BMW SERIE 1 M – Prueba Coche – Bomba de relojería

Por sa , 13/01/2012

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona BMW
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona SERIE 1 COUPE
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

BMW SERIE 1 M – Prueba Coche – Bomba de relojería
BMW sigue fiel a sus ‘M’ y la prueba es el último M5 junto a este 1M que acabamos de probar. El BMW Serie 1 M Coupé es divertido como pocos, pero también exigente. Sus 340 CV no son aptos para ‘jovencitos’ noveles. Prueba del BMW Serie 1M Coupé.



 
‘M’ es un emblema que acompaña a los modelos más deportivos de BMW desde tiempo casi inmemorial. Con este pequeño pero matón anagrama, BMW nos presenta, modelo a modelo, sus creaciones más poderosas, avanzadas y vibrantes en materia de deportividad y pasión por la conducción de automóviles. En el caso del Serie 1, su corta batalla, su tracción trasera y su potencia brutal, marcan un coche que, como los hijos malcriados, siempre pide tu atención y cuidado.
 
Casi 2.0 kilómetros recorridos han dado para muchas anotaciones en nuestro personal libro de apuntes. Muchos de ellos buenos, pero también los hay menos buenos. El pequeño de los ‘M’ de BMW tiene una personalidad y una rebeldía muy marcadas, y no se debe ni se puede afrontar al volante sus 340 caballos a la ligera. Probablemente lo valorarás más si no es tu primer coche, ya que comparado con casi cualquiera que hayas tenido te parecerá el primo alto, guapo y esbelto de Zumosol... y también mucho más rápido.
 
El exterior viene marcado por la base del Serie 1 Coupé. De hecho, desde diversos ángulos, sobre todo por la parte delantera, hay que fijarse en algunos detalles para saber que estamos ante el ‘M’ de la gama. A pesar de montar faldones aerodinámicos y deportivos por delante y por detrás, unas tomas de aire más anchas y amplias, unos pasos de rueda más que voluminosos y unas llantas de 19 pulgadas espectaculares, es por detrás, con los cuatro tubos de escape, dos a dos en los extremos, dónde más se deja ver su carácter de ‘killer’. Salpicando los laterales, la zaga e incluso las llantas, también el logotipo ‘M’ característico de los BMW te avisa de que lo que hay dentro es algo más que un propulsor al uso.
 
En color blanco, como el 1M que hemos probado –si nos dan a elegir nos quedamos sin dudarlo con el naranjita metalizado que tienen en catálogo-, este BMW no llama la atención demasiado, aunque al público más joven no le ha pasado desapercibido en absoluto, con muchos, muchísimos coches que, al adelantarnos en autovías y autopistas, se quedaba más tiempo del apropiado a nuestra altura para comprobar de cerca un coche que, nos tememos, no será el más vendido de la marca bávara, entre otras cosas por su precio –a partir de 56.5 euros- y por otros detalles como consumos elevados o precio de los seguros. Si lo miras con alma de veinteañero es lo suficientemente ‘aparatoso’ como para llamar la atención, porque a falta de un alerón prominente, llantas, pasos de rueda y faldones sobredimensionados es la base de todo tunning, al menos a nivel estético. Por supuesto, las ventanillas van sin marco, no podía ser de otra manera, y los retrovisores tienen un diseño aerodinámico que enamora al primer vistazo.
 
BMW 1M Coupe Foto cuadro de mandos interiorPor dentro tampoco sorprende demasiado, pues responde a los cánones de BMW con todas las de la ley. Pespuntes de los colores ‘M’ en el volante, con su logo por doquier, pedales de aluminio, esferas grises con aspecto racing -en vez de las habituales- y dígitos en blanco, asientos deportivos y pespuntes rojos en el tapizado alcántara de la palanca del cambio y los asientos mixtos de cuero y alcántara, nos recuerdan que el BMW en el que estás no es uno más, sino un deportivo con mayúsculas.
 
Se agradece el arranque por botón y lo fácil que es encontrar la posición en los asientos multirregulables por botones y memoria. Me encanta que los laterales de la butaca también se puedan adecuar a tu gusto, apretaditos cuando toca curvear, más separados del cuerpo cuando toca rodar suave por ciudad o autovía. Sin embargo, estos laterales tan marcados y voluminosos condicionan mucho la entrada al habitáculo, más si cabe el lado del conductor, ya que el volante quita algo más de espacio con respecto al lado del copiloto. Si quieres pasar a las plazas traseras, la misión no es fácil, a pesar de que los asientos se echan para adelante y se desplazan con cierta facilidad, pero el hueco que dejan no es mucho. Una persona mayor deberá por fuerza ‘dejarse caer’ para ocupar una de las dos plazas traseras, y la maniobra para salir, por la inclinación y posición de esos dos asientos, no es para nada más fácil. Espacio para piernas no hay mucho, aunque depende de la posición de los de delante. Como no hay plaza central, por los laterales, fenomenal. Por suerte el maletero es algo superior a lo que se estila en esta categoría, dejando a un lado el Audi A3 RS, que no tiene rival en este apartado. Es capaz, aunque la boca es angosta e irregular. Las gomas para fijar bultos, son muy prácticas, pero carece de una agarradera para hacer más fácil la maniobra del cierre.
 
Al volante, nos encontramos, ya digo, lo habitual en BMW. Su navegador profesional sigue brillando con luz propia y hace la vida mucho más fácil al afortunado conductor/piloto de este maquinón. Ergonomía y funcionalidad es la misma que el resto de hermanos mayores, por lo que no vamos a repetir lo que ya hemos dicho ene veces en la docena larga de pruebas que hemos hecho a los productos BMW. Echamos de menos el sistema que permite ajustar suspensiones, dirección y resto de parámetros en modos normal, sport y sport+, pero a cambio contamos en el volante de tacto y factura impecable un botón ‘M’ que nos endurece la dirección, acelera la respuesta del gas, incrementa el ruido de inmediato y sube las revoluciones de manera fulgurante, adaptando todo a una conducción que se aventura y presume va a ser algo más viva, por no decir radical.
 
El sistema M Dynamic aumenta los umbrales de intervención del Control Dinámico de Estabilidad, permitiendo que el coche deslice con mucha más facilidad. El margen es considerable, pero llegado un determinado punto actúan para mayor seguridad y el DSC devuelve la situación complicada a su lugar. En posición normal el ESP es bastante intrusivo, pero nos parece lógico que BMW haya apostado por esta configuración. Si estás seguro de tus dotes como pilotos, es tu elección desconectarlo.
 
BMW Serie 1 M foto detalle exteriorEl modo M Dynamic aumenta los umbrales de intervención del Control Dinámico de Estabilidad, repito. Esta intervención retardada permite un mayor deslizamiento longitudinal y lateral a cualquier velocidad, lo que constituye la base para mejorar los tiempos por vuelta en los circuitos de competición y para lograr depurar la técnica de toma de curvas. Y aunque los sistemas de control intervienen después, en ningún momento se pone en peligro la seguridad. En cuanto existe cualquier riesgo de exceder los límites físicos, el DSC actúa para garantizar tu seguridad.El modo M Dynamic aumenta los umbrales de intervención del Control Dinámico de Estabilidad. Esta intervención retardada permite un mayor deslizamiento longitudinal y lateral a cualquier velocidad, lo que constituye la base para mejorar los tiempos por vuelta en los circuitos de competición y para lograr depurar la técnica de toma de curvas. Y aunque los sistemas de control intervienen después, en ningún momento se pone en peligro la seguridad. En cuanto existe cualquier riesgo de exceder los límites físicos, el DSC actúa para garantizar tu seguridad.El modo M Dynamic aumenta los umbrales de intervención del Control Dinámico de Estabilidad. Esta intervención retardada permite un mayor deslizamiento longitudinal y lateral a cualquier velocidad, lo que constituye la base para mejorar los tiempos por vuelta en los circuitos de competición y para lograr depurar la técnica de toma de curvas. Y aunque los sistemas de control intervienen después, en ningún momento se pone en peligro la seguridad. En cuanto existe cualquier riesgo de exceder los límites físicos, el DSC actúa para garantizar tu seguridad.El modo M Dynamic aumenta los umbrales de intervención del Control Dinámico de Estabilidad. Esta intervención retardada permite un mayor deslizamiento longitudinal y lateral a cualquier velocidad, lo que constituye la base para mejorar los tiempos por vuelta en los circuitos de competición y para lograr depurar la técnica de toma de curvas. Y aunque los sistemas de control intervienen después, en ningún momento se pone en peligro la seguridad. En cuanto existe cualquier riesgo de exceder los límites físicos, el DSC actúa para garantizar tu seguridad.
 
Sí nos llama la atención que, pese a ser un coche deportivo, en el display del cuadro de mandos te sigue indicando cuándo debes subir o bajar de marcha para lograr unos consumos más ajustados. Dicho sea de paso, con una gran cantidad de kilómetros por autovía, la media ha sido de 10,5 litros cada cien kilómetros. A 120 por carreteras de doble vía y tráfico despejado, la cifra media está en poco más de ocho litros y medio cada cien kilómetros. La cosa se acerca a los 14-15 cuando abres el grifo y pisas la tabla en terrenos sinuosos y puertos de montaña. El propulsor es casi imbatible, siempre está lleno, siempre revive, renace, en cuanto rozas el acelerador. Corta el encendido a las 7.0 rpm, pero en cualquier régimen, mejor partir de 3.0, tiene chicha. El depósito de combustible no es muy amplio, y uno de sus puntos más débiles es la autonomía. La óptima casi llega a los 6, pero a la hora de la verdad, poco más tarde de recorrer 4 kilómetros es obligado pasar por la estación de servicio.
 
A todo ello hay que decir que el cambio manual de seis velocidades tiene unos recorridos cortos y precisos, y es difícil errar un movimiento. La palanca es pequeña pero está muy a mano, muy a nuestro gusto y también debería estar al gusto de los que les gusta la conducción deportiva. En este caso sí que hemos echado de menos unas levas en el volante, pero todo a la vez no puede ser en esta vida.
 
El seis cilindros, con 450 Nm de par, cumple con creces, mandando todo su ‘power’ a las ruedas traseras. Este es, desde mi punto de vista, el talón de Aquiles de este BMW. A la mínima que hundes el acelerador, sobre todo desde parado, el coche se encabrita y notas que se pierde tracción, porque el eje trasero no es capaz de domeñar toda esa brutal entrega de potencia de golpe. A la mínima el simbolito amarillo del control de tracción empieza a parpadear como un loco y tarda en apagarse del todo, ya cuando has cogido cierta velocidad. El cero a cien en menos de cinco segundos pienso que se podría mejorar si se lograse fijar este tren trasero al suelo. A todas luces me resulta insuficiente el mini, mini, mini alerón trasero, en el extremo del maletero, que más parece una especie de rebaba, para intentar dar algo más de carga aerodinámica a este Serie 1M. Desde nuestro humilde punto de vista, un alerón más o menos voluminoso, pero si práctico, está pidiendo aparecer a gritos en esta versión para que esas pérdidas de tracción no sean tan frecuentes. La entrada del control de tracción es bastante intrusiva, pero en este punto nos parece casi necesario para no perder el eje posterior con facilidad debido a la fantástica radicalidad en la entrega de la potencia.
 
BMW Serie 1M Coupé foto frontalEso sí, una vez ya metidos en harina, el BMW 1Mes bastante más eficaz, aunque sigue estando lejos de la referencia de las referencias, su hermano mayor el BMW M3, que goza de una puesta a punto, una practicidad y una tracción absolutamente incuestionable y envidiable por todos, sin excepción. Se podría decir que el hermano pequeño ha salido rebelde, díscolo, y te obliga a estar alerta en todo momento si decides divertirte en carreteras con curvas. Lo que sí es innegociable es un sistema de frenado capaz de sorprender al más pintado.
 
A pesar de su radicalidad, en conducción normal, tranquila, de paseo, es bastante más dócil y cómodo que el Audi TT RS o el Porsche Cayman S. En cuanto a posición y en cuanto a tarado de suspensiones, pero ojo que en ningún momento que este coche haya nacido para pasear. Lo que también te digo es que o eres un enamorado de los ‘M’, o por diez mil euros menos tienes un 135i de 306 caballos que arroja cifras muy parecidas y es más ‘entendible’ en estos tiempos que corren.
 
Entrando en el plano del detalle, BMW no falla a la hora de rematar sus coches con entradas auxiliares y para USB. El portabebidas que ves en las fotos no es de serie, pero al menos parece que han rectificado el diseño mínimamente con respecto a los anteriores, porque ahora no te das en la mano cuando metes quinta. Además, entre nosotros, viene de lujo para tener a tiro de ojo el Smartphone. En el lado negativo, quizá es porque en este modelo la luneta trasera vaya más horizontal de lo normal por su carácter deportivo, pero el cristal se nos ensuciaba mucho y muy rápido. Es una locura meterle un limpia lunetas trasero a un coche de esta enjundial, pero durante muchas horas al volante no me habría importando. Por último, no sé por qué en el ordenador de a bordo de este modelo BMW no nos ofrece el dato del consumo instantáneo. Me lo imagino, pero a ciencia cierta…
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Un coche para los que gustan de la adrenalina pura, sin hielo, en vaso corto, y a pelo. Un diablo con ruedas casi de drift y un corazón que late más alto y más fuerte de lo que imaginas. Un devorador de puertos de montaña que no hace ascos al día a día, aunque para ellos hay que sacrificar muchas cosas.
 
UN COCHE PARA...
…aquellos que aman sobre todas las cosas las sensaciones al volante. Los que ansían un coche que les exija lo mejor de sí mismos en cada momento, que les incite a corregir trazadas, a contravolantear, a acelerar como si te persiguiese el mismo diablo. Para los que no miran atrás y viven el día a día como si no hubiera un mañana.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 1.820 kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 15%-30%-55%
 
FICHA BMW SERIE 1M COUPÉ

 
Cubicaje / Potencia: 2.979 cc / 340 CV a 5.900 rpm

Caja de cambios: Manual de 6 velocidades

Alimentación: Gasolina

 
Longitud / Anchura / Altura: 4.380 x 1.803 x 1.420 mm

Distancia ejes: 2.660 mm

Maletero: 370 litros

Nº plazas: 4 plazas

Neumáticos: Delanteros: 245 / 35 ZR19 (93Y) XL. Traseros: 265 / 35 ZR19 (98Y) XL.

Tracción: Trasera

Frenos delanteros: discos autoventilados Compound M de 360 mm

Frenos traseros: discos autoventilados Compound M de 350 mm

 
Aceleración 0-1 km/h: 4,9 seg.

Velocidad máxima: 250 Km. /h

Capacidad depósito combustible: 53 litros

Peso en orden de marcha: 1.495 Kg.

Par motor: (450+50 OB) Nm a 1.5-4.5 r.p.m

Emisiones CO2: 224 g/Km.

 
Consumos oficiales:

Extraurbano: 7,3 l/ 1km

Urbano: 13,6 l/ 1 km

Mixto: 9,6 l/ 1 km

 
Bien:

Motor, potencia y aceleración

Espacio para ser un deportivo

Asientos

 
Menos bien:

Autonomía escasísima

Eje trasero muy ‘juguetón’

Exigente con el conductor/piloto

 
Precio: Desde 56.500 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net