AUDI A6 – Prueba Coche – El ataque de los clones

Por sa , 30/08/2011

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Audi
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona A6
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

AUDI A6 – Prueba Coche – El ataque de los clones
Audi sabe hacer coches buenos. Muy buenos. Pero diferenciar unos de otros le cuesta. Calcado al A7 Sportback, este Audi A6 es la clásica berlina alemana, práctica y efectiva pero poco emotiva. Prueba a fondo del Audi A6 TFSI 3.0 quattro S tronic.



 
Con 3 CV todo es más fácil. Mucho más si te llamas Audi y te apellidas A6. Lo que ya empieza a ser más complicado es encontrar tu lugar en una gama extensa y hacerte sitio en el hueco que te corresponde por tradición y por historia en tu segmento. Están tan en boga los ‘crossover’, vehículos que intentan contentar a los usuarios de dos clases de coche a la vez, que en marcas como Audi resulta difícil saber incluso si lo que buscas es un A6, un A7 o un A5 Sportback. Generalmente se comparten tantos elementos, en cuanto a motores e interiores, que empieza a ser difícil saber lo que quieres. Por un lado está muy bien porque siempre vas a encontrar algo que se ajuste a tus deseos… a no ser que las dudas te atenacen y acabes buscando en la competencia la facilidad de elección que marcas como Audi empiezan a complicarte. Dos maneras de ver una misma realidad.
 
Centrándonos cien por cien en este nuevo Audi A6, lo primero que he de decir son dos cosas. La primera, es que mejora enormemente la versión anterior, que se había convertido ya en demasiado clásica. La segunda es que, del primer vistazo, parece que le falta algo de carisma y personalidad, máxime si tenemos en cuenta que debe batirse el cobre con Mercedes Clase E y BMW Serie 5, curiosamente, quizá también uno de los segmentos donde la competencia directa tampoco ha redondeado su oferta con excesivo acierto, unos por unas cosas, y otros por otras. Clásico entre los clásicos, este A6 no pasará de moda nunca, pero tampoco goza de un gancho extraordinario, aunque quizá por todo ello sea una buena opción para el público objetivo.
 
Su exterior goza de líneas limpias, trazos finos, ADN inconfundible con sabor a los cuatro aros. Más superficie acristalada de la que parece en un primer momento propicia que en el interior haya mucha luz y la habitabilidad parezca incluso mayor, aunque las cotas de los asientos traseros no destacan por su amplitud pese a viajar cómodos en esa zona del coche. No me entusiasma, por cierto, que los cristales de las ventanillas traseras no bajen del todo. La parrilla parece aún más grande que nunca, con una boca enorme donde se enmarca el logo de Audi y la matrícula, además del sello quattro, como corresponde a todas las unidades con la tracción integral de la marca de Ingolstadt. Me gustan que cada vez más los faros sean más estrechos y rasgados. Ese aire de inteligencia automovilística le sienta de maravilla a la última creación alemana. Largo, más de 4,90 metros, la planta lateral se caracteriza por la pureza de las formas, sin demasiados aditivos, buscando la sencillez, no la simpleza –ojo, no confundir una cosa con otra-. La zaga define muy bien el tercer volumen para un maletero muy capaz, de 535 litros. Los pilotos traseros también son largos y estrechos, más horizontales y puros que nunca. Luces finas y largas, como destellos de luz en una foto con el obturador abierto más tiempo de lo normal. El abombamiento del parachoques quizá está más marcado de lo habitual, y las líneas que dan forma al maletero, que oculta prácticos ganchos portabolsas en el interior, parecen más cuadradas de lo habitual en el siglo XXI.
 
Audi A6 foto interiorPor dentro… bueno, me tengo que bajar a los pocos segundos de sentarme para constatar que en el último parpadeo no me han cambiado el A6 por el A7 Sportback que probamos en portalcoches.net hace escasas fechas. Pondría la mano en el fuego a que es idéntico, evitando un quebradero de cabeza extra a los diseñadores germanos. Lógicamente se diferencia en algunos elementos opcionales que uno lleva y el otro no, y viceversa, pero a fe mía que no se han roto la sesera para diseñar un nuevo cuadro de mandos o una nueva consola. Si te preguntabas el porqué del título de la crítica, no des más vueltas: lo he tomado prestado del Episodio 2 de la Guerra de las Galaxias. Dicho queda, con el máximo de los respetos para Audi y para el maestro George Lucas.
 
Al igual que el de su primo hermano, es terriblemente completo, ordenado e integra tecnologías del siglo XXI, como una especie de pizarra en la que puedes escribir, por ejemplo, la calle a la que deseas que te dirija el navegador. Sería bastante escéptico si no lo hubiera testado ya en el A7 Sportback, donde comprobé que su funcionamiento es impecable, y no necesitas un doctorado en Harvard o un hijo pitagorín de 12 años para saber cómo va, pues es muy intuitivo. De nuevo, parafraseando la crítica del A7 Sportback, veo que este A6 tiene el mismo espacio que el Volkswagen Touareg entre las esferas, para la pantalla del ordenador de a bordo. Igual que critiqué en el todoterreno que habían perdido una gran ocasión para mostrar todos los parámetros a la vez con tanto espacio malgastado, en Audi han sabido poner toda la información de su excelente ordenador de a bordo, toda bien ordenadita, para que todo se pueda ver de un vistazo en la misma pantalla. Sigo entregado a este ordenador de a bordo hasta las trancas, aunque censuro enormemente un extra que venía en esta unidad, un teléfono físico para introducir tu minitarjeta SIM en el mismo. En la época del bluetooth, este sistema deja ojiplático a cualquiera.
 
El volante multifunción de tres radios tiene un tacto marca de la casa, los mandos no necesitan presentación, obvio, y hasta tiene un botón que puedes configurar para tener la función que más utilices, la que más manía tengas, o la que más rabia te dé, siempre a mano, como en el hermano más pequeño de todos, el A1. Dispone de levas en el volante, aunque salvo en un par de ocasiones, por capricho, son prescindibles en un modelo como éste. Por cierto que la pantalla del ordenador de a bordo es multifuncional. Ahí, por ejemplo, vemos uno de los extras estrella del A6, un sistema de visión nocturna con el que muy pocas marcas cuentan en el mercado a día de hoy y que, por 2.480 euros (95 más que en el A7 Sportback, no entiendo la diferencia de precio), resalta las zonas oscuras y atenúa las claras, detectando peatones, coches y animales, contrastándolos con el entorno de manera nítida. No sustituye a la visión real, pero es un buen sistema para tramos mal iluminados. La pantalla tiene unas 5 pulgadas y tiene mucha nitidez. También es remarcable el sistema de Navegación Plus, con MMI Touch. La pantalla, gigante, de ocho pulgadas, se oculta en el salpicadero a voluntad. El sistema MMI Touch es la pizarrita que ya comenté antes. Son 3.485 euros (¡5 más que en el A7 Sportback!), es prescindible, pero también una novedad tecnológica de alto nivel. Tampoco podía faltar que te marcase la velocidad máxima de la vía por la que circulas.
 
La consola central es la ya conocida, con las entradas externas Micro SD, en vez del extendido USB. Alrededor de la palanca de cambios tenemos un corolario de botones, todos claros y de funcionamiento impecable, aunque los que tengan tendencia a aturullarse igual pasan un mal rato hasta terminar por dominar toda esta tecnología. Aquí, están el arranque por botón, el volumen del audio, el freno de mano por botón, el AutoHold para que no se nos vaya el coche al ponerlo en marcha en una rampa, la pizarrita mágica del MMI Touch y la ruleta y las teclas necesarias para controlar el eficiente navegador. Desde dicho navegador se controla la suspensión de este A6, que tiene cuatro opciones. La Comfort, para autovías y viajes tranquilos por buen asfalto, la Dynamic, para darle caña en carreteras de curvas o simplemente poner el coche más ‘durito’ a nivel de suspensiones, dirección y entrega de potencia, la Auto, que configura el coche según tu modo de conducción en ese momento, y una cuarta, Individual, en la que tú mismo puedes elegir el grado de dureza de la suspensión, de la dirección, si la entrega de potencia es normal o Sport, etc, etc. Una delicia.
 
Los asientos… en nuestra unidad con un cuero exquisito (Milano, 2.395 euros, 95 más caro que en el A7 Sportback), algo caluroso cuando aprieta el color, no son ni calefactables, ni ventilados. A la hora de encontrar la postura, sin problema, y podrás acomodarte a la perfección con ajustes electrónicos (2.755 euros -110 euros más caros-) y memoria, que siempre hallarán la manera de satisfacerte, con todo tipo de regulaciones a la altura que precises. Las plazas traseras están a la altura, aunque tampoco son para sacar pecho.
 
Audi A6 foto detalle exteriorEn cuanto a seguridad, la terminación es impecable. Desde el sistema de velocidad de crucero adaptativo (1.810 euros, imprescindible y 70 euros más caro que en el A7), que vigila y mantiene las distancias con el coche que te precede, hasta el Braking Guard, un sistema pre-colisión que detiene el coche para evitar un accidente o, al menos, disminuir las causas del impacto, frenando de manera autónoma para evitar una colisión inminente. Las transiciones son rápidas e inteligentes, sin tener que esperar un siglo a que se ponga a la velocidad deseada. Se puede pulir un poco más aún, pero me empieza a satisfacer por fin un sistema de este tipo. En opción, aunque nuestra unidad no los montaba, puedes añadir al paquete de seguridad sistemas como el avisador de cambio de carril involuntario o el sistema de aviso de ángulos muertos. También tienes un botón, previo pago de 485 euros, muy recomendable, que es el Asistente de aparcamiento park assist. Muy logrado.
 
A nivel dinámico… ¿pues qué os voy a contar? Me lo habría quedado unas pocas semanas más a pesar de los pesares. En báscula arroja unos muy ant/contenidos 1.700 kilos, pero parecen más cuando notas que se queda bastante parado en una curva de radio más cerrado de 90 grados. Afortunadamente con pisar un poco enseguida salen los 300 CV a relucir, pero es cierto que el paso por curva no es el mejor del mundo, con una batalla cercana a los tres metros. El cambio de doble embrague S tronic de 7 velocidades es casi impecable y uno de los mejores y más rápidos del mercado. En el modo S, también en secuencial, no duda en bajar hasta cuatro marchas de golpe y cambiar a siete mil vueltas para darte lo que le pides. La tracción quattro ayuda mucho a recuperar el ritmo a la salida de las curvas. Lo bueno es que siempre tendrás el coche configurado a tu gusto en cuanto a dureza de suspensiones, cambio veloz y dureza del volante gracias a todos los sistemas antes mencionados.
 
Si hablamos de suspensiones sólo puedo decir que circules por el firme que circules, siempre encontrarás el punto para ir como un rey. Las enormes llantas de 19 pulgadas (2.235 euros) que montaba nuestra unidad –de serie son de 18-, además de espectaculares, son terriblemente efectivas, y me las compraría con los ojos cerrados gracias a un diseño espectacular. Tras 1.500 kilómetros, muchos de ellos por autovía, nos ha salido una media algo inferior a los diez litros a los cien. De nuevo tenemos que echar mano de pesos, potencias y tecnología para darnos cuenta de que Audi ha hecho su trabajo. El sistema Start&Stop ayuda bastante a mantener el consumo a raya en ciudad, aunque con el climatizador puesto no siempre parará el motor.
 
Me dejo para el final un detalle de pureza y lo que para mí es la joya de la corona. El detalle excelente es que este A6 monta el sistema de luces largas automáticas, y por primera vez su funcionamiento es impecable, activándose de manera inmediata cuando es menester y pasando a luz corta en cuanto se puede deslumbrar a cualquier otro vehículo. Lo montan más marcas, pero es la primera vez, ha sido Audi, que su funcionamiento ha sido intachable. La joyita es un capricho de 7.445 euros, pero es que uno de mis sueños desde que era pequeño es poseer un sistema de sonido Bang & Olufsen. Esta unidad de prueba lo llevaba montado. Cuando enciendes la radio o pones un CD o conectas una fuente de audio, de los extremos del salpicadero aparecen como dos especie de setas, como las antenas de la NASA que buscan vida en otro planeta, pero en versión mini y de un diseño espectacular. Son dos de los casi infinitos altavoces de un sistema de sonido tan espectacular, 1.200 watios, que os prometo que ‘a tope de power’ no distorsiona lo más mínimo. ¡Dios, qué maravilla! Es una pasta, pero… ¿son racionales los caprichos? ¿y las emociones?
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Clásica berlina de representación que no defraudará a ninguno de sus clientes. Cierto es que esta versión, la de gasolina con 300 CV, quizá no vaya a ser la más vendida, ya te lo digo, pero en Audi no faltan motorizaciones más razonables tanto en gasolina como en gasoil, con unos consumos espectaculares sin perder demasiado en prestaciones. Tiene imagen y funciona de maravilla, pero no transmite demasiadas emociones. No termino de entender por qué las opciones en el A6 cuestan más que en el A7 Sportback, supuestamente, un coche con más caché.

UN COCHE PARA...
…el que necesite un coche de representación moderno y con clase. Si eliges este motor es porque, además, tienes un puntito deportivo que no se va a perder ni con la edad ni con las ganas. Me gusta.

KILÓMETROS PRUEBA – 1.500 kms

PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 10%-40%-50%



FICHA AUDI A6 3.0 TFSI

 
Cubicaje / Potencia: 2995 cc / 3 CV a 5250-65 r.p.m.

Caja de cambios: Automático S tronic de 7 velocidades

Alimentación: Inyección directa

 
Longitud / Anchura / Altura: 4915/1874/1455

Distancia ejes: 2.912 mm

Maletero: 535 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos delanteros: 255/45/18; unidad probada: 255/40/19

Tracción: quattro

Frenos delanteros: discos autoventilados

Frenos traseros: discos autoventilados

 
Aceleración 0-1 km/h: 5,6 seg.

Velocidad máxima: 250 km/h

Capacidad depósito combustible: 65 litros; unidad probada: 75 litros

Peso en orden de marcha: 1.700 kgs

Par motor: 440 Nm/29-45 r.p.m

Emisiones CO2: 190 g/km

 
Consumos oficiales:

Extraurbano: 6,6 L/1

Urbano: 10,8 L/1

Mixto: 8,2 L/1

 
Bien:

Posibilidades de equipamiento

Cambio

Prestaciones

 
Menos bien:

Demasiado clásico y soso

Precio de algunas opciones

Paso por curva

 
Precio: Desde 57.600 euros
 
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net