodigio de suavidad y funcionamiento sin vibraciones ni saltos bruscos, de parado no es el más rápido del mundo a la hora de poner en movimiento este cabrio de la marca de Stuttgart. Nuestra unidad disponía de levas en el volante, pero en ningún caso el coche invitaba a utilizarlas, pues la deportividad no es su razón de ser, para ello están el SL y el SLK, que acaba de sufrir un lavado de cara hace escasas fechas. Sin embargo el sistema de levas tiene una ventaja y es que si dejas apretada una leva durante algo más de un segundo la centralita elige la marcha más adecuada al momento. Un acierto. También montaba el tren de rodaje deportivo y la posibilidad de elegir el modo del cambio con una opción deportiva que optimizaba los cambios, alargaba las marchas y endurecía levemente la dirección, así como las suspensiones. En este orden de cosas no podemos más que ensalzar el discreto consumo de este propulsor que cuenta, además, con 540 Nm de par.
 
Junto al consumo, otra cosa que me ha alucinado es ver en el catálogo de Mercedes que este Clase E Cabrio puede montar hasta ocho motores distintos, tres de gasoil y cinco de gasolina. Las potencias de los diesel son 170, 204 y el probado de 231 CV, mientras que los gasolina disponen de propulsores de 184, 204, 252, 306 y 388 caballos. El E Cabrio más económico es el E2BE, con 184 CV, que parte de los 47.6 euros. En diesel el E220CDI BE de 170 sale por 49.5. El protagonista de nuestro test, el E350 CDI BE, sin extras, sale por 59.750 euros. De los ocho propulsores, siete, todos menos el E5 de 388 CV, lucen la etiqueta BE, BlueEfficiency, lo que significa que están optimizados a nivel de aerodinámica, bajos carenados, posibilidad de sistema Start@Stop y neumáticos de bajo consumo para lograr cifras de emisiones y consumo de combustible lo más ajustadas posible.
 
Foto detalle del Mercedes Clase E Cabrio 350CDiEntre los muchos extras de esta unidad no podía faltar uno de los estandartes de Mercedes, el Airscarf, que ayuda y mucho a ir descapotado en pleno invierno cuando las temperaturas no invitan precisamente a ello con un ingenioso sistema de aire caliente que sale del asiento a la altura del cuello. Merece y mucho la pena. Lo mismo que detalles como el dispositivo que te acerca el cinturón nada más sentarte en el asiento. Por razones obvias el anclaje de los cinturones de seguridad de las plazas delanteras está muy atrás y en numerosas ocasiones nos hemos quejado en otros modelos de tener que retorcerte y pinzarte algún nervio buscando a veces sin éxito la hebilla para ponerte el cinturón. Con este dispositivo, que puedes forzar con un botón en el salpicadero, todo será más fácil. También es reseñable el sistema Attention Assist que viene de serie. Se trata de un sensor ya visto en algún otro modelo que establece parámetros de conducción en base al ángulo de giro del volante en la columna de dirección y si ve que la rutina que se sigue dista mucho de la normal, te envía un mensaje para que pares a tomarte un café, velando siempre por tu atención y seguridad. También nuestra unidad contaba, previo pago, del sistema Parktronic, que te mide los huecos a la hora de aparcar, cámara marcha atrás y también, previo pago, un sistema de climatización Thermotronic, de tres zonas, absolutamente impecable.
 
Sin embargo, volvemos a incidir en detalles como la situación de los mandos que controlan la regulación de los asientos delanteros o la situación de la palanca de la velocidad de crucero, que se sigue confundiendo una y otra vez con la de los intermitentes. El maletero es bastante capaz, aunque en un descapotable de 4,70 metros debería tener algo más de capacidad y, por último, destacar que pese a la gran cantidad de elementos de seguridad que monta este modelo, para tenerlos a nuestra disposición hay que rascarse el bolsillo.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Este Clase E Cabrio es un auténtico capricho, y como el corazón tiene razones, que la razón no entiende, verás bastantes Clase E Cabrio por la calle. Aunque en este texto haya recibido alguna crítica que otra, responde más que nada al alto nivel habitual en Mercedes, y lo ‘mal’ que nos ha acostumbrado. Este descapotable puede y necesita mejorar, pero no por ello es malo.

UN COCHE PARA...
…el que quiere pegarse un gustazo completo y perenne a lo largo de toda la vida útil de este coche. Principalmente para pasear por ciudad, desplazamientos cortos y sin necesitar nada especial de un coche absolutamente recreacional.

KILÓMETROS PRUEBA – 1.200 kms.

PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 25%-10%-65%



FICHA del Mercedes Clase E Cabrio 350 CDI

 
Cubicaje / Potencia: 2.987 CC / V6 / 231 CV

Caja de cambios: Automático de 7 velocidades

Alimentación: Directa common rail

 
Longitud / Anchura / Altura: 4.698 / 1.786 / 1.398 mm

Distancia ejes: 2760 mm

Maletero: 390 litros

Nº plazas: 4 plazas

Neumáticos: 235/45/17; unidad probada: 235/40/18 (del) y 255/35/18 (det)

Tracción: trasera

Frenos delanteros: Discos, autoventilados

Frenos traseros: Discos, autoventilados

 
Aceleración 0-1 km/h: 6,4 seg

Velocidad máxima: 250 Km/h

Capacidad depósito combustible: 66 litros

Peso en orden de marcha: 1.845 Kg

Par motor: 1.600 - 2.400 RPM

Emisiones CO2: 162 gr

 
Consumos oficiales:

Extraurbano: 5,4/Km

Urbano: 7,6/1 Km

Mixto: 6,2 L/1 Km

 
Bien:

Consumo

4 plazas

Capota activa en movimiento

 
Menos bien:

Caro

Insonorización con capota puesta

El viento lastra el confort en las plazas traseras

 
Precio: Desde 59.750 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net