FORD GALAXY – Prueba Coche – Grande, cómodo y espacioso

Por sa , 13/09/2011

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Ford
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona GALAXY
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

FORD GALAXY – Prueba Coche – Grande, cómodo y espacioso
Prueba a fondo del Ford Galaxy, un monovolumen inmensamente grande, capaz de contentar al padre de familia numerosa más exigente. El Ford Galaxy es tan práctico como efectivo a la hora de conducir. Test al Ford Galaxy 1.6 Ecoboost 160 CV Titanium.




 
Antes de nada, he echado un ojo a lo que dice la competencia sobre este el renovado Ford Galaxy, y casi todos recurren al símil con una nave espacial para hablar de esta Galaxy, o definirla de una manera bastante rápida y simple. Sin embargo, en Portalcoches.net, cuando echamos un ojo a este impresionante monovolumen con una estampa contundente como pocas, en el primer brain storming se habló de auténtico agujero negro, de una galaxia misma dentro de un universo infinito. Es más, casi aconsejaría a los cazadores de nuevos cuerpos celestes, a los incansables oteadores y descubridores del cosmos, que orienten sus potentes telescopios al interior de un Ford Galaxy, porque seguro que dentro descubren una o varias galaxias. Desde luego, espacio hay de sobra para que se oculten en algún recóndito agujero del ‘universo Galaxy’.
 
Y lo mejor de todo es que no exageramos demasiado. El Ford Galaxy es muy grande, muy cómodo y muy espacioso. Siete personas podrán vivir y convivir sin problemas, y lo mejor de todo es que el conductor podrá tener sus ratitos de gloria, al menos si su Galaxy particular lleva el sistema IVDC, una suspensión adaptativa avanzada, que incluye control continuo de la amortiguación (CCD) y suspensión deportiva, que convierte, ahí donde lo ves, a este aparente mamotreto de gran tamaño y volumen en un devorador de curvas capaz de transmitirte sensaciones deportivas en cualquier sucesión de curvas que te encuentres. Francamente, era lo último que me podía esperar de un coche de más de 1.7 kilos y un centro de gravedad elevado, propio de un monovolumen de más de 4,80 metros y siete plazas. El sistema viene incluido en el Paquete ‘Tech Premium’, que cuesta 3.0 euros, y es muy recomendable ya que viene aparejado al BLIS (detector de ángulo muerto), asistente de cambio de carril, monitor de conducción segura, control de crucero adaptativa y parabrisas térmico.
 
Estéticamente el Galaxy no es un coche espectacular, salvo por sus dimensiones. Quizá un poco más alto que sus rivales, este detalle le dota de una sensación espacial brutal en el interior, vayas donde vayas sentado. Apenas ha cambiado levemente con respecto al anterior Galaxy, apenas unos retoques en los grupos ópticos y poco más, pero es que este tipo de coches tampoco necesita un excesivo maquillaje exterior de una edición a otra, ya que el que compra un monovolumen grande, obviamente, tiende a fijarse mucho más en las soluciones interiores que en otra cosa. Tan sólo remarcar que, pese a que en la marca del óvalo existen vehículos con puertas correderas, ha optado por las puertas tradicionales para su emblema de siete plazas.
 
Ford Galaxy foto interiorPasamos al interior, sin necesidad de sacar la llave del bolsillo –la unidad de pruebas monta un sistema que detecta la llave y arranca por botón -y vemos que el acabado Titanium está muy bien rematado. Siempre chirría algo, y en este caso es el manejo del ordenador de a bordo. De verdad que no lo entiendo, porque el nuevo Focus o el nuevo C-Max montan uno que permite ver varios parámetros a la vez y funciona de maravilla. En el Galaxy, sin embargo, aún conservan la anterior versión, mucho más torpe a la hora de manejar y de un funcionamiento muy mejorable. Son cosas que seguro tienen su explicación… pero de verdad que se nos escapan.
 
Por lo demás, es una delicia comprobar que un vehículo generalista, en su acabado más elevado y con unas pocas opciones equipadas, puede crear un ambiente de vehículo Premium, costando bastante menos que estos. Pero eso vendrá después. Ahora, nos concentramos en su gran amplitud, su gran habitabilidad, sus cómodas butacas, todas reclinables y deslizables, independientes, confortables y espaciosas, plegables hasta en 32 posiciones diferentes. Obviamente, nosotros preferimos ir a los mandos del Enterprise de Ford, pero si tuviéramos que elegir un vehículo para ir cómodos en la parte de atrás, éste Galaxy estaría en la lista. En un santiamén se pasa de cinco a siete plazas. El maletero disminuye en buena medida, pero aún es aprovechable como para poder ir un fin de semana siete personas con sus respectivos bártulos.
 
En cuanto al conductor, los planetas se alinean para que todo, o casi –no me olvido del temita del ordenador de a bordo- esté a tu gusto y haga mucho más cómodo un desplazamiento que, en el caso de ir con una recua de niños pequeños, todo apunte sobre el papel a que pueda ser una auténtica odisea. El volante multifunción y el sistema de navegación Plus CD/SD con pantalla táctil de siete pulgadas te facilitan mucho las cosas. También es opcional, pero cada día que pasa este tipo de sistemas se hace más importante para una conducción más cómoda y efectiva. Te marca las velocidades límite de la vía por la que circulas, varias opciones de itinerario, etc, etc. Todo está en orden, quizá demasiados botones. Destaca, y me encanta, el freno de mano en plan acelerador de avión. Primera vez que lo veo, y me parece un acierto, por diferente e innovador. En cuanto al navegador y al ordenador de a bordo, termino con ellos diciendo que Ford debería encontrar la manera de facilitar más las cosas a la hora de cambiar parámetros del coche. Hay que bucear mucho en los menús para calibrar la sensibilidad de las luces largas automáticas o del avisador/vibrador de volante de cambio de carril, pero la verdad es que la cosa funciona y me gusta que estos dispositivos vayan en coches accesibles para toda la humanidad.
 
En este orden de cosas, el sistema de velocidad de crucero con adaptador con respecto al vehículo que nos precede me ha gustado bastante, aunque haya que pagarlo a parte. También me ha gustado el techo panorámico, aunque es un poco especial, dividido en cuatro partes porque la parte central longitudinal del techo va ocupada con diferentes cajas y cofres para almacenar objetos, con lo que la cortinilla de cada ventana en el techo es independiente y te tiras un ratito para correr o destapar todas. Al menos es en aras de la practicidad para poder llevar ordenado todo tipo de historias en el techo. Y no faltan las persianas para las ventanillas laterales ni las lunas tintadas para no sufrir las inclemencias del sol cuando no son deseadas. El reposabrazos central también esconde un pozo casi sin fondo. Podría haber sido situada aquí la entrada del USB y no en la guantera, que te obliga a pillar el cable si conectas cualquier dispositivo electrónico. Pero al menos lo lleva. Dicha guantera es capaz, pese a estar metida muy para adentro para dejar espacio suficiente para las piernas del copiloto. En nuestra unidad los asientos iban forrados de alcántara y cuero y no sólo tenían reglajes eléctricos con memoria, sino que proporcionaban calor y frío a gusto del consumidor. Una auténtica joya, a la que no le faltaban ni los sensores de aparcamiento ni la cámara marcha atrás.
 
Amén del equipamiento que se ve, hay otro que es casi invisible, como el detector de ángulos muertos, el sistema que te invita a descansar si los parámetros de tu conducción son erráticos –muy efectivo en esta unidad- o el que previene colisiones. Puedes configurar la sensibilidad y cercanía con el obstáculo en el ordenador, y cuando en conducción te acercas peligrosamente al vehículo de delante te sale en el display central del cuadro de mandos el mensaje ‘Forward Alert’ en rojo intermitente. No puede faltar, algo más mundano y efectivo en cualquier monovolumen que se precio, como el mini espejo interior de taxista para controlar a la tropa de un vistazo, aunque esté situado muy cerca de la cabeza del conductor.
 
Ford Galaxy foto detalle exteriorNos ha llamado poderosamente la atención el calibre y peso de la puerta del maletero. Se agradece que tenga una boca de carga tan baja, casi a ras de suelo, pero es una pasada lo que pesa, puesto que se abre prácticamente como una rampa desde lo alto de la parte trasera del Galaxy, con lo que la hoja ocupa muchísimo espacio y tienes que tener cuidado de no aparcar cerca de otro coche o de la pared, amén de que insisto que pesa un poco. Eso sí, luego se te queda todo diáfano para poder meter objetos súper voluminosos.
 
Pasemos a la dinámica. El nuevo motor ecoboost 1.6 y 160 CV es la opción más económica de este Galaxy en gasolina, y la segunda en general, tras el escuálido TDCI de 115 CV. No nos ha gustado demasiado el consumo, pues se sitúa a ritmos normales en torno a 9,5 litros, ni tampoco su potencia en bajos, ya que obliga a jugar con la palanca por debajo de 2.5 vueltas, contrasentido absoluto si vemos que el indicador de marcha aconseja subir una relación en torno a las 2.0 vueltas. En cuanto viene la más mínima rampa el coche se te queda parado. Finiquito el tema del consumo diciendo que el Start@Stop funciona de manera ágil, aunque aún con él el consumo me sigue pareciendo algo elevado, pese a ser consciente de que hay que mover 1.734 kilos en orden de marcha. El ordenador de a bordo dispone de unas pantallitas que analizan tu conducción eco, y te pinta de verde una flor con cinco pétalos según tus habilidades en cuanto a cambio, anticipación y velocidad. En nuestro caso, éxito completo en los dos últimos apartados, siendo muy mejorable la actuación sobre el cambio, aunque para que el ritmo sea vivo, es imposible sumar pétalos en este apartado. Por cierto que, a la hora de repostar, se agradece la boca sin tapón del sistema Easy Fuel de Ford.
 
El sistema IVDC da bastante juego. En modo Confort las suspensiones son bastante blandas, existen balanceos comedidos, y para rodar en autovía a ritmos legales es casi tan ideal como el modo Normal, que yo elegiría casi siempre en estas situaciones. En cambio, el modo Sport endurece un par de puntitos las suspensiones, y en zonas muy reviradas como la Cruz Verde en la Sierra de Madrid os puedo asegurar que hemos pasado muy buenos ratos a pesar de que estamos hablando de un Ford Galaxy, hasta el punto de seguir el ritmo sin problemas a un Clio RS que dibujaba las curvas con bastante ligereza. El cambio manual se podría pulir un poco más, pero cumple con creces asociado a este motor. En este episodio también influyó notablemente el aplomo en la pisada que otorgan las llantas opcionales de 18 pulgadas –17 de serie en el acabado Titanium’.
 
Ford ofrece dos mecánicas gasolina (160 y 203 CV) y cuatro diesel (115, 140, 163 y 2 CV) para este devorador de kilómetros familiar. Con la promoción actual en el acabado Trend el diesel de 115 CV lo tienes por 29.6 euros. Lo único que no he terminado de entender es que, siendo muy similar al S-Max, un poco más deportivo este y con muy pocos litros de espacio menos que el Galaxy, la diferencia entre ambos sea de entre 5.0 y 6.5 euros según versiones. La verdad que se me escapa, porque pagar tanto dinero por un par de centímetros de más, una o dos soluciones interiores y un poco más de maletero sólo es justificable en casos muy extremos. En cualquier caso, el Galaxy que nosotros hemos probado, con todos los extras que ves en las fotos y en el vídeo, saldría por unos 44.0 euros con el descuento incluido. La verdad es que no le falta de nada, pero si te puedes apañar con un S-Max, la cuenta bancaria te lo va a agradecer infinito.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Un coche muy apetecible. La vida a bordo es su gran punto a favor, y la posibilidad de equiparlo hasta las cejas sin que la factura se dispare hasta el infinito le ayuda mucho. Para la familia será indispensable, y para el conductor que quiera experimentar de vez en cuando alguna emoción, también podrá con este Galaxy

UN COCHE PARA...
…familias muy numerosas, o para el padre/madre que no quiera perderse ningún partido de su hijo y de sus amigos. Funcional, cabal, lógico y equilibrado, las familias disponen de un amigo en este Galaxy, que también vale, por supuesto, para cargar voluminosos bultos con un maletero y una boca de carga espectaculares.

KILÓMETROS PRUEBA – 550 kms

PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 20%-40%-40%



FICHA del Ford Galaxy 1.6 Ecoboost 160 CV Titanium

 
Cubicaje / Potencia: 1596 cc / 160 CV

Caja de cambios: Manual 6 vel.

Alimentación: Inyección directa turbo

 
Longitud / Anchura / Altura: 4819 / 1884 /1811 mm

Distancia ejes: 2850 mm

Maletero: 435 litros (con 5 plazas)

Nº plazas: 7

Neumáticos delanteros: 225/50/17; unidad probada: 235/45/18

Tracción: Delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados 3 mm

Frenos traseros: Discos macizos 280 mm

 
Aceleración 0-1 km/h: 9,9 seg.

Velocidad máxima: 201 km/h

Capacidad depósito combustible: 70 litros

Peso en orden de marcha: 1.734 kg

Par motor: 240 NM

Emisiones CO2: 169 gr/km.

 
Consumos oficiales:

Extraurbano: 5,8 L/1 km

Urbano: 9,7 L/1 km

Mixto: 7,2 L/1 km

 
Bien:

Espacio

Cualidades dinámicas

Opciones de equipamiento de coche Premium

 
Menos bien:

Consumo

Precio respecto al S-Max

Potencia en bajos

 
Precio: Desde 33.100 euros (hay que añadir un descuento de 3.5 euros en toda la gama)
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net