AUDI A5 SPORTBACK - Prueba Coche – Tan deportivo como berlina

Por sa , 21/03/2011

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Audi
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona A5 SPORTBACK
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

AUDI A5 SPORTBACK - Prueba Coche – Tan deportivo como berlina
Audi sorprendió a propios y extraños al desdoblar el deportivo coupé A5. La versión Sportback muestra que un coche deportivo puede ser berlina a la vez sin perder sensaciones sport. Test del Audi A5 Sportback 1.8 TFSI 160 CV con cambio Multitronic.




Las marcas cada vez más tienden a matar dos pájaros de un tiro. Desean, ansían, que un mismo coche pueda contentar a los que quieren una cosa y a los que quieren otra que, no necesariamente, puedan conjugarse. No nos engañemos, hemos visto ya hasta todoterrenos deportivos, y quizá sólo nos falta por ver los 4x4 descapotables… que todo llegará, y si no, tiempo al tiempo. Por eso, la propuesta de Audi, pionera a gran nivel, de asociar espacio y calidad de berlina con deportividad no es nada descabellada, y el fruto es este Audi A5 Sportback.
 
Con un tamaño de 4,71 metros, está claro que nos encontramos con un coche de corte ‘berlinesco’, amplio, espacioso, cuidadoso con sus ocupantes, sólo cuatro, para dar aún más énfasis a la exclusividad y a la comodidad en las plazas traseras. Es una arquitectura ya clásica en Audi, cuidando con esmero tanto las líneas interiores como las exteriores, que no desentonan en nada con sus hermanos y hasta con los ojos cerrados podrías adivinar que estás dentro de un producto de la marca de los cuatro aros.
 
Sin embargo, lo que más sorprende es la altura del coche, principal detalle, sin haberte subido aún al vehículo, para adivinar ante qué tipo de producto nos encontramos, puesto que con menos de un metro y cuarenta centímetros de alto, enseguida te das cuenta de que con un centro de gravedad tan bajo ese coche tiene que ser deportivo por pura lógica. Esto es lo que más llama la atención del exterior: ver un coche muy largo y muy bajito invita a la sonrisa y a dejar fluir los pensamientos oníricos a sus mandos… y no sin faltar razón. El resto de rasgos exteriores pasan más desapercibidos, pues en esencia es puro ADN de Audi, con pilotos, faros, parrillas, faldones, etc, etc, todo de la casa y casi calcado al A4 o, sin ir más lejos, al dos puertas A5… y ensanchando la manga a cualquiera de sus hermanos. Eso sí, no olvides echar más de una ojeada a la zaga, pues es su razón de ser para diferenciarse de su primogénito el A5, y es que la línea que esculpe la luneta trasera, bajando del techo hasta el maletero y el extremo superior de los pilotos traseros, confieren toda la personalidad y la ‘diferencia’ con todo lo demás en su gama hasta la llegada del A7 Sportback. Es una línea muy sutil, elegante sobre todo, alcanzando con éxito el final del coche sin perder la identidad y creando de la nada un nuevo concepto de coche y de berlina. Está zaga propicia un maletero con una boca de carga enorme, puesto que la luneta, tan grande como inclinada, forma parte de la ‘tapa’ del maletero. Afortunadamente no hay que hacer un gran esfuerzo para subir y bajar el cierre del cofre, que hace tremendamente fácil cargar y descargar cualquier tipo de bulto o equipaje en los amplios 480 litros de maletero. Por cierto que si ya te has situado en tu asiento y se te ha olvidado dejar algo en el maletero, debajo de los asientos delanteros dispones de pequeños cajones para dejar dichos objetos.
 
Foto detalle del interior del Audi A5 SportbackEl interior ya he dicho que es amplio y espacioso. Si por norma general los ocupantes de las plazas delanteras gozan de más espacio y comodidades que los ocupantes de las traseras, en esta ocasión desde atrás la película es mucho mejor que habitualmente. Los asientos están situados muy abajo por lo que es difícil tener problemas con el techo, y el hecho de que la habitual plaza central no esté ocupada, otorga un plus para hombros y piernas que se agradece. Delante te encuentras con todo lo habitual visto en Audi, aunque se nota que este modelo lleva algún tiempo en el mercado pues hay matices que en los nuevos diseños han evolucionado en las formas, aunque el cambio, en cualquier caso, es muy leve. La calidad es la habitual, no falta de nada, o casi, ya que estamos ante la motorización más baja y un acabado sin demasiadas pretensiones, donde se puede echar en falta elementos que debes pagar aparte como el plegado automático de los espejos retrovisores o la conexión USB y que piensas que se deberían incluir de serie en un coche que te cuesta, en su versión más básica, casi los seis millones de las antiguas pesetas. En vez de USB trae dos entradas para tarjeta SD, bastante menos habitual que el conocido USB. Se agradece que nuestra unidad de pruebas llevase el sistema de aparcamiento trasero por sonidos –que se paga aparte-, pues es difícil adivinar hasta donde llegan los extremos del coche con una carrocería como ésta.
 
Al volante, sin embargo, se te olvida todo esto muy pronto. Lo que ves, desde una posición inusualmente baja, pegada casi al suelo, es la calidad Audi por todas partes. No puedo evitar una vez más mencionar el excelente ordenador de a bordo, con toda la información que el más exigente y analítico de los conductores puede desear. El tacto del volante, de los materiales del salpicadero, la disposición de la consola central, de los relojes, los marcadores, la pantalla con toda la información, el navegador… todo está siempre al más alto nivel, amén de un sistema de audio con disco duro interno para acumular tu música favorita sin tener que llevar siempre el dispositivo de almacenamiento pertinente. Extraña, sin embargo, que en esta versión tengas que insertar la llave-llavero al lado del volante y dejarla ahí puesta para poder arrancar el vehículo.
 
Sigues mirando a tu alrededor, y descubres otro rasgo distintivo de este deportivo con disfraz de berlina: sus ventanilla sin marco, ni delante ni detrás. Es obvio ya, si no te has dado cuenta, con esa posición tan baja del asiento al volante, que este coche con traje de berlina de altos vuelos esconde un atleta que, en función del corazón que lo mueva, puede llegar a muy altas cotas. El funcionamiento del navegador es ejemplar, igual que los distintos mandos que lo activan. Por cierto que hay que reseñar que la entrada al habitáculo no es demasiado fácil, por la anchura que hay entre el asiento y el exterior, con un borde algo elevado además.
 
Seguimos hablando de un detalle del volante para pasar a temas más dinámicos y es que, en la versión probada, nos encontramos con levas en el volante. Esa pequeño detalle nos anuncia que no estamos en la versión más económica de todas las posibles, ya que gracias al cambio multitronic de ocho velocidades, los 35.530 euros de la versión menos hiriente con nuestro bolsillo se convierten en 38.060. Con estos 2.500 euros, redondeando, nos hacemos con un cambio preciso y precioso en cuanto a su funcionamiento, con las levas en el volante que te hacen más cómodo el cambio secuencial que también puedes activar desde la propia palanca. Por último, también te encuentras con una excitante ‘S’ al lado de la ‘D’ en el canal-guía de la palanca de cambios, y es que en modo Sport, los cambios de marcha se vuelven mucho más rápidos; dicho cambio se produce a más altas vueltas y descubrirás que, a igual velocidad, de modo D a S se reduce generalmente una marcha de manera automática para disfrutar de una conducción y unas sensaciones mucho más deportivas y excitantes. Merece la pena si tienes esos 2.5 euros. Hemos constatado que en modo Sport el cambio engrana la siguiente marcha automáticamente a 5.500 vueltas, mientras que si haces el cambio con las levas, la caja se estirará hasta las 6.000 revoluciones por minuto. En modo ‘D’ ese cambio se produce mucho antes, sin necesidad de revolucionar tanto el motor, con la suavidad por bandera.
 
Foto detalle de la zaga del Audi A5 SportbackEl cambio tiene muy buena culpa de poder exprimir al máximo160 caballos que sirven bastante bien para calibrar el carácter deportivo de un chasis equilibrado, aunque hay que reconocer que con algo más de potencia podríamos mover mucho mejor los 1.6 kilos de peso de este Audi A5 Sportback, que con este 1.8 TFSI se muestra algo lento en el cambio de apoyos, aunque no es menos cierto que en carretera de curvas se ha comportado fenomenalmente bien, cumpliendo con creces lo que le puedes pedir a un coche con estas características y con este precio.
 
No es un coche para jovencitos, por precio y por tamaño principalmente, pero sí que es un coche que va a cumplir dos cometidos muy importantes. Calidad, solvencia y confort de marcha a la hora de cubrir largas kilometradas en largos viajes, familiares o no, y sensación deportiva para ese joven padre de familia, o no tan joven, que aún tiene cosquilleos recorriendo las manos y el pie derecho cuando se pone al volante buscando sensaciones deportivas.
 
Un coche que responda a dos preguntas a la vez y tan dispares es para tenerlo muy en cuenta. Es un coche honesto, no es barato, pero su precio es entendible. Sería deseable que el habitáculo estuviera aún mejor insonorizado o que el consumo, algo menos de nueve litros, fuera todavía más parco, sobre todo después de haber comprobado en el Volkswagen Golf que este mismo propulsor se puede contentar con menos litros cada cien kilómetros… pero nadie es perfecto, ¿no? Es lo mismo que pasa con los asientos, tema que ya comenté en la prueba maratón del Audi A4 (http://www.portalcoches.net/AUDI-A4-Prueba-MARATN-Un-viajero-incansable/3472.html). El hecho es que a mí me han parecido perfectos, pero es cierto que si el copiloto o el conductor miden menos de 1,70 metros, la cabeza no podrá recostarse como dios manda en el reposacabezas porque el respaldo es demasiado alto. Sin embargo, hemos de reconocer la sabia mezcla de los asientos de nuestra unidad de pruebas, configurables hasta casi el infinito, que mezclaba el cuero con la tapicería alcántara donde se suele colocar el trasero, con lo que en verano evitarás quemaduras inoportunas.
 
Lo que sí me parece casi perfecto es la gran oferta de motorizaciones que nos ofrece la marca de Ingolstadt. En gasolina tenemos motores de 160, 180, 211 y 330 caballos, mientras que con mecánica diesel hay disponibles propulsores con 170, 190 y 240 caballos. Aproximadamente la mitad de la oferta mecánica está disponible, también con tracción quattro. Por último, mencionar que las llantas de 18 pulgadas que ves en las fotos y en el vídeo no son de serie, aunque las de 17 que trae son perfectamente válidas para la potencia del vehículo testado aquí.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
El A5 Sportback es un coche de notable alto. Le ayuda en esta valoración el hecho de que, aún con el motor menos potente, las sensaciones siguen siendo deportivas, lo que hace que tengas un señor coche como este desde 35.500 euros. A tener en cuenta.


UN COCHE PARA...
…el que necesite espacio y no quiera sacrificar el ‘sport-man’ que lleva dentro. Podrás acometer viajes largos cómodamente a pesar de tener las suspensiones orientadas ligeramente hacia la deportividad y los fines de semana podrás darte una pequeña alegría por carreteras reviradas con un chasis que no desentonará demasiado.


KILÓMETROS PRUEBA – 1.100 kms


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 10%-50%-40%


 
FICHA Audi A5 Sportback 1.8 TFSI 160 CV
 

Cubicaje / Potencia: 1.798 cc – 160 CV a 4.500-6.200 rpm

Caja de cambios: Automático Multitronic de 8 velocidades

Alimentación: Gasolina
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.711 / 1.854 / 1.391 mm

Distancia ejes: 2.810 mm

Maletero: 480 litros

Nº plazas: 4

Neumáticos delanteros: 225/50/17 (Unidad probada: 245/40/18)

Tracción: Delantera

Frenos delanteros: Discos autoventilados

Frenos traseros: Discos
 

Aceleración 0-1 km/h: 8.9 seg.

Velocidad máxima: 223 km/h

Capacidad depósito combustible: 65 l

Peso en orden de marcha: 1.565 kg

Par motor: 250 Nm / 1.5-4.50 r.p.m.

Emisiones CO2: 169 gr/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 5.9 l / 1 km

Urbano: 9.4 l / 1 km

Mixto: 7.2 l / 1 km
 

Bien:

Espacio y maletero

Feeling deportivo

Variedad de motorizaciones
 

Menos bien:

Equipamiento

Visibilidad trasera

Rumorosidad
 
Precio: Desde 35.530 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net